Eduardo Vega.13 mayo, 2017
Cuando un buen aguacero se mezcla con el fin de semana, el tico se antoja de una sabrosa olla de carne. Archivo.
Cuando un buen aguacero se mezcla con el fin de semana, el tico se antoja de una sabrosa olla de carne. Archivo.

El invierno comenzó cargado de agua y frío en el Valle Central, esa es la mezcla perfecta para que en muchos hogares costarricenses se alborote el antojo por la olla de carne, sobre todo los fines de semana, según  lo confirman verduleros y carniceros de San José, Alajuela y Cartago.

El Meteorológico informó que este sábado seguirá lloviendo hasta la noche en algunas partes del país. Hay un sistema de baja presión afectando a Costa Rica, pero hasta esta mañana no hay reportes de inundaciones.

 Róger Esquivel  tiene 25 años de trabajar en el Centro de Carnes Montecillos, en el Mercado Central de San José, nos confirmó que el invierno significa venta loca de carne para olla.

Alberto Castro, del tramo Blanco,  en el mercado de Chepe, también reconoce que aumenta  la venta de las verduras que se usan en la ollita.

“Ya uno sabe, llegó el agua, llegó la olla de carne, entonces el asunto es vender hueso de pescuezo, pecho, quititeña, costilla de res y el tradicional hueso para sopa,  que es lo que más lleva la gente,  porque viene con buena carne y vale ¢950 el kilo”, explicó don Róger.

Don Manuel Antonio Jiménez tiene su tramito de verduras en las afueras del mercado Central de Alajuela. Francisco Barrantes
Don Manuel Antonio Jiménez tiene su tramito de verduras en las afueras del mercado Central de Alajuela. Francisco Barrantes

Cuando conversamos con don Alberto, estaba alistando un kilo de papa que le pidieron apartar porque, precisamente, lo querían para olla de carne. “La papa, la yuca, el camote, el tiquizque, el ñampí, el ñame, el tacaco y  la zanahoria no le puede faltar a la gente. Los fines de semana,  desde bien temprano, la gente viene por sus verduras y todos nos aseguran que es para hacer una olla de carne bien familiar”, comentó.

También se arma el corre corre por las verduras. Don Manuel Antonio Jiménez, quien tiene 15 años de ser verdulero en las afueras del mercado Central alajuelense, nos comentó que por semana vende 90 kilos de papa, igual cantidad de yuca y tamaño montón de plátanos verdes

“Recién está comenzando el invierno y ya la venta de olla de carne en nuestra soda San Gerardo,  ha aumentado como un 30%”, explicó el administrador Kevin Fernández, en el mercado central de Cartago.

Niki Zhong hace olla de carne todos los días en la soda manuda Estrella de Oro y durante el invierno,  al mediodía ya no les queda pero ni una gota. Con el frío eso es lo que pide la gente por montones y ni qué decir cuando llueve. La soda Estrella de Oro está ubicada 100 metros al norte del cementerio de Alajuela.

Kevin Fernández, de la soda San Gerardo,  en Cartago, confirma que el agua jala la ollita de carne, pero también todo tipo de sopas. Recién comienza el invierno y nos dice que la venta de ese tradicional platillo le ha aumentado como un 30%.

En los grandes supermercados del país huele a esa especialidad de la cocina costarricense. Sobre todo con la lluvia y en los fines de semana, así lo confirma Mariela Pacheco, coordinadora de asuntos corporativos de Walmart Costa Rica.

Don Francisco Mora, en el mercado Central de San José, asegura que el invierno provoca una venta loca de carne para olla. Eduardo Vega Arguijo
Don Francisco Mora, en el mercado Central de San José, asegura que el invierno provoca una venta loca de carne para olla. Eduardo Vega Arguijo

"Generalmente,  los fines de semana en las tiendas Walmart registramos un mayor movimiento en el consumo de productos frescos, entre ellos frutas, verduras y carnes, ya que ofrecemos los “Días de Feria” , durante el sábado y domingo. Ofrecemos un amplio surtido de vegetales a precios bajos, por lo que los clientes aprovechan para hacer sus compras semanales y llevar estos productos. Este fin de semana que pasó no fue la excepción y tuvimos una gran demanda de estos productos”.

Así que no pierda tiempo este finde y si ya  le hicimos  la boca agua,  vaya por lo necesario, mándese la sopa y al sobre.