Shirley Sandí.22 julio

Ante la advertencia de varias familias que fueron desalojadas de la finca El Cafetal, ubicada a un lado del precario Triángulo de la Solidaridad, las cuales dijeron que podrían instalarse en lugares cercanos; el alcalde de Tibás, Carlos Cascante, les respondió que mandarán a botar cualquier rancho que se levante.

Hasta a los policías se les vio jalando colchones. / Fotografía: John Durán
Hasta a los policías se les vio jalando colchones. / Fotografía: John Durán

A las 6 a.m de este lunes comenzó el desalojo de 209 familias que invadieron dicho terreno de 10.000 metros cuadrados, respondiendo a una orden de la Sala Cuarta que determinó que el lugar representa un riesgo para la salud de sus ocupantes y de los vecinos, y es un área de peligro si se presenta un desastre natural.

Luego de que el MOPT desalojara parte del Triángulo de la Solidaridad para abrirle paso a la construcción de la Circunvalación Norte, decenas de ranchos se comenzaron a levantar en este terreno privado que queda a la par.

Había casitas de latas de dos pisos y otras estaban montadas sobre montañas de basura o sobre una ladera que parecía que se caería en cualquier momento, sin contar que las estructuras se conectaban por medio de angostos callejones hechos con tablas mal puestas.

5 años después de hacer la denuncia se realizó el desalojo en la finca El Cafetal

La acción policial se llevó a cabo de forma tranquila, con la coordinación de los ministerios de Salud y Vivienda.

Dicho terreno, ubicado en Goicoechea, pertenece a una familia tibaseña de apellido Lobo. Precisamente el alcalde Cascante sostiene que es su cantón el que se ha “comido” la contaminación que ha generado el precario en la quebrada Rivera, donde se vierten aguas negras, jabonosas y todo tipo de desechos sólidos.

“El cantón de Tibás tiene la política de cero tolerancia a más precarios. Hacemos un llamado a los ciudadanos a estar vigilantes de nuestros terrenos y parques, es un derecho fundamental. En los últimos meses hemos botado 20 o 30 posibles formaciones de precario e invasión", dijo Cascante.

“Ante cualquier llamada en cinco minutos mandaremos la maquinaria municipal. Además, ya tenemos un borrador de convenio con el MOPT para que todos los terrenos debajo de la Circunvalación Norte queden en un uso a favor de la municipalidad de Tibás y así los estaremos vigilando”, Carlos Cascante. alcalde de Tibás.

El alcalde explicó que luego de limpiar la finca de los Lobo, se continuará en los próximos meses con los ranchos que aún quedan en las cercanías y así “después de 23 años, hacer realidad que desaparezca el precario Triángulo de la Solidaridad”.

Asimismo, hizo un llamado al Gobierno a revisar la política migratoria, pues asegura que la invasión donde los Lobo nació a raíz de la reciente crisis política en Nicaragua.

Nuevos dueños

Por su parte, Hilda Lobo, una de las dueñas de la finca El Cafetal, aseguró que piensa vender el terreno.

“Espero que este sea el final, yo puse la denuncia (para solicitar el desalojo) hace más de cinco años, cuando ingresaron las primeras personas. Esto era lo que se debía hacer, nosotros pagamos impuestos. Ahora lo vamos a cercar, lo limpiaremos y ya tenemos ofertas de compra”, indicó.

Los ministerios de Vivienda y Salud realizaron un censo en el lugar con ayuda del IMAS y el 7 de abril se notificó la orden de desalojo a los ocupantes.

Ese mismo día se les dio las opciones de subsidio que el Estado les ofrece para acceder a un bono si cumplen con los requisitos, uno de ellos es estar en regla con la condición migratoria.

Así lucía el cafetal invadido en la finca los Lobo. Foto: Ángela Ávalos
Así lucía el cafetal invadido en la finca los Lobo. Foto: Ángela Ávalos

El IMAS dará, a quienes cumplan con los requisitos, una ayuda de ¢150.000 para alquiler por unos meses, aunque el monto podría subir si el caso lo amerita.

“Se les han dado las herramientas para que las personas inicien el proceso, les hemos apoyado en las gestiones de trámites y despejado dudas, agilizando el proceso lo más posible”, aseguró Patricio Morera, viceministro de Vivienda.

Casi limpio

Ana Martínez, líder del Triángulo de la Solidaridad, aseguró que de las 420 familias que vivían en ese precario, ahora solo quedan 150, las cuales ya están “saliendo” poco a poco.

“Es difícil conseguir donde alquilar, los dueños de las casas al saber que son del Triángulo no les alquilan, tampoco les gusta que tengan niños o animales”, indicó Martínez, quien aseguró que se tiene programado que para setiembre ya no quede ninguna familia allí.

Sobre las demás familias que vivían El Cafetal, indicó que algunas de ellas están en estos momentos desesperadas porque no tienen donde ir, pero tienen claro que no podrán levantar sus ranchos en sectores cercanos.

En el sector invadido había ranchos de hasta dos pisos. Fotos de John Durán
En el sector invadido había ranchos de hasta dos pisos. Fotos de John Durán