Franklin Arroyo.30 enero, 2018
La papa aún esta carita, pero empieza a bajar su precio. Foto: Albet Marín.
La papa aún esta carita, pero empieza a bajar su precio. Foto: Albet Marín.

El precio del kilo de papa empieza a bajar y llega un alivio para el bolsillo de la gente y como que eso seguirá así aproximadamente hasta Semana Santa.

Los consumidores pueden encontrar el kilo entre ¢1.200 y ¢1.500, dependiendo de dónde lo compren, si es la feria del agricultor, un mercado, supermercados o verdulerías. Por dicha ya está muy por debajo de los ¢2.300 a los que llegó a inicios y a mediados de enero.

Según Marvin Gómez, productor de papa de la Asociación de Productores del Área del Irazú (Asopai), después de Semana Santa podría darse otro bajonazo y a partir de mayo subiría otra vez.

Sin embargo, factores como el frío, la nubosidad y los ventoleros (de hecho, estamos siendo afectados por un sistema de baja presión en Estados Unidos de forma indirecta) podrían volver a "calentar" el precio, sobre todo si los fenómenos afectan el norte de Cartago, como Llano Grande, Agua Caliente o las faldas del Irazú.

“Hoy a los papales aún les falta (crecimiento) y si entra un frío como los de diciembre y enero es donde afecta el cultivo y la cosecha y si se da como antes, donde contamos trece días de nubosidad, se vuelve a disparar el precio”, dijo Gómez.

Según informaron en Cenada, el precio de la papa tendrá un comportamiento hacia la baja hasta junio y luego volverá a trepar.

La papa es un producto muy consumido y gustado por los costarricenses por los múltiples platillos que se pueden hacer con ella.