Yenci Aguilar Arroyo.17 mayo
Jorge Valenciano (sentado) llevó el que creía que era un micro meteorito, para que fuera analizado por Hernán Porras, geólogo de la UNA. Yenci Aguilar.
Jorge Valenciano (sentado) llevó el que creía que era un micro meteorito, para que fuera analizado por Hernán Porras, geólogo de la UNA. Yenci Aguilar.

Jorge Valenciano sospechaba que tenía un tesoro guardado en su casa.

Por eso este vecino de Cartago llegó al taller que se realizó este viernes en el auditorio del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori), en Heredia, para que le ayudaran a saber si una piedra que tenía en su choza era un micro meteorito.

“Me apasiona el tema de las rocas y cuando me la encontré la guardé, porque sabía que era importante. La traje para que me digan si es un meteorito o no”, dijo este artista de profesión.

Sin embargo, Hernán Porras, geólogo de la UNA le negó que fuera una roca proveniente del espacio, pero para que no jalara tan agüevado, por lo menos le dijeron que era una piedra volcánica.

Así como Valenciano, decenas de personas participaron en el taller, donde se mostraron diferentes tipos de rocas y se les dio a conocer algunos tips para aprender a distinguir si son minerales.

Javier Durán llevó una roca que consiguió en Cartago, mientras hacían unos trabajos en la Basílica de los Ángeles. Yenci Aguilar.
Javier Durán llevó una roca que consiguió en Cartago, mientras hacían unos trabajos en la Basílica de los Ángeles. Yenci Aguilar.
Meteorito desató locura

A la actividad participaron personas provenientes de Heredia, Cartago, San Carlos y San José.

La locura que desató la caída de un meteorito en San Carlos, el 23 de abril pasado provocó que muchos se preguntaran si tenían un objeto que los pudiera hacer millonarios.

“La última vez que nos había visitado una persona con una roca fue hace como tres años. Desde la caída del meteorito en la zona norte nos visitan entre tres y cuatro personas por semana, porque aseguran que tienen un meteorito en casa”, afirmó Porras.

En la lección se mostraron diferentes especies de rocas y se hizo la diferencia entre algunos tipos de piedras y minerales como el cuarzo.

Javier Durán fue uno que llevó una colección de rocas que acumula desde su infancia, sin embargo, todas son tan terrestres como él.

“Unas las he acumulado por mi cuenta y algunas las compro en otros países. Hoy traje algunas, para que los expertos me indiquen qué tipo de rocas son. Una de las que más me gusta es una que me conseguí en la Basílica de los Ángeles, mientras hacían unas obras”, expresó.