Shirley Sandí.10 junio

En redes sociales lo que más sobran son quejas de las personas por lo caros que están llegando los recibos, tanto de agua como de luz.

Acueductos y Alcantarillados (AyA) lo sabe y por eso envió un comunicado detallando las razones por las cuales, según ellos, se está dando este treponazo.

La necesidad de lavarse continuamente las manos es una de las justificaciones de AyA. Fotos: Mayela López
La necesidad de lavarse continuamente las manos es una de las justificaciones de AyA. Fotos: Mayela López

“La lectura de los hidrómetros (tras dos meses sin hacerse), el aumento de consumo de agua en los hogares durante época seca y la aplicación de las medidas de higiene contra el covid-19, así como la implementación del teletrabajo y los aumentos tarifarios que se empezaron a aplicar en febrero de este año, podrían explicar las facturas atípicas que han percibido algunos usuarios del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) durante este mes”, dice el comunicado.

La entidad asegura que cada caso debe revisarse por separado.

Para atender las dudas sobre la facturación y solicitudes de rectificación, AyA dispuso de diferentes canales, entre los que destacan el correo electrónico linea800@aya.go.cr y el teléfono 800 REPORTE (800-7376783).

Recuerde que desde el 20 de marzo y hasta mediados de mayo, AyA realizó la facturación estimando el consumo con base en los registros históricos, y no a partir de medición real que registran los medidores.

La decisión de suspender la lectura de hidrómetros se tomó como respuesta inmediata ante la emergencia sanitaria por el Covid-19, para proteger a los funcionarios que a diario realizan las lecturas en el campo.

A partir de mayo, cuando se retomó la lectura de los hidrómetros, AyA asegura que se reveló el consumo real de agua durante el periodo en que se estimó el consumo y esto provoca “que se muestre en la factura el acumulado de los dos meses anteriores (marzo y abril)”.

La entidad asegura que la mayoría de los casos, el consumo real es distinto al que se estima por promedio, por lo que la diferencia se refleja en el nuevo recibo.

Gran suma

Otro factor que explica el aumento de la factura es que las familias aumentan el consumo de agua en los meses de marzo y abril por la intensidad de la época seca, para el aseo, consumo humano e incluso riego de jardines y lavado de vehículos y aceras.

A esto se suman las medidas de higiene contra el covid-19, así como la aplicación del teletrabajo y los cierres de centros educativos, lo que hace que se concentre el consumo de agua en los hogares y no en los lugares de trabajo y de estudio.

Otros motivos que explican los aumentos percibidos en la facturación tienen que ver con incrementos tarifarios aprobados por la ARESEP y que se comenzaron a percibir en los recibos de febrero pasado. Este 2020 entraron a regir incrementos en la tarifa de agua potable de un 15%, un 45% en alcantarillado sanitario y un adicional del 1% para la protección del recurso hídrico.

Otra modificación importante es que, cuando se superan los 30 m3 de consumo por mes, en la factura se aplica el Impuesto de Valor Agregado (IVA), de acuerdo con la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas.