Karen Fernández.2 septiembre

Inició setiembre y con este las celebraciones del mes de la patria.

Gracias a esos aires de patriotismo, a los propietarios de la empresa Gestión en Tecnología e Información (GTI), ubicada en la urbanización José María Zeledón de Curridabat, se les ocurrió llevar un rayito de esperanza a sus vecinos y regalarles banderas para adornar sus casas.

María Elena Solano e Idalí Salas estaban muy felices con la iniciativa. Foto: Cortesía
María Elena Solano e Idalí Salas estaban muy felices con la iniciativa. Foto: Cortesía

Ahora toda la cuadra (unas 70 casas) se tiñó de blanco, azul y rojo, gracias a la iniciativa impulsada por Alejandro Montalvo, presidente de GTI.

“Hemos compartido tristezas y alegrías con los vecinos, por eso estamos poniendo nuestro grano de esperanza para adornar la calle completa”, explicó Montalvo.

El presi de la empresa y sus colaboradores fueron casa por casa para saludar a los vecinos y llevarles el mensaje de que desean volver muy pronto a la normalidad. Todo lo hicieron cumpliendo con las medidas indicadas por el ministerio de Salud.

“Estamos rogando a Dios porque esto vuelva a la normalidad. Quisimos adornarles la calle para que recuerden que estamos en el mes patrio y que tenemos una luz de esperanza en Costa Rica, que debemos seguir luchando”, explicó Montalvo.

Agradecidas

María Elena Vindas, una de las vecinas beneficiadas con su bandera agradeció el regalo patriótico.

“A veces uno se descuida un poquito en no adornar la casa para este mes. Ahora se ve la cuadra muy alegre y le muestra a los demás que pasan por nuestro barrio, que aquí hay costarricenses orgullosos”, contó Vindas.

Orgullosa de ser costarricense, así estaba doña María Elena Vindas. Foto: Cortesía
Orgullosa de ser costarricense, así estaba doña María Elena Vindas. Foto: Cortesía

Otra vecina es doña Idalí Salas, quien reconoció que quedó impresionada al ver como quedó la calle.

“Está lindísimo, nos alegra el ambiente y vamos a celebrar el 15 de setiembre con las viviendas bien adornadas. Quedó precioso el barrio”, dijo doña Idalí.

Por su parte, María Elena Solano, otra vecina, dijo que esta iniciativa los hace sentirse más alegres.

“La gente por la pandemia está como aburrida, pero le comentaba a Idalí que sería bonito que el 14 de setiembre nos organicemos y todos salgamos a la cochera a cantar el Himno Nacional a las 6 p. m. y así nos animamos todos”, comentó Solano.

Montalvo invitó a otros empresarios y vecinos a incorporar actividades similares con las cuales se promuevan la unión comunal y familiar.

“El futuro del país está en manos de todos y solo unidos saldremos adelante” agregó Montalvo.

Cerca de 70 casas en la urbanización José María Zeledón en Curri fueron decoradas. Foto: Cortesía
Cerca de 70 casas en la urbanización José María Zeledón en Curri fueron decoradas. Foto: Cortesía

Si usted también quiere mantener viva la tradición de adornar su vivienda como se acostumbraba en antaño, le recordamos tener en cuenta algunas recomendaciones para no meter las de andar.

La bandera por ser un símbolo nacional no puede lucir sucia, desteñida y mucho menos rota.

El Pabellón Nacional (el que tiene el escudo en el centro) está reservado para actividades oficiales, no puede usarse nunca en los hogares.

“Una bandera, ya sea de tela o de papel no se puede tirar a la basura. Lo ideal es encerrarse en un cuarto vacío, colocarla sobre un recipiente y quemarla. Cuando se quema en su totalidad, las cenizas se pueden enterrar, tampoco se pueden lanzar a la basura”, explicó el historiador Vladimir de la Cruz.