Eduardo Vega.29 febrero

“¡Vive, vive! ¡Cartago vive!”. Cuando Santiago Mata Arce pronuncia esa frase mata de alegría y amor a su abuelito, don Adriano Mata, quien a puro corazón logró que su nieto se hiciera aficionado del Club Sport Cartaginés.

Los que es todo un triunfo para este abuelo porque del lado de la familia de la mamá, doña Natalia Arce Rojas, todos son saprissistas, entonces peligró que se hiciera morado.

Les contamos la historia de Santiago porque él nació en un año bisiesto y por eso este 29 de febrero tendrá tremendo fiestón en Cartago. Y no es cualquiera, ya que por primera vez le celebrarán el cumple el propio día.

Santiago es pura alegría e ingenio, desde ya se considera aficionado a Cartago. Cortesía.
Santiago es pura alegría e ingenio, desde ya se considera aficionado a Cartago. Cortesía.

A Santiago le encanta el fútbol, los carritos, ama todos los juguetes que tiene, es un constructor por naturaleza y mecánico de oficio, porque todo lo anda reparando. Es firme en su carácter y es el “Príncipe Bisiesto” de la casa, así le dicen.

Doña Natalia nos cuesta que su hijo estaba para nacer, muy tarde, en la tercera semana de febrero; sin embargo, estaba tan encantado dentro de la pancita que se quedó varios días más, por eso hubo que hacerle cesárea a la mamita.

A las 5:51 de la tarde del 29 de febrero del 2016 nació Santiago, en día bisiesto que no fue sorpresa para sus papás, porque algo habían conversado de la posibilidad.

Esta es la portada de la invitación que repartió la familia de Santiago para su fiesta de este 29 de febrero. Cortesía
Esta es la portada de la invitación que repartió la familia de Santiago para su fiesta de este 29 de febrero. Cortesía
"No todos los niños tienen el privilegio de nacer un 29 de febrero, por eso le decimos nuestro “Príncipe Bisiesto”, Natalia Arce, mamá de Santiago.

Como es la primera vez que le podrán celebrar el cumple en el propio día, doña Natalia y su esposo, don Esteban Mata, harán una monstruosa fiesta, ya que así la pidió el propio cumpleañero que apagará cuatro velitas.

La invitación para la familia está llena de monstruos y la casa del brumosito se transformará en una verdadera fábrica de terroríficas criaturas que le cantarán cumpleaños feliz al goleador bisiesto.