Yenci Aguilar Arroyo.3 julio
Para la familia de Jorge Hernández, la principal preocupación era que pudiera alimentarse y tener a la mano su medicina para la diabetes. Cortesía.
Para la familia de Jorge Hernández, la principal preocupación era que pudiera alimentarse y tener a la mano su medicina para la diabetes. Cortesía.

Don Jorge Fernández maneja camiones desde hace 38 años y dice que nunca se había quedado atrapado en un bloqueo durante 48 horas.

Fernández, de 60 años y vecino de Cartago, nos contó que el viernes a las 9 a.m. iba hacia Cartago luego de descargar combustible en Pérez Zeledón y se encontró con un bloqueo en el puente sobre el río Jilguero, también en Pérez Zeledón.

Logró salir el domingo, a eso de las 11 a.m., cuando algunos camioneros que estaban detrás de él también lo consiguieron. Fue por eso que él pudo dar la vuelta y agarrar por la Costanera.

A pesar de todo, Fernández piensa que cada persona tiene derecho a manifestarse; sin embargo, nos recuerda que todas las personas tienen derecho al libre tránsito y por eso condenó los bloqueos se que realizaron en distintos puntos del país.

“Varias personas que estábamos ahí nos decíamos que esto no puede ser posible. Muchos veníamos de lejos y para los manifestantes es fácil porque ellos son vecinos del lugar donde obstruyen el paso, pero nosotros estamos a kilómetros de distancia”, expresó.

El transportista también se refirió a la forma de actuar de las autoridades para levantar los bloqueos, sobre todo en Limón.

“El Gobierno debe ser más rígido, este tipo de violación a la libertad de tránsito no se puede permitir y los bloqueos se deben levantar inmediatamente”, indicó.

Levantamiento de los bloqueos en Río Frío. Cortesía Casa Presidencial.
Levantamiento de los bloqueos en Río Frío. Cortesía Casa Presidencial.
Cuatro días sin moverse

Otro conductor afectado fue Manrique Monestel, quien quedó prensado en Liverpool de Limón desde el viernes a las 9 a.m. y hasta el martes a eso de la 1 a.m.

“Me dedico a transportar abarrotes y ya iba para mi casa, en Cartago, cuando me encontré el bloqueo. Fueron días muy difíciles porque uno no puede hacer nada, uno queda a la deriva y depende de otros para moverse”, explicó.

Monestel aseguró que durante los cuatro días en los que permaneció en carretera hubo ángeles que le dieron un plato de comida, botellas con agua y eso siempre lo agradecerá.

“Cuando levantaron el bloqueo tenía miedo, porque uno está en una zona peligrosa y no sabe qué puede pasar”. Manrique Monestel, trailero.

“Sinceramente estoy de acuerdo con algunos de los puntos por los que se hicieron las manifestaciones, el problema es que con bloquear no logran resolver nada. Creo que las diferencias se pueden resolver por otra vía, no veo la necesidad de los transportistas de impedir el tránsito”, afirmó.

Cuando se levantaron los bloqueos, Manrique estaba dormido. “Los policías nos pidieron encender los camiones, porque ya se iba a normalizar el tránsito y tuve que pasar muy rápido. Tenía miedo, porque estábamos en una zona peligrosa y en los días pasados a los camiones de algunos compañeros, les habían lanzado piedras”.

“No aprobamos los bloqueos”

Francisco Quirós, director de la Cámara Nacional de Transportes de Carga (Canatrac), reiteró a La Teja que la agrupación no está de acuerdo con los bloqueos y que durante los días que se llevaron a cabo cerca de 400 contenedores no pudieron trasladar sus mercaderías.

“Cuando hemos llevado algún tema al Gobierno lo hacemos mediante el diálogo y consideramos que las calles no son el mejor escenario para mostrar diferencias”, expresó Quirós.

Agregó que un transportista debería entender las condiciones infrahumanas a las que se enfrenta un chofer cuando se queda atrapado.

“No es solamente el tema de la productividad, hay un factor humano. Es limitar a las personas en satisfacer sus necesidades básicas, se les impide comer y hasta se pone en riesgo su integridad”, dijo.