Nacional

Casa explotó en la madrugada y nadie sufrió daños

Jenny Ramírez cuenta entre lágrimas que en su casa se quemó y de las cenizas sacaron dos imágenes de la Virgen

Escuchar este artículo

Jenny Ramírez Calderón caminará este lunes hacia la basílica de Los Ángeles con el corazón lleno de amor y agradecimiento porque asegura que la Virgencita salvó la vida de su familia.

Un incendio consumió por completo la casa en la que vivían Jenny y sus seres queridos, en Curridabat, pero todos salieron ilesos pese a que el fuego se desarrolló mientras dormían.

Después de la durísima experiencia, mientras revisaban los escombros y recogían basura, la familia encontró dos imágenes de María: una era de un pasito que tenían en la sala y quedó negrita, como carbonizada, pero completa y la otra era una Virgen de Los Ángeles que su esposo había chorreado con cemento usando como molde una botella de plástico de las que venden para guardar agua bendita.

Les dio esperanza

El plástico se había deshecho, pero la figura estaba intacta. El hallazgo de las dos imágenes hizo que Jenny reforzara la idea de que fue la Virgen la que los salvó de morir quemados.

“Tengo mucho que agradecerle a La Negrita, no había podido hacer la romería antes porque por la pandemia la habían suspendido, pero este año al fin podré. Es una bendición que ella salvara a mi familia de una muerte tan terrible, siempre le estaré agradecida”, dijo.

Jenny narró a La Teja la terrible experiencia que pasó y para ella aún es imposible contarla sin llorar.

El suceso ocurrió en la madrugada del 22 de diciembre del 2020, en las vísperas de una fecha tan linda como la Navidad.

Jenny estaba durmiendo en su casa con un hermano y sus hijos menores --Joselyne y Juerguen Aguilar--; su esposo Johnny y su hijo mayor, José Alejandro, andaban trabajando de noche.

A eso de las 2:30 a. m., “Pepino”, el perrito salchicha de Jenny se puso muy inquieto, botó varias cosas y comenzó a ladrar, lo cual despertó a Juerguen.

En un primer momento, al descubrir que había fuego, creyeron que se trataba de algo poco que se estaba quemando; sin embargo, al revisar la casa vieron que la cocina y un cuarto contiguo eran ya un infierno y tenían unas llamas enormes, así que apenas les dio tiempo de salir con lo que tenían puesto.

“Mi hija acababa de comprar una computadora para trabajar y ella se devolvió a la casa para sacarla, yo fui con ella y apenas salimos la casa explotó. Volaron las láminas de zinc y otro montón de cosas y ya no pudimos sacar nada más.

Cuando amaneció, la familia empezó a rebuscar entre los escombros y con la ayuda de la muni sacaron toda la basura y ahí fue cuando aparecieron las dos imágenes de la Virgen, un hecho que les dio esperanzas en medio del dolor y la desesperación que sentían.

Un día antes del incendio Juerguen se había graduado del colegio y el título recién ganado se quemó.

Las llamas también alcanzaron unos ahorros familiares.

Mucha solidaridad

En aquel momento la familia de Jenny vivía en una casa alquilada a la que le habían hecho un montón de arreglitos, cuando se dio el incendio acababan de terminar una terraza para compartir que los tenía muy ilusionados.

Jenny dice que a ella se le partía el corazón de ver a sus seres amados sufrir porque lo habían perdido todo, pero al mismo tiempo, el recibir tantas bendiciones de desconocidos les daba ánimos para seguir luchando.

“Las personas nos llevaron comida, ropa, platica y agarramos fuerzas de donde no había para que nuestros hijos no se sintieran mal; mi esposo y yo les decíamos que íbamos a salir adelante de esa prueba”, recuerda.

Y a estas alturas pueden decir que así fue.

Dios nos puso en el camino un ángel que nos ayudó muchísimo a superar esa crisis, nos donaron un lote aquí mismo, en Curridabat, y pudimos construir una casita. Ahora la estamos pagando, pero es nuestra y eso nos llena de alegría”.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.