Por: Eduardo Vega.  13 febrero

Las tres hermanillas de la Bestia que le regaló Estados Unidos al país están varadas porque, aunque usted no lo crea, no pasaron Riteve.

Sí, los tres chuzos de carros a los que solo les falta alzar vuelo no pasaron la revisión técnica pero no porque estén malos o porque nos los hayan dado chochos sino por cuestiones técnicas.

La noticia fue confirmada por Jennifer Hidalgo, encargada de prensa de Riteve.

A los chunchotes los revisaron por todo lado. Foto: Cortesía Riteve
A los chunchotes los revisaron por todo lado. Foto: Cortesía Riteve

"Efectivamente, en Riteve atendimos estos vehículos que, como todos, cumplen con el requisito de la revisión técnica vehicular. En cuanto a los resultados no podemos referirnos ya que por ley este informe solo se le genera al responsable del vehículo", explicó la vocera.

Aunque no nos dijeron los motivos por los cuales no pasaron la revisión, La Teja lo averiguó por otro lado.

Específicamente fallaron en los siguientes aspectos técnicos:

-El primero fue en el sistema de escape, ya que ninguno cuenta con un silenciador; sin embargo, de buena fuente supimos que no lo necesitan porque ni bulla hacen.

-El segundo es porque tienen una malla electrosoldada que bloquea la mufla. Esto imposibilita meter la sonda para medir gases, pero esa malla tiene una razón de ser en este tipo de naves.

Resulta que como siempre andan metidos en broncas bravas, esas mallas evitan que algún bicho le bloquee el escape al carro, lo cual podría hacer que se apague y si está apagado, que ni siquiera prenda.

Por último, estas naves no vienen con dispositivos retroreflectantes, lo que es lo mismo que la cinta que andan los camiones y que cumplen una función parecida a la de los ojos de gato en las carreteras.

Debido a esto desde el 26 de enero, las Bestias Jr. están varadas, por lo que ni la Fuerza Pública, ni el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) ni la Unidad Especial de Intervención (UEI) han podido contar con ellos.

Los carrotes fueron presentados el 25 de enero en la Embajada de Estados Unidos.

¿Y ahora quién podrá defendernos?
A los chunchotes los revisaron por todo lado. Foto: Cortesía Riteve
A los chunchotes los revisaron por todo lado. Foto: Cortesía Riteve

Sin estos chuzos en la calle, ¿quién podrá defendernos para que los saquen rapidito?

Primero acudimos a la Embajada de los Estados Unidos para ver si sabían algo. Se lavaron las manos porque ellos hicieron la donación y lo que pase de ahora en adelante no les corresponde.

"La Embajada de Estados Unidos donó los tres vehículos armados al Ministerio de Seguridad Pública, el Organismo de Investigación Judicial y la Unidad Especial de Intervención hace dos semanas con el propósito de proveer a estos cuerpos policiales nuevas herramientas para mantener a las comunidades a salvo del crimen. Cualquier pregunta acerca de los vehículos debe ser formulada ante los cuerpos policiales que los recibieron", informó el departamento de prensa de la Embajada.

Ante esto pasamos a consultarle al Cosevi cuál sería el proceso a seguir.

“En vista de que son vehículos que requieren modificaciones para su uso, cada institución estatal que los vaya a recibir debe remitir una nota a la Dirección Ejecutiva del Cosevi, solicitando la autorización para que sean inspeccionados en esas condiciones en función de su uso. Se deben incluir, además de su VIN, todos los aditamentos con que cuentan a efectos de que la junta directiva los valore para su autorización”, contó Ronald Ramírez, vocero del Cosevi.

Tomando en cuenta esta situación acudimos a consultarle a las tres instituciones que se verán beneficiadas con los chuzos si ya habían enviado la solicitud a Cosevi. Solo el OIJ no contestó este lunes.

Por parte de la EUI, el coronel Miguel Torres mandó a decir que ya lo hicieron y esperan la respuesta.

Por parte del Ministerio de Seguridad Pública dijeron que el documento está siendo conocido por la Comisión de Donaciones Institucional para hacer los trámites que siguen.

Los compas de Riteve demostraron que son bien profesionales porque, a pesar de la nave, no lo dejaron pasar. Foto: Cortesía Riteve
Los compas de Riteve demostraron que son bien profesionales porque, a pesar de la nave, no lo dejaron pasar. Foto: Cortesía Riteve
¿Cómo son?
Los tres chuzos son marca Ford, tipo Némesis. pesan casi 9 toneladas cada uno y les caben 13 personas, son doble tracción, tienen luces externas especiales, cámaras infrarrojas, sistema de navegación, vidrios blindados, sirenas, intercomunicadores, llantas que siguen avanzando aún ponchadas y cada uno vale $208.221 (¢118 millones).