Karen Fernández.21 julio
Ryder's Dementes, un grupo de ciclistas de Alajuela que pedaleó hasta Cartago. Foto: Karen Fernández
Ryder's Dementes, un grupo de ciclistas de Alajuela que pedaleó hasta Cartago. Foto: Karen Fernández

Un grupo de 68 ciclistas de Alajuela le dio duro a la pedaleada este domingo y se dirigió a la casa de la Virgen de Los Ángeles, en Cartago.

En total son 50 kilómetros de ida y otros 50 de vuelta, que ya se volvieron tradición para estos compas.

El promotor de la iniciativa fue Roberto Jiménez, propietario del ciclo Moreno, quien es devoto de la Negrita, pero desde cuatro años viene con más ganas, en agradecimiento a que la Patrona de Costa Rica sanó a su padre, del mismo nombre, de un cáncer de próstata.

“Algunos vienen por fe, otros más por la experiencia, pero yo sí lo hago por gratitud”, explicó Jiménez.

Ellos se hacen llamar los Ryder’s Dementes. Son un grupo de ciclistas que todos los domingos salen a recorrer alguna carretera de nuestro país, aunque según supimos, dos no aguantaron el ritmo y en Ochomogo regresaron a la ciudad de Los Mangos porque ya no echaban.

El primer año fueron 20 los valientes que se animaron a esta cleteada de fe, como le denominaron y cada año son más los que se suman.

Virgen sanó a su hijo
Las hermanas Magdalena y Dinorah Brenes llegaron en excursión desde Pital de San Carlos. Foto: Karen Fernández
Las hermanas Magdalena y Dinorah Brenes llegaron en excursión desde Pital de San Carlos. Foto: Karen Fernández

La Teja también conversó con doña Dinorah Brenes, quien llegó la mañana de este domingo en una excursión desde Pital de San Carlos a darle gracias a la Negrita y a pedirle su intercesión para que una vez más la sane, este vez de una cirrosis en el hígado.

Eso sí, de una vez aclaró que no le dio por tomar alcohol, por aquello de los mal pensados.

Brenes fue testigo del primer milagro de la Virgencita en su vida desde hace 48 años, cuando su hijo mayor, Juan Andrés Alvarado, con tan solo cinco días de nacido se sanó de un día para otro.

Los romeros se veían en mayor cantidad a la altura de Ochomogo, Cartago. Foto: Karen Fernández
Los romeros se veían en mayor cantidad a la altura de Ochomogo, Cartago. Foto: Karen Fernández

“Yo tenía dieciséis años y cuando el médico me dijo que iban a tener que trasladar a mi bebé al hospital Nacional de Niños llegué llorando a la casa y mi suegro (Vinicio Alvarado Torres) me preguntó el porqué y me dijo ‘tranquila, al bebé no lo van a trasladar’ y se fue al altar que le tenía a la Virgencita a orar y cuando llegué al día siguiente con la ropita lista para irnos para San José, me dijeron que había evolucionado tan bien que no solo no iba a necesitar el traslado, sino que ya me lo podía llevar para la casa", recordó doña Dinorah, de 64 años.

2 son los milagros que le ha hecho La Negrita a doña Dinorah

Desde entonces la devoción por la Negrita se vive con más intensidad en la casa de ella, tanto que sus hijos Randall y Juan Andrés hacen la romería desde esta comunidad sancarleña hasta Cartago. A ellos los acompañan los nietos Jesús Andrés y María Fernanda Alvarado, de 22 y 18 años respectivamente.

Muy concurrida estuvo la mañana de este domingo la basílica de Los Ángeles. Foto: Karen Fernández
Muy concurrida estuvo la mañana de este domingo la basílica de Los Ángeles. Foto: Karen Fernández

Otro milagro que le agradece a la Patrona fue el de sanarla de un cáncer en el párpado de su ojo derecho, sin ninguna secuela en su visión.

“Mi hijo no orinaba cuando nació y se estaba poniendo amarillo y muy malito, pero la virgen lo sanó”, Dinorah Brenes, devota.