Shirley Sandí.29 julio, 2020

La Cámara de Comercio mostró su disgusto con las medidas anunciadas esta tarde por el Gobierno, pues los cierres previstos para agosto comprenden un día muy importante para este sector, como lo es el Día de la Madre.

Los comercios podrán abrir en agosto, pero ciertos días. Foto de Jorge Castillo
Los comercios podrán abrir en agosto, pero ciertos días. Foto de Jorge Castillo

“Las medidas anunciadas esta tarde por el ministro de Salud nos sorprenden, ya que aunque están permitiendo apertura controlada de algunos distritos y cantones que pasan de alerta naranja a alerta amarilla, proponen un cierre de 12 días de las actividades comerciales en zonas naranja, incluyendo el Día de la Madre, considerado el tercer día en importancia para la actividad comercial”, dijo Julio Castilla, presidente de la Cámara de Comercio de Costa Rica.

“A pesar del apoyo que nos ha brindado el equipo económico del gobierno, esto evidencia que no se están tomando decisiones con criterio empresarial, ya que desde el punto de vista de las empresas debe de existir una planificación constante, que implica recontratación de personal y toda la logística que conlleva la operación de un negocio”, argumentó Castilla.

El vocero considera que la propuesta de 12 días de cierre es innecesaria.

“Como sector demandamos que en estos 10 días, con el cumplimiento de protocolos y mostrando que los contagios no están en los comercios, se permita la apertura en general con las restricciones vehiculares vigentes.

Despidos y suspensiones de contratos

La Federación Costarricense de Comerciantes también solicitó al Gobierno reconsiderar las medidas tomadas y permitir la apertura de tiendas a la brevedad posible.

En su defecto, piden una solución que traiga alivio económico a sus empresas y empleados, como lo han hecho en otros países.

Luis Diego Argüello, vocero de la organización envió una carta donde señala que “las diferentes medidas implementadas por el Gobierno, las cuales no encontramos razonables ni proporcionadas, están golpeando fuertemente a nuestro sector, que es la primera actividad económica del país y el mayor empleador”

“Hemos procurado proteger a nuestros colaboradores, pero el gobierno no nos deja otra alternativa que utilizar el mecanismo de despido y/o suspensión de contratos de trabajo a más de 125.000 empleados, muchos de ellos cabeza de familia, del 17 de julio al 3 de agosto 2020, con las consecuencias económicas y sociales que esto implica para el país”

“Le solicitamos respetuosamente reconsiderar las medidas tomadas en contra del comercio y permitir la apertura de tiendas a la brevedad posible, pero no más allá del lunes 27 de julio de 2020. En su defecto, necesitamos una solución que traiga alivio económico a nuestras empresas y empleados, tal cual lo han hecho en otros países”.

“Si no actuamos de inmediato, estaremos en camino a una crisis social y económica de grandes magnitudes, que afectará profundamente los cimientos de la patria”.