Por: Shirley Sandí.   8 julio

Doña Elizabeth Solís vive en una cuartería con su mamá, sus dos hijas de 11 y 8 años, y además con un hermano, también de 11 años.

Todos se acomodan en un pequeño espacio que está divido entre la cocina y un cuarto. Por ese campito les cobran 100 mil colones al mes, incluidos los servicios de agua, luz y cable.

Esta es la cuartería donde vive doña Elizabeth con su familia.

En dicha cuartería, ubicada en Heredia, viven seis familias en total, que van de tres a cinco miembros cada una.

Dos personas en ese lugar fueron detectadas con COVID-19 este martes. El Ministerio de Salud dejó a todos en cuarentena por 14 días, es decir, deberán pasar encerrados en ese diminuto espacio por dos semanas.

Doña Elizabeth esperaba que les hicieran la prueba a todos lo que allí viven, pero no fue así. Les dijeron que si alguno presentaba síntomas, deben llamar a una ambulancia.

En un pequeñísimo espacio duermen y cocinan. Cortesía Municipalidad de San José

La familia con casos positivos está a un metro de distancia de la familia de doña Elizabeth, solo los divide una pared.

“Yo estoy embarazada, me he sentido estresada. Mis hijas han estado conviviendo con los otros niños. Yo las veo bien de salud, las siento a ver si están calientes o decaídas porque no tengo ni termómetro. Me estresa la alimentación porque vivo sola con mi mamá, no tenemos ayuda ni familia que nos venga a dejar comida al portón, solo tenemos una bolsa de arroz y otra de frijoles y nos restan casi 15 días aquí en cuarentena”, aseguró Elizabeth.

Su mamá, doña Karla Alfaro, es niñera y limpia casas. Elizabeth tuvo que dejar su trabajo ya que su embarazo es de alto riesgo y ya ha tenido dos pérdidas.

En muchas cuarterías habitan niños. Cortesia Municipalidad de San José

“Nosotros vivimos el día a día, en el Ministerio de Salud nos dijeron que harían una gestión para ver si nos podían ayudar con comida, pero no es nada seguro. Aquí todos somos trabajadores, pero nadie se esperaba esto. Aquí somos dos embarazadas, la otra muchacha tuvo amenaza de aborto por tanto estrés, pero le pedimos a Dios salir de esto”, contó esta madre.

Si usted desea ayudarlos puede contactarlos al 7168-6558.

Este caso refleja la bomba de tiempo que representan las cuarterías en medio de la pandemia del COVID-19, que pide como medida de prevención el distanciamiento y extremar las medidas de salubridad.

Crudos números

Marcelo Solano, director de la Policía Municipal de San José, comentó que ellos tienen contabilizadas 400 cuarterías en el cantón.

Agregó que se trata de edificaciones que en algún momento funcionaron como talleres, oficinas o casas y que no cuentan con las características para operar como una pensión.

La capacidad eléctrica no alcanza, así como la cantidad de servicios sanitarios. No hay suficiente ventilación o iluminación.

400 cuarterías hay en el cantón Central de San José

Puede ser una casa vieja donde varias familias comparten el baño y la cocina. Hay otros tipos de cuarterías, como los segundos pisos de parqueos o bodegas, que son más insalubres, donde lo que se alquila es un colchón o una espuma a mil o dos mil colones la noche. Los cuartos individuales cobran entre tres mil y cinco mil colones la noche.

Solano aclaró que en esos espacios no solo viven consumidores de drogas y trabajadores del sexo. Más bien aseguró que en la mayoría viven familias, operarios, trabajadores del sector construcción, cuidacarros, guardas, adultos mayores y servidoras domésticas. Son un promedio de 50% nacionales y 50% extranjeros.

Eso sí, son un negociazo. Solano estima que en cada cuartería viven en promedio de 20 a 80 personas, que con solo pagar mil por noche, generan entre 600 mil y 2,4 millones de colones al mes.

Esos lugares son ilegales, las ganancias que generan no pagan impuestos ni cuentan con permisos sanitarios o licencias comerciales, pero Solano explica que no se pueden cerrar.

Los baños en muchas ocasiones deben compartirse. Cortesía Municipalidad de San José

“Se calcula que unas 15 mil personas viven en cuarterías solo en San José. Si la Policía utiliza los instrumentos legales para clausurarlas, estaríamos generando un contrasentido, porque aumentaríamos exponencialmente la cantidad de personas en condición de calle”, aseguró el funcionario.

Autoridades de la Comisión Nacional de Emergencias están valorando trasladar a albergues a las personas que viven en hacinamiento en esos lugares junto con casos de coronavirus.

Cargadas. A la fecha, el Ministerio de Salud le ha pedido a la Policía Municipal de San José mantener vigilancia en seis cuarterías que presentan casos de COVID 19.
Los precios en las cuarterías van de los mil a los cinco mil colones la noche. Cortesía Municipalidad de San José