Shirley Sandí.19 agosto, 2020

Las valoraciones positivas del presidente Carlos Alvarado y de su Gobierno se vinieron a pique según el último estudio de opinión del Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP-UCR).

En las últimas semanas se han presentado diversas manifestaciones. / Fotografía: John Durán
En las últimas semanas se han presentado diversas manifestaciones. / Fotografía: John Durán

El Estudio de Opinión Sociopolítico publicado en abril mostró un repunte histórico en las valoraciones positivas del mandatario y del gobierno.

Sin embargo, en esta ocasión, hubo una caída con un 50% de valoraciones negativas a la gestión del presidente Alvarado, un 26% positivas y un 22% neutras.

Según señalan los encargados del estudio, desde abril se le han exigido al mandatario más medidas de reactivación económicas, ha continuado el remezón por el caso de la Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD) y más recientemente, hasta sus vacaciones también levantaron polvorín. Todos estos elementos podrían haber influido.

Además, la confianza en el gobierno para afrontar la crisis del coronavirus también ha disminuido al pasar de un 75% que en abril afirmaba confiar en las decisiones, a un 46% en agosto.

Lo mismo sucede con la valoración de las medidas económicas, que pasaron de un 71% que las valoraba positivamente en abril a un 27% en agosto. La menor variación se dio al consultar por las medidas sanitarias, con un 69% valorándolas positivas en comparación al 94% de abril

Todo esto influye en un ambiente en el cual el pesimismo se mantiene y sigue la tendencia desde enero 2018, con opiniones positivas que no superan el 20%. En esta ocasión un 82% de las personas califica la situación económica del país como mala o muy mala.

El apoyo que tuvo el presidente Carlos Alvarado al inicio de la pandemia se desplomó. Foto Alonso Tenorio
El apoyo que tuvo el presidente Carlos Alvarado al inicio de la pandemia se desplomó. Foto Alonso Tenorio
Desempleo principal preocupación

A más de cinco meses del primer caso positivo por covid-19, los efectos de la pandemia van más allá de la salud pública y un 27.9% de la población considera el desempleo como la mayor preocupación, seguida del coronavirus (25%) y el costo de la vida y la situación económica (19%).

El desempleo se ha mantenido constante en las preocupaciones de los costarricenses desde agosto del 2013 y desde marzo del 2019 ha sido la mayor preocupación, con la única excepción del pasado abril, cuando con la crisis sanitaria empezando el coronavirus ocupó el primer lugar.

En esta encuesta más reciente, prácticamente la mitad de los consultados dijo que ha visto afectado su trabajo, un 15% afirma haberlo perdido “yo y alguien de mi familia” y un 32% alguien de su familia.

A esta cifra la acompaña el 67% de la población que declara que su jornada laboral se ha visto disminuida, una cifra que aumenta en comparación al 52% de abril. Además, un 17% declara que esto ha afectado a “mí y a alguien de mi familia” y un 43% a alguien de su familia.

Alto apoyo a democracia

Para el CIEP-UCR, en esta ocasión era importante analizar si el “shock” de la pandemia ha producido un descontento tal que amenaza el sistema político costarricense, es decir, la democracia. Por lo que se planteó la pregunta: ¿se ha deteriorado el apoyo ciudadano a la democracia a seis meses de la pandemia?

En primer lugar, en este mes de agosto se encontró un alto respaldo a la democracia, con 65 puntos, lo cual representa una baja de los 76 puntos reportados en abril, pero manteniendo una tendencia alta en comparación a los últimos 16 años y a antes de la pandemia.

En Casa Presidencial informaron que enviarían una reacción a esta encuesta, sin embargo, al cierre de esta nota no se había obtenido.

Comparado. Si comparamos los datos con los resultados obtenidos por otros mandatarios en años similares de gestión, Luis Guillermo Solís registró un 28% de aprobación de su gestión y un 40% decía que era mala; mientras que para Laura Chinchilla un 14,3% la aprobaba y un 64% decía que era mala.