Shirley Sandí.27 mayo

Roberto Zamora es un notario tico que casó a personas del mismo sexo en los últimos meses en el país.

Roberto Zamora tiene 10 años de ser notario.
Roberto Zamora tiene 10 años de ser notario.

Recordemos que los matrimonios igualitarios son legales en nuestro país desde este martes 26 de mayo, pero pasó mucho tiempo hasta llegar a esto.

El 8 de agosto de 2018, ya con el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos conocido, la Sala IV dio 18 meses para que las uniones se pudieran hacer luego de declarar inconstitucionales partes del Código de Familia que prohibían el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Zamora creyó que ese plazo de 18 meses no era legal y por eso decidió hacer nueve matrimonios y este martes hará el último.

Casará a una pareja conformada por una chica trans y un hombre para así cerrar este capítulo que le trajo satisfacciones, pero también muchos dolores de cabeza en su vida profesional.

Dichos matrimonios le valieron varios procesos en la Dirección Nacional de Notariado. Incluso lo podrían suspender hasta por 20 años del ejercicio profesional.

Dieciocho meses adicionales tuvieron que esperar las parejas luego de la opinión dado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos. . Fotografía Carla Orozco Odio
Dieciocho meses adicionales tuvieron que esperar las parejas luego de la opinión dado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos. . Fotografía Carla Orozco Odio
¿Por qué lo hizo?

El abogado explica que no es gay y que decidió meterse en este “rollo” porque es una cuestión de derechos humanos y derecho internacional, su especialidad.

Como consideraba que el plazo de 18 meses no tenía validez jurídica y sostenía que las opiniones consultivas eran vinculantes, puso en su Facebook que estaba dispuesto a realizar estas uniones.

A partir de ahí muchas parejas consultaron.

Eso sí, sabía que se estaba metiendo en un problema y que le traería consecuencias, pero siguió adelante.

“La historia de los derechos humanos no se ha logrado con obediencia y en estos procesos históricos hay casos y situaciones donde la desobediencia civil se vuelve valiosa. Era un manifiesto claro y firme de que las parejas no aceptaban ese plazo denigrante para ver su unión realizada”, comentó.

A todas las parejas a las que casó les puso como requisito que le contaran su historia porque “no quería tener que ver locos u oportunistas”. Quería conocer cuál era su lucha y cómo la habían soportado.

Las fiestotas deberán esperar, el COVID 19 se paseó en las grandes celebraciones de boda. En la foto. CARLOS GONZALEZ/AGENCIA OJOPOROJO
Las fiestotas deberán esperar, el COVID 19 se paseó en las grandes celebraciones de boda. En la foto. CARLOS GONZALEZ/AGENCIA OJOPOROJO

Fue así como fue testigo de ceremonias e historias muy profundas.

“Para mí decir matrimonio igualitario ya es discriminatorio, para mí no hay diferencia. Casé nacionales y extranjeros. Hay una historia muy triste, yo estudié computación en el TEC hace tres años y me volví a topar con una profesora de matemática estructural, doña Roxana, a quien casé con su pareja, una alemana.

"Roxana murió antes de ver el matrimonio inscrito, a mí eso me parece una grosería enorme por parte del Registro y del Estado y una negligencia absoluta”, comentó.

Zamora sostiene que este tema ha sido tratado como una “venganza infantil” por parte de quienes se oponen y han causado mucho daño.

“Para mí esto es una reivindicación de derechos más indigna de la historia. Me deja un sinsabor este proceso. Mañana (este martes) casaré a la última pareja, a dos hombres, uno de ellos se hizo cambio de sexo”, dijo el notario, al tiempo que reconoció que este tema lo tiene agotado, pues ha sido un sinfín de pleitos con argumentos de bajo nivel.

Señala que aunque no es gay y decidió comerse esta “bronca”, recibió poco apoyo de la comunidad LGTBIQ.

Hoy tiene dos procesos abiertos en la Dirección de Notariado con 12 causas que le traerían unos 20 años de suspensión a su cargo.

Según su criterio este lunes es el último día para recibir la notificación de estos procesos y nada que las recibía.

“Evidentemente mañana martes es una victoria, se ratifica un cambio que viene de este enero del 2018. Hay un antes y después.

"En derechos humanos nunca es una victoria plena, siempre se saca pelo con sangre. Mañana cambian las cosas, pero esta no era la forma como debían cambiar. Tuve el compromiso con la causa que asumí, puedo poner taza de café en la mesa y decir misión cumplida”, concluyó.

El Tribunal Supremo de Elecciones tiene 55 solicitudes de inscripción de matrimonio de parejas de la comunidad LGTBIQ, 20 hechas en el país y el resto en el extranjero. La inscripción tardará unos 15 días luego de verificar que cumpla con todos los requisitos.