Shirley Sandí.14 junio

Allan Lizano Arias, de 32 años y vecino de Coronado, asegura que por sus venas corre la sangre de cientos de personas que desinteresadamente han donado este líquido incomparable.

“Agradezco desde lo más íntimo de mi ser a las 1.350 personas, que, sin conocerme, me han donado su sangre O- para que yo siga con vida” expresó Allan.

Allan Lizano recibe transfusiones desde los 12 años.
Allan Lizano recibe transfusiones desde los 12 años.

Desde hace 13 años los especialistas del hospital Calderón Guardia empezaron a transfundirle sangre a este hombre, quien padece de un tipo de anemia. Desde los 12 años debe llevar a cabo este proceso, es decir, lleva 20 años en esto.

“Vengo todas las semanas y lo mínimo que me ponen son dos bolsas de sangre cada vez, aunque, algunos días he llegado muy debilitado y he necesitado tres bolsas de 500 mililitros” contó el paciente.

Allan lleva una vida normal en medio de su enfermedad, gracias a la atención que le ofrecen en el Calderón y a la buena voluntad de cientos de costarricenses que le donan sangre. Él trabaja en una asociación solidarista, vive con su esposa y asegura que la palabra que más dice todos los días es “gracias”.

“Gracias, gracias de verdad a todas las personas que se acercan al Banco Nacional de Sangre y a los bancos de sangre de los hospitales a donar. Con el corazón en la mano invito a todos aquellos jóvenes que están cumpliendo 18 años a convertirse en donadores de vida” comentó.

En el hospital Calderón Guardia se aplican 1.250 bolsas de sangre, en promedio, al mes, lo que significa que 350 personas se benefician con una transfusión cada 30 días.

Cada vez que dona salva una vida. Fotos: Mayela López
Cada vez que dona salva una vida. Fotos: Mayela López

Para la doctora Diana Campbell Beckles, jefe del Banco de Sangre del hospital Calderón Guardia, la bonita práctica de donar es muy gratificante.

“Estamos aplicando las normas que dictan tanto el Ministerio de Salud como de las autoridades de la Caja Costarricense de Seguro Social. Nos aseguramos de que las personas que vienen a donar guarden la distancia y previamente se les haya tomado la temperatura” explicó la doctora.

Para asegurar la sangre a las 350 personas a las que se les hace transfusión mensualmente se requiere 20 personas donantes por día.

La sangre que usted dona se utiliza para trasfundir a pacientes con trastornos hematológicos, como Allan, mujeres a las que se les practica cesáreas, personas que sufren accidentes y pacientes que reciben quimioterapia.

78 mil al año

Según la doctora Ana Lorena Torres, coordinadora de laboratorios de sangre de la Caja, el país requiere de 78 mil donantes de sangre al año, en promedio. Estas acciones de bondad se hacen realidad en los 30 Bancos de Sangre con los que cuenta la institución, entre ellos el Banco Nacional de Sangre en Zapote y los 29 bancos ubicados en distintos hospitales y clínicas.

“Del total de donadores a nivel nacional, del promedio anual, el 45% llegan al Banco Nacional de Sangre y el 55% a los bancos que hay en los centros de salud” explicó la doctora Torres.

Done. En estos momentos se está recibiendo dos tipos de sangre, la que sirve para transfusiones en accidentes, partos y todo tipo de situaciones médicas, puede sacar cita al 2280-9952 ext. 113; también está la donación de sangre de pacientes recuperados de coronavirus, esos pueden sacar su cita al WhatsApp 8992-2151. Los requisitos para donar sangre son pesar más de 50 kilos y medir más de 1,50 metros. Tener entre 18 y 65 años y presentar la cédula.

En 2019, se realizaron 113.500 transfusiones y la cantidad de pacientes beneficiados superó los 39.000. Hay que destacar que a un mismo paciente se le hacen hasta tres transfusiones o más.

“Las reservas de sangre han disminuido mucho en estos tiempos de pandemia, ocupamos donadores”.

Entre las transfusiones que se hacen en la institución están glóbulos rojos, plasma y plaquetas.

Recuerde que ahora para donar sangre tiene que sacar cita. Fotos: Mayela López
Recuerde que ahora para donar sangre tiene que sacar cita. Fotos: Mayela López