Redacción .27 abril
La solidaridad de la Zona Sur ha sido tremenda y constante. Cortesía.
La solidaridad de la Zona Sur ha sido tremenda y constante. Cortesía.

Roger Sans, presidente de la Cámara de Turismo y Comercio del Caribe Sur se valió de un modelo español de solidaridad para ayudar a aquellas familias que están en crisis económica debido al coronavirus.

Sans creó un banco solidario de alimentos para llevar comidita a todos esos hogares con problemas.

Junto a la Asociación de Desarrollo Integral de Puerto Viejo, presidida por Johnny León, lograron repartir 400 diarios de comida y darle sustento a más de 2.500 personas de la comunidad que se han visto afectadas por el desempleo causado por esta pandemia.

Ellos recogieron donaciones en los comercios y supermercados del Caribe Sur, desde Manzanillo y hasta Home Creek; también dejaban carritos de compras para posibles donaciones y luego los recogían llenos de víveres.

Además hicieron publicaciones en redes sociales detallando qué productos podían donarse, entre los que estaban arroz, frijoles, pasta, enlatados, aceite, sal, azúcar, leche en polvo y productos de limpieza.

Sans, quien también labora como gerente del Hotel Banana Azul, en Puerto Viejo, señaló que lograron montar 2.000 formularios enviados por WhatsApp y les dieron prioridad a la atención de familias con mujeres embarazadas, enfermos y niños.

Fuera de supermercados se han puesto estos carritos y la gente los llena de jamita. Cortesía.
Fuera de supermercados se han puesto estos carritos y la gente los llena de jamita. Cortesía.
Redes sociales

También compartieron en redes sociales los nombres y números de las personas a las que podían contactar en Home Creek, playa Negra, Puerto Viejo, Cocles, playa Chiquita y Punta, así como Manzanillo, con el fin de solicitar alimentos e información.

Unido a lo anterior, generaron filtros para que una familia no recibiera más de una ayuda en una misma entrega de alimentos, y ya han realizado más de cuatro entregas, dos por semana.

“Nos organizamos rápido, desde el 10 o 12 de marzo, con las asociaciones y otras personas, porque intentamos atajar lo primero que se vino mientras llegaba la ayuda del Gobierno. Vamos a seguir complementando y tenemos una reunión con la Comisión Municipal de Emergencia para definir en qué podemos ayudar manteniendo la independencia”, afirmó.

Trabajo en equipo

Alberto López, gerente general del ICT, destacó la importancia de este tipo de esfuerzos que también han realizado comunidades como Monteverde, Turrialba, Tamarindo, Golfito y Cahuita.

Para López, trabajar en conjunto con ideas innovadoras ante la crisis es fundamental. Mencionó que el ICT sigue breteando en un plan de reactivación que se realizará una vez que las medidas sanitarias lo permitan.

“Dicha reactivación solo será posible con el trabajo conjunto entre el sector público y privado, mismo que ha permitido colocar al país como uno de los destinos más gustados del mundo", dijo.

Rapidito se comenzó a repartir la comida para ayudarle a más de 2.500 familias que lo necesitaban. Cortesía.
Rapidito se comenzó a repartir la comida para ayudarle a más de 2.500 familias que lo necesitaban. Cortesía.