Redacción .20 mayo

Tantas semanas se encierro en los hogares por culpa del coronavirus podría provocar una gran cantidad de divorcios, así lo asegura el Colegio de Profesionales en Orientación de Costa Rica (CPO).

Prueba de esto es que del 14 al 17 de abril, cuatro juzgados de nuestro país registraron 70 solicitudes de divorcios, según la información que confirmó el Poder Judicial.

“La crisis a la que nos enfrentamos ha generado cambios rutinarios importantes en la vida de los costarricenses. Cambios que, por su cantidad y rapidez, son generadores de desorganización y estrés.

Explica el Colegio de Orientadores del país que tantos días encerrados podría provocar muchos divorcios. Foto Jorge Castillo.
Explica el Colegio de Orientadores del país que tantos días encerrados podría provocar muchos divorcios. Foto Jorge Castillo.

“Es por eso que las familias y parejas se ven a menudo atrapadas en una escalada de conflictos que las llevan a la angustia y a la ruptura”, explicó Karen Álvarez, profesional en Orientación en el área familiar y vocera del CPO.

Sin preparación

“Realmente nadie estaba preparado o capacitado para hacerle frente a una situación tan complicada como la actual. Son muchos factores negativos en muy poco tiempo que, si no se saben afrontar, pueden acarrear una serie de problemas familiares que complicarán mucho más la situación, esto a raíz del papel fundamental que tiene la familia en y para la sociedad”, añadió Álvarez.

Estos cambios sociales generados por la pandemia están demandando a las familias y parejas ajustes sustanciales y rápidos en su composición y organización interna, provocando situaciones de conflicto y ruptura entre sus miembros.

Realidad diferente

Pese a que la cuarentena en su momento parecía ser una oportunidad para unificar más los núcleos familiares, la realidad mostró un panorama bastante alejado de la creencia original.

Muchas familias y parejas han tenido que enfrentar procesos bastante complicados, como el aislamiento forzado, reducción de jornadas de trabajo y suspensión de contratos, sumado a la atención de hijos y las demás responsabilidades del hogar.

La comunicación en fundamental para que el amor no termine en odio, en estos tiempos de encierro familiar. Foto Jorge Castillo.
La comunicación en fundamental para que el amor no termine en odio, en estos tiempos de encierro familiar. Foto Jorge Castillo.

En la ciudad de Xi’an en China, debido a la gran cantidad de conflictos familiares, las oficinas encargadas de la atención de los procesos de divorcio se vieron obligadas en los primeros meses del año a aplazar las citas hasta este mes de mayo ya que estas solicitudes agotaron el servicio de reserva durante los meses de marzo y abril.

Por esta razón, el Colegio de Profesionales en Orientación (CPO), con motivo de la Semana Nacional de la Familia, dio algunos bolados para sobrellevar esta emergencia:

  • Replantear cuáles son los valores familiares, qué es lo que los une y por qué es tan importante ese vínculo.
  • Establecer las necesidades a nivel personal y familiar.
  • Valorar la comunicación para darse a entender.
  • Priorice acciones que destaquen los lados fuertes de la familia, por ejemplo, las actividades que se disfrutan en común.
  • Es importante recordar que, así como en las familias está el problema, también está la solución.
  • Si cambiando no mejora la relación familiar, busque la ayuda de un profesional que los apoye a ver las cosas distinto.

“Estas recomendaciones podrán ser un gran aporte para las familias y parejas, de tal manera que puedan afrontar la crisis de una forma más tranquila, resaltando las fortalezas propias con las que como familia se cuenta ante algún tipo de conflicto”, concluyó Álvarez.

Hagan cosas que les guste a los dos para que no terminen en discusiones a cada rato. Foto Jorge Castillo.
Hagan cosas que les guste a los dos para que no terminen en discusiones a cada rato. Foto Jorge Castillo.

El Colegio de Profesionales en Orientación insta a que las familias y parejas tomen en consideración y apliquen estas recomendaciones para que la convivencia en el hogar no se vea afectada y, por eso, no se generen mayores problemas que repercutan el sentir y el estado de ánimo de otros familiares.

70 solicitudes de divorcio hubo en tres días en un solo juzgado tico