Redacción .2 abril

Los dos respiradores de prueba que fabricó la Universidad de Costa Rica (UCR) pasaron los exámenes clínicos que les hicieron por lo cual quedaron a días de poderse producir ambos en grandes cantidades para ayudar a los centros médicos del país en la guerra contra el coronavirus.

Ambos prototipos (del proyecto Respira UCR) fueron sometidos a exámenes con mucho éxito el pasado primero de abril con modelos robóticos y otros recursos de alta tecnología, en el Centro de Simulación en Salud de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Costa Rica (UCR).

El fin era comprobar que estos aparatos sean seguros, prácticos y que cumplan con su capacidad ventilatoria.

La UCR asegura que los resultados obtenidos fueron muy buenos porque se probó que “los dispositivos cumplen con los requerimientos mínimos de un ventilador asistido”, confirmó el doctor Ralph García, director de la Escuela de Física de la UCR y uno de los impulsores de la iniciativa.

La UCR está cerca de comenzar a producir respiradores efectivos y de bajo costo. Foto cortesía UCR.
La UCR está cerca de comenzar a producir respiradores efectivos y de bajo costo. Foto cortesía UCR.

Uno de los dispositivos es eléctrico y el otro neumático, es decir, que funciona con un motor de gas comprimido. La ventaja que presentan es que ambos pueden ser usados de forma no invasiva en los pacientes.

La prueba de simulación clínica se realizó en presencia de docentes de la Escuela de Enfermería y de un terapeuta respiratorio, para garantizar que todo el procedimiento saliera puras tejas.

Al respecto, el director del Centro de Simulación en Salud, doctor Jaime Caravaca, destacó que el papel de esta instancia es el de colaborar en el experimento para garantizar la seguridad de las personas, con herramientas de última tecnología que permiten certificar las mejores prácticas.

El objetivo era probar que todos los parámetros respiratorios fueran alcanzados con dichos dispositivos, de acuerdo con los estándares internacionales establecidos. Se probaron dos respiradores: uno ambulante tipo Ambú y el otro fijo para su uso intrahospitalario.

Este Centro de la Escuela de Enfermería de la UCR está acreditado por la Sociedad Americana del Corazón, que rige las normas referentes al soporte cardiaco y respiratorio de las personas.

A partir de esta prueba surgieron dos mejoras sugeridas por los expertos de la Escuela de Enfermería, las cuales tardarán unos cuantos días en ser incorporadas.

“Ya estamos próximos a la fabricación de los respiradores. La idea es que ambos dispositivos sean completamente seguros y que les podamos incorporar la mayor cantidad de mejoras posibles”, señaló García.

Los dos respiradores probados están puras tejas, con un par de mejoras ya quedarán listo. Foto cortesía UCR.
Los dos respiradores probados están puras tejas, con un par de mejoras ya quedarán listo. Foto cortesía UCR.

Hasta el momento, una gran cantidad de empresas han mostrado interés en la producción de los respiradores, dijo el físico. Para esto, el equipo interdisciplinario de la UCR espera contar pronto con el permiso de la Caja para poder continuar con el proceso.

En el proyecto Respira UCR participan investigadores de las áreas de física, ingeniería mecánica y artes plásticas de la UCR.

Ellos mejoraron un sistema de emergencia que automatiza un respirador manual tipo Ambú (especie de balón). Este respirador inicialmente se propuso para la atención primaria de quienes padecen la enfermedad producida por el nuevo coronavirus.

Los expertos vieron la necesidad de construir un respirador de bajo costo, liviano, autónomo y pequeño para facilitar su transporte, dada la escasez de este tipo de dispositivos en el mercado y ante el aumento de casos de personas diagnosticadas con Covid 19.