Bryan Castillo.Hace 5 días
En los cafetales trabajan muchos extranjeros. Foto: Albert Marín.
En los cafetales trabajan muchos extranjeros. Foto: Albert Marín.

Cerca de 73 mil personas extranjeras trabajan en el país recolectando cosechas de café, melón, caña de azúcar, entre otros.

De acuerdo con la Cámara Nacional de de Agricultura y Agroindustria de Costa Rica, todos se encuentran en condición ilegal.

Según la Cámara, esto pone en riesgo la producción agrícola, pues los migrantes no tienen voluntad de legalizar su estado, lo que los expone a ser deportados.

Otro factor que pone en riesgo las cosechas, es que casi todos los que realizan esta labor lo hacen solo unos cuantos días por no tener los papeles en regla, es decir, dejan el trabajo botado y al productor en ascuas, ya que este debe correr para llenar esa plaza con el fin de que su producto no se pierda.

Óscar Arias Moreira, vocero de esta Cámara, lamentó tener este tipo de problemas, pues para ellos es muy importante el trabajo que hacen estas personas, aunque sabe que es necesario una regulación.

“Es una situación compleja para el sector agropecuario porque por un lado dependemos de la mano de obra extranjera pero al mismo tiempo les cerramos las puertas. Parte de estos trabajadores viven en otros países y vienen a trabajar a las fincas tan solo por unas horas o días, se les paga por trabajo realizado”, detalló.

Además de exponerse a perder parte de la cosecha, los productores se arriesgan a pagar multas que van desde los ¢886 mil hasta los ¢5 millones por darle trabajo a personas con su estatus migratorio irregular.

Arias agregó que en el 2013 le hicieron una propuesta al Gobierno para que hiciera una excepción con estos trabajadores, pues los costarricenses se han especializado en otros campos por lo que hace falta mano de obra, ante esta petición, no han recibido respuesta.