Karen Fernández.17 agosto, 2020

En tiempos de pandemia, la platica escasea y si usted tiene una deuda con sus tarjetas de crédito y además está pagando el préstamo del carro o tiene un crédito en un almacén es un hecho que no le va a alcanzar el sueldo para pagar tantas cosas.

Saque cuentas de cuánto está pagando por sus deudas y opte por una refundición si está entrando en problemas financieros. Foto: Archivo.
Saque cuentas de cuánto está pagando por sus deudas y opte por una refundición si está entrando en problemas financieros. Foto: Archivo.

Si usted vive una situación así, lo más recomendable es que empiece a buscar cómo unificar sus deudas, para que la plata no se le vaya solo en pagos.

La salvada de unir las deudas (refundición) es que así la persona se dedicará a pagar una sola cuota y no varias.

El analista financiero Daniel Suchar y Ariel León, jefe de crédito y cobro de Coopemep, fueron contactados por La Teja para que le dieran algunos bolados a nuestros lectores con este tema.

Para conseguir el beneficio de refundir la deudas en un banco es importante que cuente con un buen récord crediticio, es decir, que usted sea buena paga.

–¿Qué es lo que se debe analizar para optar por una refundición de deuda?

Daniel: Lo primero que se debe evaluar son las condiciones que ofrecen, la tasa de interés y el periodo de pagos. Sabeer qué cuota tiene que pagar mensualmente es fundamental.

Por ejemplo, si usted tiene que pagar ¢50 mil en el carro, ¢75 mil por la tarjeta de crédito y ¢20 mil en el almacén de electrodomésticos debe destinar ¢145 mil en pagos, pero si las unifica y le queda una cuota de ¢100 mil se estaría ahorrando ¢45 mil cada mes.

–¿Cuándo es buen momento hacerlo?

Ariel: El mejor momento siempre es ahora, por lo que debe tomar la decisión rápido. Entre más tiempo pase, los intereses siguen creciendo. Hágalo en el banco donde tiene todas las deudas, de lo contrario busque la entidad que le dé mejores condiciones.

Los bancos también necesitan refundir deudas, así que ahora es un buen momento.

Cuando usted compromete entre el 40 y 50% de sus ingresos en préstamos es un buen momento para refundir, respirar tranquilo y estabilizar a tiempo sus obligaciones. Si es más de eso, con mayor razón debe hacerlo.

–¿Esta decisión se debe tomar individualmente o en pareja?

Daniel: La mejor manera siempre es buscando la paz familiar. Si usted ve que en su núcleo familiar le sale mejor juntar todos los ingresos y sacar el préstamo, esa va a ser la mejor opción. Hágalo en pro de mejorar las finanzas familiares. Darle mejor oxígeno a sus finanzas y usar la plata que le sobre en otra cosa.

Si ya no tiene plata para hacer frente a sus obligaciones debe unificar sus deudas cuanto antes. Foto: Shutterstock.
Si ya no tiene plata para hacer frente a sus obligaciones debe unificar sus deudas cuanto antes. Foto: Shutterstock.

–¿Es buena idea endeudarse en otra cosa después de hacer una refundición?

Daniel: La idea siempre de una refundición es que le sobre dinero para invertir en algo que necesite, no para gastarlo o endeudarse más, porque no tendría sentido.

Ariel: Cuando el objetivo de la unificación de deudas es buscar liquidez para sacar otro préstamo de consumo, no tiene sentido, porque se sobreendeudara.

Lo ideal es agarrar esa plata para hacer un ahorro y enfrentar cualquier imprevisto que se dé, especialmente ahora en tiempos de pandemia.

–¿Siempre es conveniente optar por la refundición de deudas?

Daniel: Siempre y cuando mejore la administración de los ingresos.

Ariel: Depende, normalmente esta tiene un plazo más largo y a mayor plazo, más interés va a terminar pagando la persona. Por eso, si se va a ahorrar una plata, agarrar una parte y amortizar al principal todos los meses es una buena opción.

Si ahorita usted está saliendo sin problema de los pagos de sus deudas, no es necesario que haga una refundición porque es empezar de cero y perder el camino recorrido con el pago hecho hasta ahora.

–¿Cuáles son los ejercicios que debe hacer la gente para saber cuál es la opción que más le sirve?

Daniel: Estas deudas son a largo plazo, si usted se da cuenta que está llegando a un punto que no puede pagar, aunque le queden solo dos años para salir de la deuda, solamente usted va a definir si la necesita o no, o di le urge o no esa unión de deudas. Usualmente se dan cuando a la deuda la falta mucho para ser cancelada y quizás pueda tomar la decisión para recalcular. Si está casi llegando al final no tiene sentido una refundición.

–¿Se debe enfocar solamente en la plata que le queda por pagar?

Daniel: Se debe analizar si le sirve o no hacer la refundición. Por ejemplo, sin tiene tres deudas que vencen en tres años, pero en la actualidad está frito con esa, pero ya no puede vivir, lo mejor es que haga una refundición a seis años y siga viviendo tranquilo.

–¿Lo más recomendable es usar el dinero que se ahorra con al refundición para abonar a la deuda?

Daniel: Sí, hacer una buchaquita. Lo que debe buscar es una alternativa para que le rinda la plata y pueda tener vida.

–¿La gente debe fijarse en la tasa de interés o solo en la cuota?

Daniel: Ambas se relacionan entre sí, ya que con un interés más bajo, la cuota también lo será. Entre más largo es el periodo, tendrá una cuota más barata. Por ejemplo si está pagando ¢200 mil ahora y le ofrecen una unión a diez años y debe pagar ¢100 mil, pero hay otra a seis años que el pago es de ¢120 mil, puede optar por la segunda para salir más rápido y se estaría ahorrando ¢80 mil al mes.