Yenci Aguilar Arroyo.14 noviembre, 2019
En Casa Curazao hay 8 apartamentos, ubicados en 4 pisos. Su fachada nos invita a transportarnos al Caribe. Jorge Castillo.
En Casa Curazao hay 8 apartamentos, ubicados en 4 pisos. Su fachada nos invita a transportarnos al Caribe. Jorge Castillo.

Este jueves, la Sele juega contra Curazao en el inicio de la Liga de Naciones de Concacaf y en pleno centro de San José nos encontramos un lugar que nos recuerda la arquitectura de ese país caribeño.

Se trata de Casa Curazao, un edificio de apartamentos en paseo Colón y que fue construido para embellecer la ciudad y que evoca la historia de la familia de su propietario, Jesús Marín.

La construcción del inmueble comenzó a finales del año pasado y su dueño escogió este tipo de fachada inspirado en un viaje que realizó junto a su esposa.

“Viajamos por algunas islas del Caribe, entre ellas Curazao, y me enamoré de este tipo de construcciones. Las fachadas tienen un estilo colonial holandés, que embellece la ciudad y deja de ser el típico edificio cajonero que se ve en muchos puntos de la capital”, comentó.

Don Jesús quiso darle un aire diferente al centro de San José y por eso Casa Curazao cuenta con un estilo colonial. Cortesía.
Don Jesús quiso darle un aire diferente al centro de San José y por eso Casa Curazao cuenta con un estilo colonial. Cortesía.
Una joya colonial

Casa Curazao es un edificio de 5 pisos, que alberga 8 apartamentos y se ubica 27 metros al sur del Palí de paseo Colón.

La construcción estuvo a cargo de la empresa BMS Arquitectos, quienes plasmaron la idea de don Jesús.

Por dentro son acogedores. Foto de Jorge Castillo
Por dentro son acogedores. Foto de Jorge Castillo

“Trabajar en este edificio fue muy bonito porque significó no solamente el rescate de la arquitectura clásica, sino que pudimos plasmar el espíritu de la familia de don Jesús. Básicamente, de la mano con don Jesús fuimos investigando el estilo colonial holandés, acoplándonos a las necesidades del propietario, para lograr hacer del edificio un lugar acogedor en la capital”, expresó el arquitecto Mauricio Mora.

El arquitecto destacó algunos elementos característicos del estilo colonial holandés, que se aprecia en la fachada de Casa Curazao.

“Una de sus principales características es el amarillo de su fachada, es un elemento imperdible de la arquitectura del país caribeño. Además, cuenta con amplias ventanas y hay ciertas formas que evocan a épocas antiguas, como algunos cuadros que están en la parte frontal y unos arcos que rodean la fachada”, dijo Mora.

Este es uno de los pedazos de periódico que encontraron los arquitectos cuando demolieron la casa en donde hoy está Casa Curazao. Cortesía.
Este es uno de los pedazos de periódico que encontraron los arquitectos cuando demolieron la casa en donde hoy está Casa Curazao. Cortesía.

Otro elemento que llama la atención de este inmueble es su ubicación. Según el arquitecto, el edificio se ubica en uno de los pocos barrios que quedan en el centro de San José y cerca de él tiene casas con unos 100 años de antigüedad.

Precisamente, donde hoy se ubica Casa Curazao hubo una casa que don Jesús compró hace 12 años y fue demolida para darle paso al edificio de apartamentos.

“Las paredes de esa casita se construyeron con bahareque (una mezcla de barro con caña brava) y en esa mezcla habían unos recortes de periódicos que logramos rescatar y entregarle a don Jesús. Estos recortes corresponden a periódicos de 1917 y es un bonito recuerdo de lo que fue el San José de antaño”, añadió.

El arquitecto está satisfecho con el trabajo que realizaron.

“La mayor satisfacción es devolverle a la ciudad el carácter residencial que tuvo por mucho tiempo, es darle a la gente un lugar donde pueda disfrutar de la ciudad con su crecimiento moderno, pero siendo parte de la historia”, indicó.

En la fachada del edificio de apartamentos se encuentra una pata de cerdo y un par de copas, que recuerdan los orígenes de la familia de don Jesús Marín. Jorge Castillo.
En la fachada del edificio de apartamentos se encuentra una pata de cerdo y un par de copas, que recuerdan los orígenes de la familia de don Jesús Marín. Jorge Castillo.
Evocando sus antepasados

La familia de don Jesús es originaria de Galicia, España. Migraron a Costa Rica hace 63 años con el objetivo de mejorar su calidad de vida.

Su padre, Valero Marín Garrido, fue un empresario que tuvo dos negocios: una fábrica de embutidos y un almacén de vinos.

Estos elementos y el escudo del apellido de su familia fueron plasmados en la fachada de Casa Curazao.

“La gente puede observar primero una pata de cerdo, debajo un par de copas y por último el escudo del apellido Marín. Esta es una forma de demostrar el origen de mi familia y que no se piense que nacimos millonarios, sino que mi papá tuvo que pulsearla para salir adelante”, manifestó.

Don Jesús llegó al país a los 9 años y es naturalizado costarricense. Es un médico pensionado al que siempre le ha gustado el tema de la construcción y por eso no lo pensó dos veces para invertir en este inmueble.

La altura de los apartamentos le dan mucha luz. Foto de Jorge Castillo
La altura de los apartamentos le dan mucha luz. Foto de Jorge Castillo
Para alquilar. Si desea mayor información sobre este edificio de apartamentos puede llamar al 8342-9913.

“Ya los apartamentos están listos y estamos esperando que algunas personas deseen alquilarlos. El alquiler de cada uno cuesta $750 (unos ¢450 mil), pero también se puede pagar en colones y así la gente se garantiza no pagar el IVA”, indicó.

Por dentro, estos apartamentos tienen una apariencia sencilla, pero cuentan con un elemento propio de la arquitectura de Curazao. Se trata de la altura, ya que cada uno mide entre 2,90 y 3,40 metros de alto.

“En el país, las casas y los apartamentos miden un poco menos, alrededor de 2,60 metros. Eso ayuda a que haya una mejor iluminación y una ventilación adecuada”, explicó el propietario.

Marín manifestó que estos apartamentos fueron diseñados para ser alquilados por parejas, personas que vivan solas, o parejas con un hijo o con una mascota pequeña.

“Cada apartamento mide 65 metros cuadrados y eso permite que sean más acogedores. Dentro del edificio hay espacio de parqueo (en el primer piso) para cada inquilino y se cuenta con un sistema de cámaras de seguridad por dentro y fuera y por eso, no hay rejas, porque queremos además que la gente viva en un espacio libre”, comentó.

La familia de don Jesús es originaria de Galicia, España. En la fachada de Casa Curazao se colocó el escudo del apellido Marín. Jorge Castillo.
La familia de don Jesús es originaria de Galicia, España. En la fachada de Casa Curazao se colocó el escudo del apellido Marín. Jorge Castillo.