Nacional

Cinthya Berrocal, esposa de Figueres: De cuna humilde, estudiosa y luchadora

Tiene nueve años de relación con José María Figueres, cuatro de ellos en matrimonio

El amor entre Cinthya Berrocal y José María Figueres Olsen no fue a primera vista, ella se enamoró de él al escucharlo hablar, pero no crea que fue que Chema le echó el cuento, lo escuchó hablando con su mamá y así la flechó.

Cinthya es la esposa, desde hace cuatro años de José María, candidato presidencial del partido Liberación Nacional y expresidente de la República.

Pero más allá de eso, es un mujer de origen humilde, que por consejo de su mamá supo que a través del estudio podía salir adelante.

Esta mujer de 45 años, es madre de Melissa Zúñiga, una joven de 23 años. Está casada por segunda vez y tiene muy presente de dónde viene, por eso desde que empezó a trabajar ha hecho su mayor esfuerzo para ayudar a otros jóvenes a forjarse un futuro promisorio.

Cinthya conversó con La Teja via Zoom, junto a su hermana Xinia, quien le lleva tan solo un año, en tono relajado, familiar, desde el comedor de su casa y con la nota que publicamos de la consentida de la casa, su perrita Laika, detrás de ella, según nos mostró.

Según nos compartió Cinthya, se encontraba en una reunión (en 2012) con el padre Jorge Eddy, en la casa cural de la basílica de Los Ángeles, cuando el sacerdote le dijo que ya casi tenía otra reunión con José María a la cual ella no quería quedarse, pero le insistió y se quedó.

Sin embargo, como el cura también estaba intentando convencerla de que fuera a conocer España en las vacaciones de un mes que estaba planeando para irse a Italia en marzo del 2012, pidió refuerzos a Chema, quien para entonces vivía en Madrid, y mientras estaban en esas, recibió una llamada de su madre doña Karen Olsen.

“Creo que fue gracias a esa llamada que me fijé en él. Lo oí cómo hablaba con su mamá con una ternura y cariño que me hicieron recordar la frase que dice que se fijen en como un hombre trata a su mamá porque así tratará a su esposa y me dije, ‘como que sí merece la pena echarle un ojito’ eso fue lo que me llamó la atención”, reveló Berrocal.

Al final, accedió a cambiar su viaje para pasar un día en Madrid antes de seguir su camino a Italia y compartió toda la tarde con el hijo de don Pepe Figueres bajo la sombra de un ciprés gigantesco del parque El Retiro, en España, conversando amenamente.

Al regreso de sus vacaciones volvió a hacer escala en España para despedirse de José María, con quien había mantenido comunicación durante ese mes y cuando el exmandatario regresó a Tiquicia, en abril de ese mismo año, comenzaron a vivir juntos.

Muy estudiosa

Cinthya es la cumiche de la familia Berrocal Quirós, conformada por siete hermanos y su madre doña Luzmilda Quirós, una guanacasteca campesina que sin estudios la pulseó en grande para sacar adelante a sus hijos como madre soltera.

Es una apasionada por los estudios por eso ha aprovechado el tiempo para sacar Educación como su primer carrera, luego se costeó la carrera de Relaciones Internacionales, la licenciatura en Comercio Internacional, la maestría en Gerencia y Negociaciones Internacionales. Además es graduada del INCAE en Alta Gerencia y actualmente está estudiando francés.

Su madre dejó Guanacaste con rumbo a la capital con sus tres hijos mayores Rafael Ángel, Elizabeth y Marvin, quienes son sordos, para darles oportunidad de estudiar en la escuela de Educación Especial Fernando Centeno Güell en Goicoechea.

Ya instalada en Chepe, en los alrededores del Centro Comercial del Sur, fueron naciendo sus otros cuatro hijos: Ana Lorena, Francisco, Xinia y Cinthya a quienes posteriormente crió en Los Guido y San Miguel de Desamparados, ahí vivió la protagonista de nuestra historia sus primeros años.

“Como éramos una familia de muy bajos recursos, no nos sobraban las cosas y recuerdo que para mi hermana Xinia y para mí como éramos las más pequeñas, encontrarnos un regalito de Navidad nos llenaba de ilusión y soñábamos con ello. Recuerdo una Navidad en la que nos regalaron unas muñecas dormilonas”, contó con nostalgia.

Agregó que muchos niños no tienen eso y la gente que nunca ha tenido carencias, no sabe lo que significa para un chiquito recibir una bola o una muñeca.

Doña Luzmilda nunca se arrugó ante el brete y la pulseó limpiando casas, como mesera, cocinera, vendía maquillaje, oro, y hasta se iba a Panamá a traer chocolates y latas de cocteles de frutas cuando no era fácil conseguirlos en Tiquicia para venderlos.

“Mami fue muy emprendedora siempre, aprendimos a verla que no había que cruzarse de brazos. Si había que hacer empanaditas para vender, las hacíamos. Todo para sacar a sus hijos adelante y mantenerlos estudiando para que se superaran, nunca nos mandó a trabajar y eso se lo agradecemos muchísimo”, dijo con orgullo Cinthya.

Esas vivencias de infancia son comunes en las conversaciones familiares, lo que ha despertado la sensibilidad de José María por las necesidades que viven las familias más pobres.

“Somos una familia muy unida y somos muchos, entonces cuando hacemos fiesta no tenemos que invitar a nadie porque con nosotros se llena la casa. Entre mi mamá, mis hermanos, sus parejas y sobrinos somos como 20″, confesó la esposa de Figueres desde abril del 2017.

Desde que comenzaron su relación, Figueres se ha incorporado a todas las reuniones familiares y le encantan.

“La primera visita que hizo José María a mi casa los conoció y le pidió la entrada a mi mamá, aunque ya estábamos muy viejos. Y desde ahí somos de reunirnos en las fiestas patrias, los cumpleaños, que como somos tantos es más de uno al mes, casi siempre donde mami”, recordó Cinthya.

Les abrió el mundo

Cinthya también recuerda con especial cariño las palabras de su madre cuando les insistía que debían estudiar porque cuando ellas fueran grandes ya las mujeres podrían ser presidentas, lo cual se concretó en el 2010 con el triunfo de doña Laura Chinchilla.

Para entonces ya Cinthya trabajaba en la campaña de la mandataria liberacionista, por lo que para premiar a su madre por ese ahínco y determinación con que las sacó adelante, la llevó al traspaso de poderes.

“Nos abrió el mundo ante nuestros ojos y cuando estábamos en el traspaso le pregunté las palabras que siempre nos había dicho, hasta que se me eriza la piel al recordarlo. Ese día nos vestimos elegantísimas, nos tocó hasta atrás, pero ahí estuvimos y fue muy bonito”, recordó emocionada.

Antes de eso, Berrocal trabajó en la Asamblea Legislativa durante la administración de Oscar Arias (2006-2010) como encargada de asuntos internacionales, desde ahí comenzó a participar en los programas sociales para ayudar a familias con escasez a solventarla.

“Siempre ayudé a organizar ferias de emprendedoras y de becas para estudiantes. Como coordinadora de la oficina de apoyo social de Casa Presidencial en el 2011 y hasta el 2014 pasamos de entregar 100 becas a dar 10 mil, porque la educación siempre fue mi herramienta para salir adelante”, explicó la ahora vecina de Curridabat.

También participó en campañas de detección de cáncer de mama enlas islas Venado, Caballo y Chira en Puntarenas. Y la donación de mantillas, camas y sillas de ruedas para adultos mayores o regalitos de Navidad para los niños más pobres.

Ilusión por llegada a Zapote

José María Figueres tiene grandes posibilidades de llegar nuevamente a la presidencia de la República, lo que convertiría a Cinthya en la primera dama.

“Me ilusiona muchísimo el puesto de primera dama porque imagínese todo lo que podría hacer por el país en materia social desde ese puesto. La gente siempre está dispuesta a ayudar”, confesó.

Eso sí, lo que le da horror es enfrentarse a las cámaras de los medios, pues pese a su preparación profesional y su tesón para el brete, dice que se enclocha ante los focos de los medios.

Y ya le tocó experimentar un momento de crítica por su apariencia el pasado 6 de junio durante la convención del PLN, pero se defendió explicando que el día había arrancado desde las 4 de mañana y terminó a la una de la madrugada y tan solo tuvo 20 minutos cuando regresaron a la casa, para alistarse y salir rumbo al Balcón Verde.

“Me puse algo cómodo porque el día había sido largo y no se prestaba para andar en tacones, pero pucha, las mujeres qué poco solidarias que somos y eso hay que cambiarlo. ¿Cómo es posible que salga Cristy Marín hablando de otra mujer que ni siquiera conoce ni se digna a preguntar el trabajo de uno, qué clase de persona es y de una vez se manda a la yugular en vez de apoyarnos”, respondió.

Defendió que se había puesto sombras y un poco de polvo compacto para maquillarse, lo que es suficiente para ella porque nunca la verán toda pintorreada.

También advirtió ser buena para la cocina por herencia de su madre y algo que le queda muy rico son los tamales, que ya sabemos que le encantan a Chema, quien ya hasta ha aprendido a hacerlos junto a su esposa y la hija de esta.

Le gusta andar en medias por la casa y compartir junto a Laika, la mascota del hogar.

Karen Fernández

Periodista con una licenciatura en Producción de Medios. Forma parte del equipo de Nuestro Tema y tengo experiencia en la cobertura de noticias de espectáculos, religiosos, salud, deportes y nacionales. Trabajo en Grupo Nacion desde el 2011.