Por: Redacción .  Hace 3 días

La agencia de viajes Destinos TV canceló el llamado "avión de los ticos", que debía partir este miércoles, a la 1 p.m., con 300 costarricenses a bordo, rumbo al Mundial de Rusia, por, supuestamente, no tener los permisos de tránsito aéreo, según informó José Cortés, propietario de la compañía.

En una conferencia de prensa la noche de este miércoles, Cortés confirmó que harán lo imposible para reubicar a los pasajeros en vuelos comerciales, con la idea de que puedan estar en Rusia para el partido de la Selección Nacional, el domingo, contra Serbia.

Cortés confirmó que harán lo imposible para reubicar a los pasajeros en vuelos comerciales. Foto Graciela Solís
Cortés confirmó que harán lo imposible para reubicar a los pasajeros en vuelos comerciales. Foto Graciela Solís

El "avión de los ticos" iba a ser un Airbus 330 que viajaría de Costa Rica a Islandia, donde haría una parada técnica de hora y media para recargar combustible y así continuar hacia Samara, ubicada al suroeste de Rusia, donde se dará el primer duelo de la Tricolor, el próximo domingo.

Alcalde Johnny Araya quedó varado.

Uno de los viajeros que queda a la espera de una solución es el alcalde de San José, Johnny Araya.

Él contó a La Nación a las 7:10 p. m. de este miércoles, que una hora antes recibió un mensaje de uno de los amigos con que va a Rusia en el cual le indican que Destinos TV informó de que el vuelo chárter fue cancelado y que serían reubicados en vuelos comerciales “en las próximas horas”.

A ese amigo, agregó, le contaron que la agencia de viajes habría sido víctima de una estafa con el avión que contrató inicialmente para el viaje. Por esa razón, optaron por otra nave pero no lograron obtener los permisos de tráfico áereo.

Destinos TV hacía publicidad de que quedaban los últimos espacios en el avión de los ticos. Foto tomada de Facebook
Destinos TV hacía publicidad de que quedaban los últimos espacios en el avión de los ticos. Foto tomada de Facebook

“Yo quiero ir al Mundial”, dijo Araya, quien planeó el viaje desde hace 10 meses y tuvo que correr para dejar todo listo para tomar vacaciones.

Hernán Meléndez estaba furioso, porque canceló la suma de ¢5.975.340 más $1.500 (¢855.000) por viajar en la nave.

“Vine para que me den resoluciones. Salíamos el miércoles a la 1 a.m. Nos convocan a una reunión y ahora nos dicen que el jueves a cualquier hora ellos van a tener el resultado de lo que están haciendo, para que nos digan a que hora vamos a salir. El problema es que el partido contra Serbia es el domingo. Me siento engañado por ahora porque no me dan razones de nada. Hasta he llamado varias veces. A uno les dicen otra cosa y a otros otra”, manifestó Meléndez.