Keyna Calderón.2 noviembre, 2019

Doña Catalina Cortés se levantó este sábado bien temprano para visitar a alguien muy especial.

Ella llegó a las 7 de la mañana al cementerio general de Cartago para visitar a su hijo, quien partió hace 38 años.

Ella, al igual que miles de ticos, acudieron a los camposantos acompañados de flores para conmemorar el Día de los Fieles Difuntos.

Cuando tenía solo 13 años, este joven falleció dejando un gran vacío en el corazón de doña Catalina.

La misa en el Cementerio General de Cartago estuvo a reventar. Foto: Keyna Calderón
La misa en el Cementerio General de Cartago estuvo a reventar. Foto: Keyna Calderón

“A pesar del tiempo lo visito cada año, para el cumpleaños y Semana Santa, porque le gustaba salir de soldado romano. Le llevo siempre flores y le lavo la fosa.

“Me parece que según el apego y el sentimiento de cada persona, uno sigue llegando fielmente a visitar a sus seres amados. Yo sé que él está en el cielo, pero siempre llego a rezarle y hablar con él”, aseguró la brumosa.

Oraciones

En dicho cementerio celebraron una misa a las 10 a.m. la cual fue presidida por el obispo de la Diócesis de Cartago, monseñor Mario Quirós Quirós. Mucha gente se hizo presente para elevar sus oraciones, y muchos también llevaron baldes e implementos para aprovechar y darle un manita de limpieza a las fosas.

Los familiares limpiaron tumbas y elevaron oraciones a sus seres queridos. Foto Keyna Calderón
Los familiares limpiaron tumbas y elevaron oraciones a sus seres queridos. Foto Keyna Calderón

Según publica la página católica ACI Prensa, la conmemoración a los fieles difuntos, también llamada Día de los Muertos o Día de los Difuntos, se realiza el 2 de noviembre complementando el Día de Todos los Santos (celebrado el 1 de noviembre), cuyo objetivo es orar por aquellos fieles que han acabado su vida terrenal y, especialmente, por aquellos que se encuentran aún en estado de purificación en el purgatorio.