Shirley Sandí.Hace 4 días
Este fue el reportaje que sacó The Guardian.
Este fue el reportaje que sacó The Guardian.

Una investigación producida por dawning.org y publicada en el diario británico The Guardian reveló crudos testimonios de exiliados nicaragüenses que viven en Costa Rica.

Según la publicación, se entrevistó a 50 exiliados que viven en San José, a la espera que caiga el régimen de Daniel Ortega, pues si regresan a su país serían arrestados, torturados o asesinados. Algunos de ellos están en la lista de los más buscados por Ortega y el reportaje asegura que la capital tica está llena de agentes de inteligencia nicaragüenses.

Uno de los testimonios es el de un oficial de policía de 35 años que habló bajo anonimato. Asegura que la vicepresidenta Rosario Murillo emitió una orden ofreciéndoles cinco mil dólares por asesinato durante las protestas.

“Pero me negué a participar en esta masacre”, dijo el oficial, quien fue capturado y llevado a la cárcel El Chipote , en Managua, en abril del 2018.

“Todos estaban desnudos y llorando”, comentó. Agregó que durante 16 días fue violado y mutilado y sufrió descargas eléctricas en los genitales. Le arrancaron tres uñas de los pies, se le dislocó la mandíbula y le sacaron dos dientes.

"Nos llevaron a mí y a otros cuatro, nos arrojaron a la laguna de Tiscapa y nos dispararon. No sé de dónde obtuve la fuerza, pero empecé a correr", comentó.

50 exiliados entrevistó Dawning por cuatro meses para este reportaje

Luego fue encontrado por unos estudiantes, se recuperó y él y su esposa cruzaron la frontera. Ahora está recibiendo tratamiento sicológico.

"San José está infestado de inteligencia nicaragüense. No quiero vivir con miedo, pero no puedo dormir por la noche", aseguró.

Interrumpiendo democracia

Otro de los testimonios es el de Nemesio, quien fue responsable de la coordinación nacional de las barricadas de los agricultores.

"Muchos agricultores han sido asesinados en los últimos seis años. Lo que ocurrió en abril de 2018 no es nuevo para nosotros, el régimen de Ortega siempre ha querido silenciarnos, ha vendido nuestra tierra a chinos", indicó.

En julio, con su ciudad bajo un fuerte ataque, Nemesio huyó. Asegura que ese día murieron muchos de sus colegas.

“Este no es un exilio seguro para mí. Sé que están tratando de matarme. En cierto modo, estamos interrumpiendo la democracia de Costa Rica porque Nicaragua nos está enviando paramilitares. Parte del conflicto nicaragüense ya está aquí”, aseguró Nemesio.

“No soy libre todavía, los exiliados nicaragüenses viven como prisioneros en Costa Rica. Estamos atrapados en un sistema de persecución constante. Temo por mi vida en la calle”, indicó por su parte una mujer llamada Vilma.

En la nota habla el viceministro de Gobernación tico, Víctor Barrantes, quien aseguró que el Gobierno no tiene pruebas concretas que sugieran que los grupos paramilitares o de contrainteligencia nicaragüense están operando en el país; sin embargo, dijo que están investigando ya que recibieron quejas.

“No descartamos que hayan ingresado personas con la intención de hacerlo. Las quejas que hemos recibido son de personas que sospechan que ingresó gente al país para investigarlos y darles seguimiento y amedrentarlos, y estas se pusieron en conocimiento de las autoridades, pero aún no hay resultados certeros.

"Alguna persona víctima de un delito, aunque sea extranjera, está protegida por nuestras leyes y recibirá la protección y auxilio de nuestras autoridades”, indicó Barrantes ante una consulta de La Teja.