Yenci Aguilar Arroyo.8 octubre, 2019
Aunque por las noches el bebito da guerra, la diputada no se cambia por nadie y disfruta a más no poder esta nueva etapa de su vida. Cortesía.
Aunque por las noches el bebito da guerra, la diputada no se cambia por nadie y disfruta a más no poder esta nueva etapa de su vida. Cortesía.

Lautaro Matías llegó a iluminar la vida de la diputada liberacionista Franggi Nicolás y del jugador de La U Universitarios Kevin Sancho.

El bebito vino al mundo por parto natural en el hospital Monseñor Sanabria, en Puntarenas, el 19 de setiembre a las 3:17 de la tarde. Llegó al mundo con un buen tamaño, pese a que nació a los 7 meses de gestación. Midió 51 centímetros y pesó 3,475 gramos.

“El hospital Monseñor Sanabria es formidable, me siento orgullosa de que en este país tengamos un hospital con servicios de maternidad tan buenos, en el momento del parto se puso en práctica un protocolo de parto humanizado, para que no fuera víctima de agresión o de un irrespeto”, Franggi Nicolás, diputada.

La Teja conversó con la legisladora, quien aseguró que en estos primeros días les ha costado dormir, pues el pequeñito se desvela mucho por las noches. Sin embargo, no se cambia por nada del mundo en su nueva etapa de su vida y agradeció al personal del centro médico porteño por la atención recibida durante su labor de parto.

“Me siento muy bien y durante el parto me sentí tan fortalecida y tan carga porque pude traer a mi bebé al mundo de forma natural. Me siento contenta, completa, bendecida por Dios y bastante chineada por mi familia”, expresó.

Lautaro llegó al mundo el 19 de setiembre, a las 3: 17 de la tarde. Midió 51 centímetros y pesó 3,475 gramos. Cortesía.
Lautaro llegó al mundo el 19 de setiembre, a las 3: 17 de la tarde. Midió 51 centímetros y pesó 3,475 gramos. Cortesía.
“Todo ha sido un reto”

- Doña Franggi ¿cómo se sintió en los días previos al parto?

Más que nerviosa, estábamos ansiosos, pero todo lo puse en manos de Dios y le pedí que nos acompañara en el proceso. Tenía ansiedad por recibir a bebé y el último mes fue un poco complicado porque los doctores me diagnosticaron que tenía amenazas de parto prematuro.

- ¿Qué fue lo más difícil a la hora de parir?

Fue un reto para conmigo misma, dar a luz es un proceso difícil y después de vivirlo me convencí de la fortaleza que tenemos las mujeres para sobrellevar la labor de parto.

Cuando tuve a mi bebé en brazos empecé a experimentar un sentimiento inexplicable, un amor que no tiene barreras y escucharlo llorar fue un alivio total.

Kevin siempre estuvo conmigo, había días en los que pensaba si no se iba desmayar, pero me sorprendió, me dio todo el acompañamiento y hasta ayudó a las enfermeras a terminar de limpiar al bebé y ponerlo corrongo.

- ¿Por qué decidió dar a luz en el hospital de Puntarenas?

Yo quise que bebé naciera en Puntarenas porque reviste un simbolismo especial para mí. Quería que fuera porteño, con cédula 6, mi corazón está muy ligado a Puntarenas. Kevin por muchos años vivió en Puntarenas, porque jugó en el Puntarenas FC y por eso hicimos el esfuerzo para coordinar y tener a bebé allá.

- ¿Cómo escogieron el nombre?

Era una decisión muy importante y no quería dejarla a la ligera.

Lautaro significa la luz que ilumina el camino de la vida y así es bebé, viene a iluminar cualquier espacio del hogar, a darnos fortaleza para emprender cualquier camino con él. Buscamos un nombre que fuera vigoroso y que no fuera muy común. En Sudamérica se usa mucho.

Y Matías es un nombre mas común y por eso no queríamos que fuera el primero.

- ¿Cómo ha sido la experiencia de ser mamá?

El ser mamá te abre los ojos en muchas cosas. Es un motor extra de energía que me impulsa y me da razones para luchar, para ser una mejor persona, para ser una mejor mujer, consciente de los retos para heredarle a mi hijo un mejor país.

- ¿Cómo se la juegan con el cuido del bebé y las tareas de la casa?

La primera semana estuve en Puntarenas y ahorita estamos en nuestra casa. Queremos que bebé reciba atención médica en el Monseñor Sanabria.

En la primera semana me ayudaron mis papás, mis tías y hasta mi abuela. La familia es un pilar importante y nos transmitieron esa experiencia que es tan importante en los primeros días.

Kevin y Franggi se reparten las tareas del hogar y el cuido de Lautaro. Cortesía.
Kevin y Franggi se reparten las tareas del hogar y el cuido de Lautaro. Cortesía.

- ¿Lautaro duerme en su cuna o duerme con sus papás?

Le compramos una cuna y la acondicionamos, pero no hemos querido apartarnos de él, de momento duerme con nosotros y cuando esté más grande haremos la transición.

- ¿Toma leche materna o le dan fórmula?

Me la estoy jugando con la leche materna y he procurado que así sea todo el tiempo posible. Creo en el poder de la leche materna.

- ¿Cómo se porta el pequeñito?

De día es un ángel, es el bebé más bien portado del mundo, en las noches es un pequeño terremoto, se despierta mucho, es un proceso de adaptación y nos han dicho que lo más duro son en las primeras semanas. Si se portara en las noches como lo hace por las mañana mis ojeras no me llegarían a los cachetes.

- ¿Están usando pañales desechables?

Reconozco que nos estamos alternando con pañales desechables y pañales de tela.

- Sé que el bebé está muy pequeño, pero ¿ya se le parece a alguien?

Los bebés van cambiando mucho conforme crecen, pero si uno lo ve ahorita y ve una foto mía, concluye que es igualitico a la mamá, es una fotocopia mía; sin embargo, Kevin no pierde la fe de que se parezca a él.

- ¿Le da miedo realizar alguna tarea?

Me atemorizan las noches, cuando bebé duerme, nosotros estamos alertas. Uno no logra conciliar el sueño como se debe, uno siempre está muy pendiente de si hace algún sonido. Me da miedo que se asfixie, mientras esté tan pequeño me da mucho temor.

- ¿Extenderá su licencia de maternidad o volverá a sus labores apenas se le venza el plazo?

Pese a la licencia no he abandonado mi oficina. A finales de diciembre o inicios de enero me estaría reincorporando, estamos viendo si bebé me puede acompañar en mi despacho, para no descuidar ni el tema de la maternidad ni mi desarrollo profesional. Dios me ayudará para hacer ambas cosas, tengo una responsabilidad muy clara con el país y pretendo llevarla de la mejor manera.