Por: Eduardo Vega.   6 abril

"Nicaragua es una bomba de tiempo de coronavirus para toda Centroámerica y sobre todo para Costa Rica que para donde agarra la mayoría de mis compatriotas”, asegura el doctor nicaragüense Miguel López Baldizón, experto en salud pública.

López no puede comprender cómo el gobierno del dictador Daniel Ortega no agarra el toro por los cuernos con el tema del coronavirus, incluso, le parece hasta increíble que ni siquiera le hagan caso a las disposiciones mínimas de salud pública que dicta la Organización Mundial de la Salud, por eso sin pelos en la lengua habla de un “holocausto sanitario de coronavirus”.

“El coronavirus está en Nicaragua y está golpeando muy duro, lo que sucede es que las autoridades no dan datos reales, hablan solo de seis contagiados por coronavirus. Ahora resulta que, de un pronto a otro, en pleno marzo que es verano, se ha disparado la neumonía con 66 muertos y 22 mil infectados. ¡Qué curioso! En época de coronavirus muere gente en Nicaragua, pero reportados por neumonía.

La gente en las calles hace lo que puede, usan mascarillas pero les cuesta el distanciamiento social. Foto cortesía del periódico La Prensa de Nicaragua.

“A toda esa gente nadie les hizo una prueba de coronavirus, entonces son reportados como fallecidos por neumonía, nadie sabe si en realidad fue por coronavirus. Bueno, sí sabemos, solo el Gobierno se desentiende”, aseguró López Baldizón.

Explica el exjerca de Salud nicaragüense que el pueblo es el que solito, motivado por lo que ve en redes sociales, comenzó el aislamiento social, pero no porque el Gobierno diga nada, es por miedo a la muerte que lo hacen y lamentablemente no son todos.

Silencio

A la periodista especializada en salud del periódico La Prensa de Nicaragua, Lidia López, le deja demasiadas dudas el gran aumento de casos de neumonía y los poquitos casos de coronavirus reportados; sin embargo, para poder realizar su trabajo le es imposible ubicar datos reales.

“El Gobierno es quien maneja la poca información a la que accedemos los medios de comunicación. La verdad no se encuentra ni la vamos a encontrar. Es un hecho que el coronavirus lo están tapando con neumonías y así nos lo confirman especialistas infectólogos, pero sin datos oficiales reales es muy difícil hablar con claridad.

El gobierno nicaragüense promueve las reuniones masivas, hace pocos días hizo una marcha que llamaron "Amor en tiempos de coronvirus". Foto AFP.

"La prensa no tiene acceso alguno a los hospitales, los doctores no hablan porque les da miedo que los despidan, pero es obvio que las salas de emergencia están desbordadas de gente”, explicó la comunicadora.

Para la periodista el real problema no está en el silencio absoluto del Gobierno ante el coronavirus, es que no están atendiendo como se debe la pandemia y eso, ya advertido por expertos, podría significar muchos muertos y contagiados en pocos días.

“La empresa privada ha tomado decisiones individuales como cerrar temprano, la gente también ha decidido, algunos, usar mascarillas y quedarse en sus casas, han decido comprar jabón de manos y productos para la higiene, pero es algo que nace del pueblo, no del Gobierno, acá en Nicaragua el coronavirus no se está combatiendo cómo se debe, ese es el verdadero peligro”, explicó la comunicadora.

Preocupación

La forma en que las autoridades nicaragüenses están abordando el tema del coronavirus también preocupa y mucho a las autoridades de Salud de Costa Rica. El director de Vigilancia de la Salud, Rodrigo Marín, está convencido que los números oficiales no son los reales.

La empresa privada se esfuerza por cumplir disposiciones sanitarias sin ayuda de nadie, en la foto, una empleada de supermercado usa mascarilla por orden de su empresa y no del Gobierno. Foto AFP.

Con respecto a Nicaragua, Marín dijo, que es un tema que se está valorando y en Cancillería se han hecho algunas reuniones.

“Es claro que las cifras no están acordes con lo que a nivel mundial se observa”, reconoció.

Nadie sabe dónde está Ortega

En Nicaragua, mientras tanto, siguen buscando al presidente Daniel Ortega, el periódico La Prensa cuestiona por qué si gana 3.700 dólares al mes (unos dos millones y cien mil colones aproximadamente), no da la cara ni actúa para el pueblo que le paga el salario con impuestos.

Incluso, La Prensa conversó con el exdiputado nicaragüense, Eliseo Núñez, quien está convencido que desaparecer 25 días y desatender el coronavirus es un “plan macabro”, de Ortega para que haya caos sanitario y así quienes quieren que deje el poder tengan que negociar bajo las reglas del dictador.

“Ortega mira esta crisis como una oportunidad para seguir en el poder a toda costa. Todo está calculado, incluso, para que si por alguna razón los opositores se contagian entren a los hospitales y no salgan vivos”, asegura muy convencido el exdiputado Núñez, para quien incluso la crisis sanitaria provocaría que la comunidad internacional suelte amarras a las sanciones y así la dictadura se oxigenaría.