Abogado de traductora asegura que firmaron contrato de confidencialidad

Por: Shirley Sandí 25 octubre, 2019

La empresa Tigo y la traductora Eugenia Cartín llegaron a un acuerdo luego de la polémica por un audio donde ella llama al servicio al cliente de dicha cablera y se queja de forma acalorada.

Eugenia Cartín Barrios y su abogado Rodolfo Alvarado. Foto Alonso Tenorio

Ese audio de 15 minutos se filtró y se hizo viral en redes sociales y la señora, de 75 años, asegura que le afectó de manera emocional y económica, por lo que demandó a Tigo hace dos años.

El abogado Rodolfo Alvarado, representante de la señora, confirmó que el acuerdo entre ambas partes se firmó hace tres días, por lo que con esto se le pone fin al proceso legal que habían interpuesto.

“Doña Eugenia y yo estamos muy complacidos por haber llegado a un acuerdo de carácter extrajudicial dentro del proceso de demanda”, aseguró Alvarado, quien indicó que sobre los términos de dicho acuerdo no puede ahondar porque “se obligó a firmar una cláusula de confidencialidad que no permite a ninguna de las partes revelar detalles”, dijo Alvarado.

El representante legal no habló sobre el monto económico definido, solo dijo que "al llegar a un acuerdo por voluntad propia de la parte demandada se obtuvo un beneficio".

En un inicio de la demanda, la señora pedía $500 mil (¢290 millones).

Meses después, un perito determinó durante la investigación que el audio no fue grabado por ella.

"Doña Eugenia está muy contenta, porque de alguna forma reivindica el tema de que ella es una persona profesional, seria, responsable, que no es ninguna charlatana ni un payaso, y se siente confortada por esta negociación", indicó el abogado.

La Teja solicitó la versión de la empresa Tigo y les consultamos si quedaban satisfechos con la resolución, qué lección le quedaba a la empresa, si sufrieron una afectación económica y si ocurrió algún tipo de sanción, despido o acción laboral a algún funcionario a raíz de este caso.

"Tigo Costa Rica es muy respetuoso de la ley y de la privacidad de los clientes y de las personas en general, por esta razón no divulgamos detalles sobre el caso.

“En Tigo Costa Rica, el cliente siempre está en el centro de todo lo que hacemos. Protegemos el derecho a la privacidad de nuestros clientes y resguardamos sus datos personales y somos rigurosos en su cumplimiento, acorde a todas las leyes y regulaciones aplicables. Nuestro enfoque siempre ha sido y continuará siendo brindar una excelente experiencia para nuestros clientes", respondió la empresa mediante un correo electrónico.

En espera

Doña Eugenia también demandó a Repretel por utilizar su nombre para un personaje de las fiestas de fin de año.

El caso lo ganó doña Eugenia en primera instancia y se condenó al canal al pago de una indemnización por ¢70 millones, pero el caso está en casación.

Doña Eugenia continúa trabajando como traductora, pues no tiene pensión.