Karen Fernández.19 agosto

Cuando uno llega a una choza ajena y pide el baño prestado es muy común que se pregunte: ‘¿echo el papel higiénico en el inodoro o en el basurero?’.

Resulta que la activista y escritora Abril Gordienko escribió en su blog personal varias reflexiones sobre el tema, a raíz de un anuncio de radio del AyA que le pide a los ticos no botar el papel en el servicio.

Pese a que ella y la exministra de Salud, María Luisa Ávila dicen que lo mejor es tirar el papel en el “trono” por salud pública, dos expertos en temas sanitarios y un tercero, del AyA, las contradicen contundentemente.

¿Por qué sí?
¿Cómo desecho correctamente el papel higiénico usado? Foto: Shutterstock
¿Cómo desecho correctamente el papel higiénico usado? Foto: Shutterstock

“En Costa Rica y otros países del mundo en vías de desarrollo existe la costumbre de botar el papel higiénico usado en un basurero porque se cree que el papel taquea las cañerías o que no es biodegradable y contamina las aguas”, dice Gordienko.

Agrega que el papel higiénico está fabricado para deshacerse en poco tiempo en tanques sépticos, plantas de tratamiento o en las cloacas municipales, la contaminación que produciría no es mayor que la de la materia que lo acompaña y se degrada mucho más rápido que esta.

“Cuando se bota el papel sucio en un basurero, existe el riesgo de que todos los miembros de la familia, o en una escuela, hospital, restaurante u oficina, queden expuestos a los gérmenes de los desechos corporales. Algunas bacterias que se pueden alojar en el papel pueden producir infecciones estomacales e intestinales. Y ni qué decir de la contaminación por olores desagradables”, añade la escritora.

María Luisa Ávila, avala la postura de Gordienko diciendo que la materia fecal contiene toxinas que se pegan a las partículas del aire y al respirarlas, inflaman el tracto respiratorio, complicando el asma, la conjuntivitis y la tos, en la familia o los alumnos de una escuela. Además, atrae a las moscas, que al entrar en contacto con alimentos y utensilios incrementan la transmisión de microbios.

Terminantemente prohibido
Rótulos como este en el Mercado Central, es común encontrarlos en los locales comerciales. Foto: Cortesía
Rótulos como este en el Mercado Central, es común encontrarlos en los locales comerciales. Foto: Cortesía

El director de recolección de aguas negras del AyA, Manuel López, contradice lo dicho por Gordienko y Ávila.

“Como operador del sistema de alcantarillado sanitario, hemos comprobado que los efectos del papel higiénico son muy perjudiciales si se botan en el servicio porque taponean las tuberías de la casa. Es como un colesterol en las venas y se empiezan a rebalsar en las calles”, explicó López.

Para contrarrestar la contaminación en la casa, el funcionario del AyA recomienda tener un basurero con tapa y usar bolsa, para disminuir los olores y las moscas.

Sin embargo, él no es el único que le hace la cruz al papel higiénico en la taza.

“No es recomendable en ningún caso porque se contamina más el ambiente. Nosotros que abrimos tanques todos los días nos encontramos la pasta de papel con excremento y comida que se forma en los desagües”, explicó Andrés Bermúdez, propietario de ABH Servicios Sanitarios.

Según él, ni se preocupe por darle un mantenimiento previo al tanque séptico, porque no funciona, o sea, si usted los llama para que se lo limpien, y sigue echando el papel en el inodoro, siempre se le va a taquear.

“Además se necesita más agua para la descarga y se desperdicia este preciado líquido”, agregó don Andrés.

Si en su casa hay tanque séptico, ni se le ocurra hacerlo, y si hay red de aguas negras, quizás sea más factible, pero Bermúdez igual insiste en que mejor lo tire en el basurero.

Otro bolado que nos dijo es que no importa cuántos años tenga el servicio porque el sifón siempre es el mismo. Lo que realmente importa es el sistema de tuberías y la potencia de la descarga.

En caso de que en su comunidad haya problemas de escasez de agua, ni lo sueñe, porque descarga muy lento y va a ser un dolor que se vaya el papel, entre otras cosas...

60 por ciento de personas en Latinoamérica echan el papel higiénico en el basurero
Otro no

Michael Ordóñez, propietario de empresa de destaqueos Maorsa coincide con su colega y el AyA.

“El problema de los ticos es que solo observamos lo que está a la vista y no nos preocupamos por saber si la presión del agua es buena, si tiene red de cloacas o cableado eléctrico de buena calidad, que es lo más importante”, explicó Ordóñez.

Pero, ¿cómo sé si mi baño está conectado a la red?. Busque la caja de registro (tiene una tapa en la acera) o levante todas las tapas de desagüe que tenga y fíjese, si el agua corre como hacia la calle, es porque va para la red, pero si el agua está como estancada, es porque tiene tanque séptico.

Otro aspecto a tener en cuenta es que no todo papel higiénico se desintegra como lo prometen las compañías.

“La mayoría de las marcas dicen que el papel es biodegradable, pero no lo son, si usted agarra un rollo de papel higiénico y lo mete dentro de una bolsa plástica y lo llena de agua se hace una masa, pero no se desintegra”, explicó el dueño de Maorsa.

“Si el papel en Costa Rica fuera biodegradable, se desintegraría en la tubería, pero no todos tienen esa característica”, Manuel López, director de recolección de aguas negras AyA