Karen Fernández.8 enero

Marco Vinicio Boza, médico intensivista del hospital Calderón Guardia, fue vacunado este jueves contra el covid-19.

El médico intensivista se vacunó este jueves 7 de enero contra el covid-19. Foto: Cortesía CCSS
El médico intensivista se vacunó este jueves 7 de enero contra el covid-19. Foto: Cortesía CCSS

Él es uno de los profesionales que atiende a los pacientes que están en cuidados intensivos por el virus, por lo que fue uno de los seleccionados por la Caja Costarricense de Seguro Social para ser vacunado en el primer grupo.

La Teja conversó con el médico sobre su experiencia y esto fue lo que nos dijo.

“Me fue superbién, ya salí de eso y ahora esperando la segunda dosis (el 29 de enero) para tener tranquilidad”, dijo el jovial médico.

Boza es uno de los doctores que se dio a conocer con toda esta pandemia por su forma tan clara de explicar las cosas.

“Yo creo en la vacuna, y desde mi perspectiva científica como médico de cuidados intensivos, es segura. Me la he puesto con la certeza de que lo es”, agregó Boza con casi 34 años de trabajar en la institución.

-¿Dura mucho la aplicación?

No, la enfermera me recibe, me saluda, me preguntó si estaba con calentura, tos o cualquier síntoma respiratorio. También si he tenido vacunaciones recientes en los últimos catorce días, si he tenido reacciones alérgicas a otras vacunas en el pasado, lo cual fue negativo en cada respuesta.

Me explicó que me preguntaba eso porque por seguridad era importante que no me vacunara si estaba enfermo o recién vacunado. En el caso de las mujeres les preguntan si están embarazadas o en periodo de lactancia para evitar vacunarlas por ahora, hasta tener más evidencia en los efectos en esa población.

El carnet de vacunas no se le puede olvidar cuando llegue por la segunda dosis. Foto: Cortesía CCSS
El carnet de vacunas no se le puede olvidar cuando llegue por la segunda dosis. Foto: Cortesía CCSS

-¿Dónde se pone la vacuna?

Es en el músculo del hombro, luego de limpiar el área. Sentí solo el pinchazo como cuando lo muerde una hormiga a uno.

-¿Le dieron alguna recomendación luego de vacunarse?

Que no me tocara, ni me rascara el área. Dentro de un rato se puede quitar el algodón y seguir su rutina normal. También me dijo que si me daba picazón, calentura o malestar me fuera de inmediato a que me atendiera para registrar la reacción que está teniendo en la base de datos y asegurarse que fue realmente por la vacuna y no por algo que comiera o un bicho que me picara y darme tratamiento de inmediato. Cuando vuelva a ponerme la segunda dosis debo llevar el carnet que me dieron.

-¿Por qué no se debe tocar?

Para no infectarlo, porque las uñas guardan bacterias y hongos que se pueden sembrar en la herida al rascarse.

-¿La vacuna puede producir derrames faciales?

No, no interfiere contra nada y protege solo contra el covid-19. Saliendo de donde se la pusieron, le puede dar un derrame porque ese día le tocaba. Lo puede atropellar un carro o lo pueden asaltar, es decir, son coincidencias que no tienen nada que ver con la vacuna. Incluso a alguien con problemas del corazón le podría dar un infarto por el susto que tenía a la aplicación como tal, pero no es culpa de la vacuna.

-¿Qué le hace la vacuna al virus?

Crea anticuerpos contra el virus e interfiere con la creación de los palitos que salen del cuerpo de este. Esos son los que se pegan a las células del cuerpo humano y le permiten meterse dentro de esta para crear un virus nuevo. Así no puede entrar al organismo, ni replicarlo.

La vacuna no inyecta virus, sino información genética y no tiene porque producir enfermedad, ni nada parecido al covid.

-Entonces, ¿qué puede producir la vacuna?

Un poco de dolor, de leve a moderado, de corta duración en el brazo inyectado. A dos de cada cien en el mundo les da dolor de cabeza, que muchas vacunas tienen el mismo efecto. Casi cuatro de cada cien en el mundo reportan cansancio. Picazón en el sitio de inyección en otros. A una en un millón le puede dar manifestaciones neurológicas, digestivas o mareos, que son muy raras.

-¿Puede producir alergia?

En Estados Unidos descubrieron que las reacciones alérgicas se deben a una sustancia que contiene la vacuna (polietileno glicol, un tipo de alcohol) que es lo que se conoce como el vehículo (las sustancias que protegen a la vacuna). Reacciones muy severas solo en una en un millón de personas, las que son alérgicas a picaduras de hormigas o avispas.

-¿Una persona alérgica al extremo entonces no podría vacunarse?

Sí se debe vacunar, pero debe informarlo para que los médicos tomen la decisión de si debe tomarse un antialérgico antes de hacerlo, o si le piden que se quede sentada 15 minutos para ver si va a reaccionar mal, porque estas son inmediatas, pero rara vez se producen. No se va a ir para la casa y al otro día amanecer todo rojo, eso es falso.

-¿Por qué se logró sacar tan rápido la vacuna?

Porque desde el 2003, cuando salió el virus del SARS1, se tenía el código genético del virus que pertenece a la familia del coronavirus y ya se estaba trabajando en su vacuna, pero se erradicó en menos de un año. Todos los laboratorios que habían estado investigando sobre SARS y MERS y los prototipos de vacuna que estaban trabajando los desempolvan, los adaptan a SARS-CoV2 y por eso existen al menos 200 en proceso de investigación y 150 ya están en las fases 2 y 3 para ser aprobadas para uso de emergencia.

“Más del cincuenta por ciento de los ticos son alérgicos a algo, polvo, polen, olores fuertes, maquillaje, comidas, etc”, Marco Boza, médico intensivista.
Se puso al día. El doctor Boza tenía rezagado su esquema de vacunación y hace tres meses comenzó a ponerse al día con las vacunas contra neumococo, varicela, influenza, tétano, hepatitis B y la de sarampión/rubeola y paperas.
Roberto Rojas, de la policía municipal de San José se vacunó al igual que al personal del Monseñor Sanabria en Puntarenas. Foto: Cortesía Policía Municipal
Roberto Rojas, de la policía municipal de San José se vacunó al igual que al personal del Monseñor Sanabria en Puntarenas. Foto: Cortesía Policía Municipal