Redacción .14 noviembre, 2020

Los hospitales nacionales estuvieron a un pelito de colapsar en octubre por el aumento de casos de covid-19 y en la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) tienen claro que esto no se dio en gran parte gracias a la atención primera en los Ebáis.

La detección temprana del virus en los Ebáis permitió disminuir la curva de contagios. Foto: Rafael Pacheco
La detección temprana del virus en los Ebáis permitió disminuir la curva de contagios. Foto: Rafael Pacheco

Así lo aseguraron las autoridades de esa institución al anunciar que abrirán 15 Ebáis más antes de que finalice el año para así reforzar la atención ante una posible segunda ola del virus, tal y como está ocurriendo en países europeos que han tenido que hacer confinamientos totales para contenerla.

Según explicaron, cuando se detectó el crecimiento de casos de coronavirus en junio, los Equipos Básicos de Atención Integral en Salud (Ebáis) de todo Tiquicia se pusieron la chema e intensificaron el seguimiento de los positivos.

Eso sirvió como un “muro de contención” para que la enfermedad no siguiera avanzando al ritmo que traía e impidió que se llegara al pronóstico que se tenía para inicios de octubre, cuando se temía el colapso de los hospitales por falta de camas y unidades de cuidados intensivos.

Los nuevos
Los nuevos Ebáis reforzarán las áreas de salud de: Aserrí, Coronado, Tibás-Uruca-Merced, Alajuelita, Cartago, Bagaces y Liberia.
Trabajo en equipo

“A partir de julio, la Caja intensificó la identificación de casos y contactos, y de los grupos más vulnerables a la enfermedad más severa. Esto desaceleró la curva de casos, y se usaron menos camas hospitalarias para la atención de estos enfermos”, confirmó Mario Ruiz, gerente médico de la Caja.

Desde marzo, cuando se declaró la emergencia nacional por la pandemia, la institución comenzó a elevar la capacidad en sus hospitales, que pasó de 24 camas iniciales dedicadas a estos enfermos, hasta alcanzar la capacidad máxima de 359 en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y 859 para casos moderados.

“La población se puso la camiseta, el sistema de salud también, todos trabajamos articulados. ¿Qué viene? La segunda ola, donde tenemos que reforzar esto más, evitar desfallecer para superarla como superamos la primera”, agregó Ruiz, quien dijo que en otros países esa segunda ola es hasta tres veces más intensa que la primera.

El papel protagónico que han tenido los Ebáis en estas tareas de promoción y prevención, es lo que llevó a la Junta Directiva de la Caja a solicitar una propuesta para reforzarlos.

“Hemos planteado iniciar con 15 Ebáis nuevos este año, serán en un segundo turno, usando la misma infraestructura existente, en zonas claves con densidad de población muy alta. Aquí sería con personal contratado, que además es más barato, dando una atención integral para que así logremos rastrear a los pacientes”, explicó el gerente.

Los resultados

Actualmente, hay 1.064 Ebáis en los 82 cantones del país.

“Estamos viendo el efecto de este esfuerzo que hicimos en julio en la atención primaria, cuando vimos que estaban creciendo los casos y hospitalizados. Se hizo una estrategia de rediseño de la atención primaria”, resumió Eduardo Cambronero Hernández, director de Redes Integradas de Prestación de Servicios de Salud de la CCSS.

Las unidades de cuidados intensivos y hospitales no colapsaron en octubre gracias a la atención primaria. Foto: Carlos González
Las unidades de cuidados intensivos y hospitales no colapsaron en octubre gracias a la atención primaria. Foto: Carlos González

El presidente ejecutivo de la Caja, Román Macaya, destacó que en todos estos meses de pandemia la institución ha guiado sus acciones en tres ejes: el diagnóstico y seguimiento de casos, el seguimiento de los contactos y, a la vez, tratando de mantener la continuidad de los servicios habituales.

Piropeados

La estrategia ejecutada por el país fue hasta piropeada por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) este miércoles, que alabó la atención primaria, la cual en nuestro país es dada por los Ebáis.

Jarbas Barbosa, subdirector de la OPS, reiteró a los países la necesidad de ser rigurosos en el rastreo de contactos para así tener un mejor control y evitar la propagación.

"Argentina, Costa Rica y Jamaica son algunos de los países que lo hacen bien. Otro aspecto importante es tener a los servicios de salud primaria como base de la respuesta ante la pandemia. Por ejemplo, Cuba y Costa Rica se aseguraron que hubiera atención para los pacientes de covid-19”, manifestó Barbosa.

Barbosa aclaró que no se trata de una competencia, pero sí es bueno destacar que están haciendo un buen manejo y así sirven de ejemplo para otros.

Macaya reiteró el interés en continuar con la estrategia de fortalecer ese primer nivel de atención, al tiempo que se garantiza la provisión de los servicios para atender los casos que no sean covid.