Franklin Arroyo.23 enero, 2019

Ana Carolina Valenciano estaba feliz de la vida el domingo 20 de enero observando el eclipse total de luna como cientos de costarricenses.

Sin embargo, cuando el astro comenzó a teñirse de rojo, a eso de las once de la noche, ocurrió algo que desconcertó a toda la familia Esquivel Valenciano y toda la urbanización La Victoria.

Un amigo de la familia le tomó varias fotos a ella, vacilando por el lindo momento y en una de las imágenes salió algo extraño que no estaba presente en ese lugar.

En la imagen se ve como una cara detrás de donde está doña Ana Carolina sentada en una mecedora y también se ve un niño pasando en el extremo izquierdo de la fotografía. Justo arriba de ella y al lado del niño es donde se aprecia el supuesto fantasma.

Doña Ana Carolina asegura que no había nadie detrás de la mecedora al momento de la foto y que no hay una explicación lógica de que allí apareció.

La familia quedó un poco ‘choqueada’ por el fenómeno y la foto se la enseñaron a varios vecinos que comentaron muchas teorías.

“Cuando los vecinos nos dijeron que podía ser un duende o un demonio nos asustamos un poco. Nunca nos imaginamos que eso podía pasar eso”, comentó Ana Carolina.

En la imagen se observa la extraña cara detrás de doña Ana Carolina, que está sentada en la mecedora. Foto: Ana Carolina Valenciano.
En la imagen se observa la extraña cara detrás de doña Ana Carolina, que está sentada en la mecedora. Foto: Ana Carolina Valenciano.

“Un amigo que se llama Milo tomó varias fotos y apenas la vio dijo, ¿qué es ese demonio? Y nos pusimos a ver las fotos y vimos que algo había salido”, comentó la señora.

Dijo que el chiquito que se ve en la foto tiene ocho años y que su hijo, de nueve, estaba durmiendo pero cuando le enseñaron la foto al otro día dijo que eso era un demonio. “Los niños tienen la mente pura, ellos no mienten”, explicó la mujer.

Dijo que ella ha tenido otras experiencias con fenómenos similares y cree tener el don de mirar espectros. “Cuando mi abuelo tenía como ocho días de haberse ido yo lo vi caminando en frente de mi, en forma de sombra”, dijo.

Esta foto fue tomada unos segundos después y no se observa nada cercano a doña Ana Carolina, ni al niño. Foto: Ana Carolina Valenciano.
Esta foto fue tomada unos segundos después y no se observa nada cercano a doña Ana Carolina, ni al niño. Foto: Ana Carolina Valenciano.

También recordó que cuando era niña vio una figura similar que se le apareció. “Siento que es muy parecido, solo que el que vi yo tenía el pelo largo y este es calvo”, explicó.

Ella cree que es un fantasma o un demonio. Explicó que estaban trabajando en un parqueo al frente de la casa donde viven y que en las cercanías, hace como ocho años, murió un vecino de forma trágica. “Creo que tal vez pueda ser esa persona, que murió antes de tiempo y que está vagando y viene convertido de esa manera”, dijo.

Ella cree que el eclipse pudo tener alguna relación con la aparición de este fenómeno.

Energías

La experta en este tipo de temas, Vanessa Alvarado, quien posee clarividencia, dijo que cuando ocurren eclipses puede ocurrir eventos raros.

“Podríamos decir que, desde el punto de vista astrológico, los eclipses puede representar cierres de ciclos y toda la expectativa que había en el ambiente con la luna y la gente viendo al cielo provoca algo que nosotros conocemos como grégoras, que es al energía que se crea alrededor de una situación o de un evento”, dijo.

A esas entidades, según Alvarado, les gusta manifestarse y necesitan esa energía. “Les gusta acercarse a los seres humanos y eso puede explicar la imagen”.

Desde un punto de vista más científico, dijo que es una lástima que la foto sea de mala calidad y esté desenfocada, pero aclaró que al pasarla por filtros se hace interesante. “No se ve que haya divisiones en el pixeleo sino que parece que esa imagen estuviera en el aire. Si hubiera habido una persona vestida de negro el pixelaje se ve un poco más oscuro”, dijo.

Ana Carolina Valenciano cree tener algún don con este tipo de fenómenos. Foto: Ana Carolina Valenciano.
Ana Carolina Valenciano cree tener algún don con este tipo de fenómenos. Foto: Ana Carolina Valenciano.
“Las grégoras crean un campo energético que va a intervenir con las acciones futuras de los lugares o personas, por ejempolo, un cementerio tiene grégoras de dolor y tristeza”, Vanessa Alvarado, investigadora paranormal.
Vanessa Alvarado, investigadora paranormal.
Vanessa Alvarado, investigadora paranormal.