Eduardo Vega.6 noviembre, 2017

Pasar de los sesenta años no significa que debe decirle adiós a la mayoría de comidas, o que le va a caer mal casi todo lo que se come. Olvídese de eso. Un adulto mayor debe comer muy bien y balanceado para poder mantener una buena salud y disminuir los riesgos de enfermedades crónicas.

Así lo confirmó ayer la doctora Isabel Barrientos, en la novena y última charla de la Escuela de Oro del 2017, organizada por el Hospital Nacional de Geriatría y Gerontología Blanco Cervantes.

Explica el doctor Fernando Morales Martínez, director de ese hospital, que la Escuela de Oro cumple 15 años de realizarse. Para este año comenzó en febrero y la de este lunes 6 de noviembre fue la última.

Arnoldo Quirós y Doris Alfaro, aseguran que están con toda la pata porque cuidan muy bien su alimentación. Eduardo Vega Arguijo.
Arnoldo Quirós y Doris Alfaro, aseguran que están con toda la pata porque cuidan muy bien su alimentación. Eduardo Vega Arguijo.

La gran pregunta de la charla fue ¿por qué es importante la buena alimentación durante el envejecimiento?

Poco a poco la doctora Barrientos fue dándole respuesta a esa pregunta a los asistentes, quienes comprendieron, por ejemplo, que un diabético no puede tomar aguadulce todas las noches o que si un abuelito tiene problemas de presión alta, no puede estarle echando puños de sal a la comida.

“Cada caso es particular, los adultos mayores pueden desarrollar enfermedades por herencia o por mala alimentación, no se puede generalizar; sin embargo, sí podemos hablar de tabúes.

"Ser adulto mayor no significa que se tiene que dejar de comer casi todo. Se puede comer de todo, pero en pocas cantidades, claro, si se tiene una enfermedad, hay que atender las recomendaciones médicas especiales.

Cuando la doctora habla de comer de todo, explica que no dejen de lado el arroz, los frijoles, los huevos, el pedacito de carne (la doc no recomienda el cerdo), el pedacito de pollo, pescado, frutas, lácteos, verduras y semillas, pero nada en exceso, porque algunos abuelos se alegran de que, por ejemplo, comen muchas semillas al día, pero recuerde que en exceso nada es bueno.

Cinco comidas al día

“En general, un adulto mayor debe tener una régimen alimenticio que incluya cinco comidas al día. Eso no significa que va a desayunar un montón de gallo pinto con dos huevos, pan y natilla, almorzar otra vez un montón de arroz y frijoles, y cenar otro montón de comida. Significa que puede desayunar pinto todos los días, pero una tacita, con un huevo, incluso que se coma un huevo diario, pero que no lo cocine con mantequilla”, explicó la doctora.

En la charla estuvieron presentes don Arnoldo Quirós y doña Doris Alfaro, una pareja que tienen 83 y 82 años, respectivamente. Ellos viven solitos y están felices de sentirse bien pochotones.

“Como dijo la doctora, comemos de todo pero con moderación. Eso sí, nuestra alimentación tiene muchas frutas, ensaladas y vegetales. Comemos poca carne, pero sí la comemos, también nos limitamos con los huevos”, explicó don Arnoldo.

La doctora Isabel Barrientos Calvo, realizó la última charla del año de la Escuela de Oro del Hospital Nacional de Geriatría y Gerontología. Eduardo Vega Arguijo
La doctora Isabel Barrientos Calvo, realizó la última charla del año de la Escuela de Oro del Hospital Nacional de Geriatría y Gerontología. Eduardo Vega Arguijo

Hubo gran preocupación entre los adultos mayores presentes por la pérdida de masa muscular, ahí fue cuando la doctora Barrientos les habló de también hacer ejercicios, porque una buena alimentación debe ir de la mano del deporte, al menos tienen que caminar una media hora al día.

¡Alertas para la familia del abuelito! Explicó la doctora Isabel Barrientos que los familiares de un adulto mayor deben encender sus alertas cuando el abuelito pierda peso a pesar de estar comiendo normalmente. Eso debe revisarse de inmediato, así como las pérdidas de apetito repentinas, al igual que si de un pronto a otro comienza a tener problemas estomacales.

Una recomendación de la doc fue no comer nada frito, incluso para hacer un huevo usar una pizca de aceite porque todo aceite, por más caro o bueno que sea, si se echa en el sartén para freír, pierde todas sus propiedades.

Costa Rica tiene aproximadamente, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), 389.840 adultos mayores con más de 65 años. De los cuales 28.458 padecen enfermedades graves del sistema digestivo.

La doctora Barrientos recomendó a los familiares de un adulto mayor, estar siempre vigilantes de lo que comen y citó un ejemplo, un muchacho necesita menos proteína que el papá, por eso es importante que la familia vigile que coma de todo y en porciones importantes.