Bella Flor Calderón.16 febrero, 2018

En el pasado quedarán los frescos cargados de azúcar y poco saludables que hasta el año pasado se servían en los comedores de las escuelas y colegios que administra el Ministerio de Educación Pública (MEP).

En su lugar se le dará agua pura o con trocitos de frutas a los niños que asistan a las lecciones en los centros educativos. El cambio es parte del programa que busca reducir la cantidad de chiquitos con obesidad y diabetes.

"Queremos que los niños aprendan a consumir agua y se hidraten bien, por error le damos a los niños refrescos muy azucarados o procesados que tienen bastante contenido de azúcar" explicó, María Palma, nutricionista de la dirección de programas de equidad del MEP.

Las nuevas recetas buscarán bajar el consumo de harinas y azúcares en los niños. Foto Adrián Soto.
Las nuevas recetas buscarán bajar el consumo de harinas y azúcares en los niños. Foto Adrián Soto.

A pesar de las quejas de algunos padres de familia, los encargados del MEP aseguran que el agua que se les sirve es la misma que se usaba en las bebidas que se servían, lo que se está eliminando es la carga excesiva de azúcar, que es lo que no es saludable.

La calidad del agua en el país está garantizada, Darner Mora el director del Laboratorio Nacional de Aguas, explicó que desde un punto de vista químico el agua es un excelente alimento, porque contiene minerales que serán de gran beneficio para los niños. "En ella (el agua) se encuentra hierro, calcio, sodio y potasio que son fundamentales para la nutrición", detalló.

El 95,9% de los centros educativos del país tiene acceso a agua potable. Foto EFE/Yahya Arhab
El 95,9% de los centros educativos del país tiene acceso a agua potable. Foto EFE/Yahya Arhab

Mora destacó que muchas escuelas son parte del programa Bandera Azul Ecológica y que casi el 95,5% de los centros educativos tienen agua potable.

"El agua es el único alimento que se consume toda la vida y es un componente fundamental de nuestra nutrición" agregó el direc Mora.

Menús y horarios de comida también cambian

El MEP también cambiará los horarios y menús que se le dan a los estudiantes.

Horario Tiempo de comida
6:30 a.m. a 7 a.m. Desayuno
8:30 a.m a 10 a.m. Complemento de la mañana
11 a.m. a 1 p.m. Almuerzo
2 p.m. a 3 p.m. Complemento de la tarde
6 p.m. a 7 p.m. Cena

Según la ministra de Educación, Sonia Marta Mora, se espera que para finales del mes de marzo todas las escuelas aclaren las dudas de los tatas, incluyan la nueva lista de alimentos y les indiquen la fecha con la que arrancarán con los nuevos menús saludables.

La ministra reconoció que debido a mensajes que circulan en redes sociales y whatsApp muchos padres piensan que se va a dejar de dar comida a los niños, cuando lo que se busca es ordenar los tiempos de comida para ser más eficientes y reducir el sobrepeso que afecta a 34 de cada 100 pequeños.

De esta forma, los comedores trabajarán con cinco tiempos de comida: desayuno, complemento de la mañana, almuerzo, complemento de la tarde y cena, estos últimos para colegios nocturnos.

Ejemplo de menú propuesto por el MEP para los centros educativos. Foto: MEP
Ejemplo de menú propuesto por el MEP para los centros educativos. Foto: MEP

La jerarca también aseguró que tomarán en cuenta la situación de vulnerabilidad de los estudiantes de las escuelas y que los tiempos de comida se ajustarán al esquema de clases de cada centro educativo, para ser más eficientes a la hora de distribuir este beneficio.

También trabajarán para que las porciones que se sirvan sean adecuadas a la edad de los niños para evitar el desperdicio.

Sonia Marta aseguró que el rumor de que se va a negar la comida a los estudiantes si no están dentro del horario que les corresponde es falso y que está coordinado con los directores para que avisen si en algunos casos es necesario dar más tiempos de comida a los estudiantes con problemas de nutrición.

"Tenemos un presupuesto asignado para los casos en los que se deba alimentar a estudiantes que cuando lleguen a sus casas no tienen qué comer", explicó doña Sonia.