Nacional

El Banco Mundial castigó a Rodrigo Chaves por acoso sexual en el 2019

Dos subalternas lo denunciaron cuando el candidato presidencial trabajaba para el Banco Mundial

El Banco Mundial (BM) sancionó en el 2019 al exministro de Hacienda y hoy candidato presidencial del Partido Progreso Social Democrático, Rodrigo Chaves, por “insinuaciones sexuales” y por un “patrón de comportamiento inapropiado no deseado” entre los años 2008 y 2013, cuando trabajó para esa organización.

Esta información fue publicada por La Nación este lunes, poco después de las 3:30 de la tarde.

Del castigo informaron a Chaves el 28 de octubre del 2019. Inmediatamente renunció a su cargo de director del BM país en Indonesia y, solo dos días después, el presidente Carlos Alvarado lo presentó como ministro de Hacienda.

Dos trabajadoras del BM, subalternas de Chaves, lo denunciaron por comportarse de manera inapropiada con ellas desde que empezaron a trabajar para la organización, una en el 2009 y la otra en el 2011, cuando tenían 22 y 24 años, respectivamente.

Ambas denunciaron que Chaves les hacía preguntas sobre su vida sentimental, las invitaba a salir y las observaba de forma sugestiva.

Una dijo que Chaves intentó besarla en varias ocasiones, además de que le propuso llevarla a un hotel.

“Los archivos del Departamento de Ética y Conducta Empresarial (EBC) muestran que usted repetidamente realizó invitaciones sociales inadecuadas, les preguntó a sus colegas sobre sus relaciones personales y comentó sobre su apariencia física.

“La investigación además demuestra que usted realizó avances e insinuaciones sexuales molestas, así como que dirigió miradas lascivas hacia las denunciantes. En suma, la investigación de la EBC indica que, desde el 2008 hasta el 2013, usted incurrió en un patrón de conductas inadecuadas de naturaleza sexual”, explica el documento final de la investigación que hizo el Departamento de Ética y Conducta Empresarial del BM.

En la investigación del Banco, el actual candidato presidencial negó ser culpable, pidió disculpas por si su comportamiento había sido mal interpretado y, cuando se le cuestionó por querer besar a sus subalternas, dijo que los besos en la mejilla eran propios de su cultura.

El Banco Mundial reconoció que, aunque las conductas de Chaves inicialmente se explicaron solo como “conducta inadecuada”, en la práctica, es acoso sexual.

El Banco Mundial ordenó trasladar a Chaves a un puesto de menor poder, sin posibilidad de ser ascendido ni de recibir aumentos salariales por un periodo de tres años luego una investigación interna.

La reacción

El candidato Rodrigo Chaves envió a los medios un comunicado en el que da su versión de los hechos.

“Este es uno de los tantos ataques y mentiras que buscan desacreditar a quienes, de forma honesta y valiente, buscamos sacar a Costa Rica del atolladero. De mí han dicho desde que soy masón, caballo de Troya del PAC, entre otros, solo por mencionar los más suaves”.

“Ninguna de las mujeres alegó tocamientos de ningún tipo, contacto físico forzado, propuestas indecorosas, comentarios vulgares o soeces, ni propuestas de favores sexuales.

“Sus alegatos son de naturaleza muy diferente e incluyen ejemplos como que ‘Rodrigo Chaves la invito a tomar café o a almorzar varias veces -siempre a lugares públicos”.

“Otra alegó que él ‘comentaba sobre su forma de vestir’. Dos de ellas mencionaron ‘que les preguntaba sobre su vida familiar, que no les gustaba su mirada y que Rodrigo pasaba a saludar por sus cubículos y oficinas’”.

Sobre la investigación

El documento enviado agrega: “La instancia investigativa del Banco Mundial concluyó que no hubo acoso sexual por parte de Rodrigo Chaves pero que, desde el punto de vista de los investigadores, tuvo un compartimiento impropio para un alto ejecutivo del Banco Mundial”.

“Las dos instancias administrativas del Banco Mundial que estudiaron el caso ratificaron que no hubo acoso sexual sin embargo impusieron una sanción por comportamiento inapropiado, que no es acoso sexual.

“Rodrigo Chaves pudo haber apelado esta decisión administrativa ante un tribunal del Banco pero decidió no hacerlo, pues ya estaba camino a Costa Rica.

“Puedo decir que nunca he tocado indebidamente, insultado o incomodado de forma intencional a ninguna mujer. Tengo mi consciencia muy tranquila. Cualquiera puede ser denunciado por mala fe y no por eso se arruina la honra de alguien, si no se prueba lo que se afirma”.

En el documento, Chaves afirma que salió del Banco Mundial para venir a cuidar a su mamá enferma y para ser ministro de Hacienda, que podría volver a trabajar en el BM en cualquier momento.