Eduardo Vega.5 septiembre

Además de la atención de la pandemia por covid-19 el equipo de vigilancia epidemiológica de la Caja alerta al país ante el aumento de casos de dengue y llama a las familias a entrar a un estado de alerta máxima contra el mosquito y la destrucción de criaderos en las casas.

“Igual que tomamos medidas en la calle por el riesgo de la covid-19 debemos tomar medidas firmes e inmediatas en la casa por el dengue” dice la doctora Catalina Ramírez, miembro del equipo de vigilancia epidemiológica de la Caja.

La estadística al 22 de agosto reporta la amarga cifra de 9.008 casos por dengue en todo el país, lo que representa un incremento de un 114% en comparación con el mismo periodo del año anterior y 518% en comparación con el 2018.

La municipalidad de Tibas fumigó la León XIII por la cantidad de contagios de Covid 19 y de dengue. Foto Alonso Tenorio
La municipalidad de Tibas fumigó la León XIII por la cantidad de contagios de Covid 19 y de dengue. Foto Alonso Tenorio

El número de casos actuales por cada 100.000 habitantes es de 168, lo cual representa la segunda marca más alta en los últimos cinco años, pues en el año 2016 se presentó una incidencia de 341 casos por cada 100.000 habitantes.

Costas en la mira

El dengue está haciendo loco mientras nos cuidamos del covid-19, se nos está metiendo por la cocina porque estamos concentrados en vigilar la puerta de la sala.

La región de salud Huetar Atlántica (Limón) representa la mayor tasa de contagiados con 863 casos; en segundo lugar, la Pacífico Central (Puntarenas) con 91.

El grupo de edad más afectado comprende entre las edades entre 10 y 39 años con una tasa de 54 casos por cada 100.000 habitantes aproximadamente.

No se descuide, elimine los criaderos en su casa. Foto: Albert Marín.
No se descuide, elimine los criaderos en su casa. Foto: Albert Marín.

Además, se reportaron 27 casos confirmados de dengue grave (es lo que antes llamábamos dengue hemorrágico). La infección causas síntomas gripales y en ocasiones evoluciona hasta convertirse en un cuadro potencialmente mortal.

Aumentar vigilancia

Xiomara Badilla, jefa de Vigilancia epidemiológica, asegura que la clave en la lucha está en que las familias sepan que cada depósito de agua limpia en el patio de la casa puede convertirse en un criadero de mosquitos transmisores de la enfermedad.

Recordemos que la fiebre del dengue es transmitida por el mosquito Aedes aegypti. El virus se transmite a los seres humanos por la picadura de mosquitos hembra infectadas. Tras un periodo de incubación del virus que dura entre 4 y 10 días, un mosquito infectado puede transmitir el agente patógeno durante toda la vida.

Las canoas es de los criaderos favoritos del mosquito.
Las canoas es de los criaderos favoritos del mosquito.

Las personas infectadas sintomáticas y asintomáticas son los portadores y multiplicadores principales del virus, y los mosquitos se infectan al picarlas. Tras la aparición de los primeros síntomas, las personas infectadas con el virus pueden transmitir la infección (durante 4 o 5 días; 12 días como máximo) a los mosquitos Aedes.

La Organización Mundial de la Salud señala que se debe sospechar que una persona padece dengue cuando una fiebre elevada (40 °C) se acompaña de dolor de cabeza muy intenso, dolor detrás de los globos oculares, dolores musculares y articulares, náuseas, vómitos, agrandamiento de ganglios linfáticos o salpullido.

El cuidado máximo debe ser durante el día porque los mosquitos pican de día. Hay que enfocarse en la eliminación de criaderos porque los mosquitos no se sienten: no se escuchan cuando vuelan ni duele cuando pican.

El dengue grave es una complicación potencialmente mortal porque presenta acumulación de líquidos, dificultad respiratoria, hemorragias graves o falla de algunos órganos.

“Hay que cubrir, vaciar y limpiar cada semana los recipientes donde se almacena agua para uso doméstico”, Xiomara Badilla, doctora de la Caja.

Los signos que advierten de esta complicación se presentan entre 3 y 7 días después de los primeros síntomas y se acompañan de un descenso de la temperatura corporal (menos de 38 °C) y son los siguientes: dolor abdominal intenso, vómitos persistentes, respiración acelerada, hemorragias en las encías, fatiga, inquietud y presencia de sangre en el vómito.

En ese cuadro las siguientes 24 a 48 horas de la etapa crítica pueden ser letales; hay que brindar atención médica para evitar otras complicaciones y disminuir el riesgo de muerte.