Eduardo Vega.30 octubre, 2020

El técnico forestal Luis Sheik, mejor conocido como “El doctor de los árboles”, con mucho dolor tuvo que despedirse este viernes en el parque España de San José, de uno de sus “hijos”, un laurel de la India que se enfermó profundamente.

Desde las 6 de la mañana acompañamos al doctor para que le diera el último adiós al laurel, el cual incluso fue parte de los casi 200 árboles que él curó hace cinco años, en un proyecto que incluyó voluntarios de Florida Bebidas y que tuvo el apoyo de la muni de San José y Agua Cristal.

El doc volvía a ver al árbol con un gran desconsuelo, pero entendía que no había nada que hacer. Foto Eduardo Vega Arguijo.
El doc volvía a ver al árbol con un gran desconsuelo, pero entendía que no había nada que hacer. Foto Eduardo Vega Arguijo.

“No hay nada qué hacer, está muy enfermo, ya no hay marcha atrás para lo que tiene, se está pudriendo muy rápido y se convierte en un gran peligro porque si se cae de un momento a otro y hay personas abajo puede causar un gran daño.

"Se llenó de matapalo y eso le seca todas las hojas, además una mano de tigre (enredadera) lo asfixió.”, explicó con dolor el doc.

Solo un árbol

Durante el jueves 29 de octubre circuló en redes sociales un cuento de camino: que la muni de Chepe iba a cortar todos los árboles del parque España (es el parque que queda frente al edificio del INS) y eso activó a los vecinos de los barrios Otoya, Amón y hasta los Escalante y barrio Dent, quienes se organizaron para impedir la corta.

Sin embargo, nosotros pudimos comprobar que todo fue un mal chisme, que la Muni sí llegó con sus máquinas cortadoras de árboles, pero solo tenían una víctima, el laurel de la India, por el cual ya no se podía hacer nada.

Además del Doctor de los árboles y La Teja, también llegó doña Beatriz Fernández, representante del grupo Corredor Biológico del río Torres, quien fue alertada de una gran corta de árboles, así como el síndico propietario del distrito El Carmen, Tomás Bertsch.

Don Minor Meléndez, supervisor de la cuadrilla de poda y corta de la muni de San José, incluso nos mostró el permiso sellado por el Ministerio de Ambiente y Energía, que autorizaba la corta total de ese laurel de la India.

Orines lo pudrieron

"Después de un gran estudio se comprobó que ya no se podía hacer nada por ese árbol y como por aquí pasa mucha gente y ambulancias que van para el hospital Calderón Guardia, el peligro era demasiado, por eso se tomó la dura decisión. Es dura porque nunca buscamos cortar árboles, hacemos todo lo posible por salvarlos.

A eso de las siete y media de la mañana la muni de San José se fajó duro a cortar el Laurel de la India podrido. Foto Eduardo Vega Arguijo.
A eso de las siete y media de la mañana la muni de San José se fajó duro a cortar el Laurel de la India podrido. Foto Eduardo Vega Arguijo.

“Uno de los grandes problemas de este árbol es que los indigentes lo usaban para orinar y eso le provocó un hongo que, unido a otras complicaciones, lo enfermó totalmente”, explicó el trabajador municipal.

Sin embargo, no todo fue dolor para el Doctor de los árboles, le pegaron el alegrón del día cuando la misma muni le confirmó que en el espacio que deja el “hijo” talado, van a sembrar un par de cedros amargos, un corteza amarilla y un roble de sabana.

"Es importante que a los árboles de San José se les esté dando constante mantenimiento. Hace cinco años de la mano de Florida Bebidas lo hicimos, creo que es tiempo de repetirlo, veo que hay varios aquí (en el parque España) con grandes problemas.

“Muchos árboles tienen garra de tigre y eso es fatal, este tipo de enredadera ahorca los árboles y los va pudriendo poco a poco. También noté otros con huecos muy grandes y por ahí se les mete el agua y así comienzan a podrirse. Todos están a tiempo de rescatarse, pero hay que actuar rápido”, fue el diagnóstico del doc.

“La municipalidad hizo bien, ese Laurel de la India ya más bien era un peligro”, Luis Sheik, el Doctor de los árboles.

Como ejemplo, el Doctor de los árboles mencionó un cedro del parque Morazán que tiene entre sus ramas altas un higuerón naciéndole.

“Eso no puede ser, hay que liberar a ese cedro de ese otro árbol que no tiene por qué nacer ahí”, aseguró.