Eduardo Vega.6 mayo

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, le tiró a Costa Rica en la cadena nacional que hizo este martes y en tuit para informar sobre el estado del coronavirus en su país por eso, nuestro ministro de Salud, Daniel Salas, en la conferencia de prensa diaria, este miércoles, le dio un “curso intensivo” de ciencias al mandatario salvadoreño.

El ministro Salas no se refirió a lo dicho por Bukele (quien criticó que Tiquicia bajó la cantidad de pruebas diarias), lo que hizo fue dar una explicación científica de cómo son los fundamentos epidemiológicos los que guían la identificación y seguimiento de los casos positivos de Covid-19.

“El país, además de efectuar pruebas para la identificación de nexos epidemiológicos, realiza pruebas en sitios centinela (lugares identificados como de alto riesgo de contagio), así como a personas repatriadas, focos potenciales y transportistas que ingresan a Costa Rica, lo cual ha permitido la identificación oportuna y de esta forma romper las cadenas de transmisión”, explicó el ministro.

Aclaró Salas, además, que lejos de bajar las pruebas realizadas, la otra semana se unen los análisis en 33 zonas de riesgo, que son lugares que por su cantidad de población o por ser cercanos a fronteras, se identificó como zonas con más alta posibilidad de contagio; serán 30 pruebas semanales en cada zona, o sea, 990 análisis más por semana.

“Los lineamientos de vigilancia de la enfermedad COVID-19 se han ido adaptando a cada una de las etapas epidemiológicas, por lo que, en una etapa de contagio comunitario, los lineamientos se adaptarían para diagnosticar por nexo”, aclaró el ministro de Salud.

El "curso” cerró cuando el ministro recordó que todos los datos que manejan se reflejan en las atenciones en los centros médicos del país, algo que va totalmente de la mano con los datos, por eso, están claros, científicamente, que se respeta la ciencia y la realidad que se vive en los barrios de toda Costa Rica.

Bukele, después de decir que El Salvador está cerca de desbordar su sistema de salud y de anunciar medidas que hace muchos días se practican en Costa Rica, sacó su ratico para meterse con nosotros utilizando información falsa, como que el país decidió bajar el número de pruebas que se hacen por día.

Bukele le tiró a Costa Rica en plena cadena nacional salvadoreña. Captura de Twitter.
Bukele le tiró a Costa Rica en plena cadena nacional salvadoreña. Captura de Twitter.

“Costa Rica da la percepción de haber aplanado la curva (de contagios por coronavirus), pero lo único que están haciendo es que han disminuido el número de pruebas diarias”, escribió.

En El Salvador han muerto 14 personas por coronavirus y registra 587 casos.

La médica pediatra infectóloga María Luis Ávila, jefa del Servicio de Infectología en el Hospital Nacional de Niños, le respondió en redes sociales.

La exministra de Salud, María Luisa Ávila, fue de las primeras que le recetó patada y pescozón a Bukele. Captura de Twitter.
La exministra de Salud, María Luisa Ávila, fue de las primeras que le recetó patada y pescozón a Bukele. Captura de Twitter.

“El clásico ejemplo de un ignorante -con todo respeto Sr. Presidente- hablando de lo que no sabe”. Ese fue su primera respuesta, pero después le metió más candela.

“Es parte de su estrategia. Mi profundo respeto y solidaridad con los ciudadanos salvadoreños, un noble pueblo que merece mejores gobernantes”, publicó la exministra de Salud en su cuenta de Twitter.

Nosotros llamamos a la doctora Ávila y sobre el tema nos dijo: "“Pienso que esta es una estrategia del señor presidente para desviar la atención de los problemas que sufre su país después de haber sido acusado de violación de derechos humanos con el tema de las personas privadas de libertad, que si bien en cierro, pueden ser personas que merezcan estarlo, nosotros como seres humanos, defensores de los derechos humanos no nos podemos comportar igual.

“Posiblemente ha tenido varias críticas al respecto y también hay que ver cómo está la situación del coronavirus en El Salvador, hay mucha migración de su país hacia otro lado buscando mejores horizontes. Usualmente los populistas usan este tipo de estrategia para desviar la atención de lo que está pasando en su propio país. Creo que caímos, y me incluyo, en su estrategia de generar polémica con el tuit que compartieron”.

“Creo que en esta época en que todos estamos un poco tensos con las pandemias, podríamos decir que andamos con la mecha corta y es difícil ignorar estas cosas”.

También en Twitter, el exministro de Educación de Tiquicia Leonardo Garnier también dijo lo suyo.

“Contrario a lo que algunos parecen pensar, la lucha contra el COVID-19 no es una competencia entre países, no se trata de ‘ganar al otro’. Al contrario, o ganamos todos o perdemos todos. Lo mejor que nos puede pasar es que los vecinos también den exitosamente esta pelea”.

El diputado liberacionista Carlos Ricardo Benavides también le mandó unos cariñitos a Bukele. Captura de Twitter.
El diputado liberacionista Carlos Ricardo Benavides también le mandó unos cariñitos a Bukele. Captura de Twitter.

No se quiso quedar sin manifestarse quien fue presidente de la Asamblea Legislativa hasta el pasado 1 de mayo, el diputado liberacionista Carlos Ricardo Benavides.

“Costa Rica también ‘da la percepción’ de tener más de 70 años de no tener ejército, de invertir en salud y educación, de tener una seguridad social ejemplar y de trabajar todos los días para evitar el autoritarismo y proteger nuestro sistema democrático”.

El Canciller tico, don Rodolfo Solano, según declaró en Noticias Columbia (Radio Columbia, 98.7 FM), ya mandó a llamar a la embajadora de Costa Rica en El Salvador, Ana Patricia Pineda Salinas, ya que está muy preocupado por las declaraciones, sin fundamento según dijo, dadas por Bukele.

Solano indicó que el presidente de El Salvador fue mal asesorado, le dieron datos incorrectos y que lo hecho por Tiquicia ha sido aplaudido por varios países del mundo, además, el Canciller no evitó tirarle a Bukele.

“Quisiera celebrar que nuestro presidente y nuestros ministros visitan la Asamblea para rendir un informe de labores de conformidad con nuestras normas constitucionales, y no se hace presente al Parlamento haciendo desplantes de poder”, dijo el Canciller en Columbia, recordando, sin decirlo, como varias semanas atrás Bukele se metió a la fuerza, apoyado por el ejército, al salón de sesiones de la Asamblea Legislativa salvadoreña.

Detrás del palo. “No sé en qué se basó el presidente (de El Salvador) para aseverar que Costa Rica da la falsa impresión de haber controlado hasta cierto punto el COVID-19, pero, hasta donde entiendo, por lo visto y leído, se trató de un desliz o un error de interpretación al calor de una cadena de televisión y radio en vivo. Y las reacciones de funcionarios y exfuncionarios costarricenses refuerzan lo que pienso”, asegura Rafael Cerna, editor Jefe periódico salvadoreño Más.

A eso del medio día de este 6 de mayo, la Cancillería emitió un comunicado oficial sobre este bronca con Bukele.

"Costa Rica mantendrá de manera inquebrantable su vocación histórica por promover dos grandes pilares: la institucionalidad democrática y el respeto absoluto a los derechos humanos. Esos dos pilares soportan sólidamente lo construido por el país a lo largo de décadas, y que hoy permite a Costa Rica gozar y disfrutar, entre otros grandes logros, de un sistema de salud de primer nivel.

“La pandemia del COVID-19 no distingue fronteras, nacionalidades, ni condiciones sociales o económicas. Por ello, Costa Rica seguirá enfrentando la actual amenaza sanitaria potenciando el conocimiento científico y técnico, construyendo a partir de los principios y valores universales que le caracterizan, y aportando decididamente a la solidaridad internacional”, dice el comunicado.

Por último, el Canciller Solano aseguró que conversará con el embajador de El Salvador en Costa Rica, sobre todo para que en el futuro Bukele use datos e información correcta.

Eduardo Ulibarri, exdirector de La Nación y exembajador de Costa Rica ante la ONU, escribió en su perfil de Facebook: “Del ‘Novísimo diccionario de tuiterías’: bukelismo. s. m. Exabrupto evasivo e ignorante típico de populistas que también lo son. bukelear. v. Hacer gala de bukelismo. bukelista. s. Quien incurre en bukelismos. adj. Frase con ese rasgo".