Bella Flor Calderón.4 noviembre, 2017
Un cometa o asteroide llamado A / 2017 U1 viene de pasada desde otra galaxia. Foto: NASA
Un cometa o asteroide llamado A / 2017 U1 viene de pasada desde otra galaxia. Foto: NASA

Un telescopio de la universidad de Hawái detectó un objeto que no era parte del mapa que tienen del sistema solar. Se trata de una especie de roca que podría pasar cerca de la tierra, pero lo más asombroso es que vino de otra galaxia.

El descubrimiento se dio el pasado 19 de octubre y desde ese momento los científicos de la NASA se pusieron a averiguar si se trataba de un cometa o un asteroide. Los astrónomos en todas partes del mundo se pusieron de acuerdo para mover sus telescopios en dirección a ese visitante. De momento siguen sin determinar qué es ese lejano visitante.

Al objeto lo llamaron A / 2017 U1, mide 400 metros de diámetro y se mueve rápido.

El mismo impulso con el que el objeto ingresó lo hará abandonar nuestro sistema.
El mismo impulso con el que el objeto ingresó lo hará abandonar nuestro sistema.

La NASA envió un comunicado en el que contó sobre el descubrimiento y explicó que se dio mientras buscaban objetos cercanos a la tierra con un telescopio Pan-STARRS 1 de la Universidad de Hawái.

Rob Weryk, investigador de ese centro de estudios, fue el primero en ver al visitante de otra galaxia.

“Su movimiento no podría explicarse utilizando un asteroide normal del sistema solar o una órbita cometa”, dijo Weryk quien de inmediato llamó a su colega Marco Micheli, quien tomó imágenes con el telescopio de la Agencia Espacial Europea en Tenerife, en las Islas Canarias, España.

El telescopio Pan-STARRS 1 descubrió a este
El telescopio Pan-STARRS 1 descubrió a este "Turista". Foto: Universidad de Hawái

Ambos científicos estaban de acuerdo en que “ese objeto vino desde fuera de nuestro sistema solar”.

Pero su visita sería pasajera ya que, para Davide Farnocchia, científico del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra (CNEOS) de la NASA, por la velocidad que lleva y la ruta que sigue es posible que esté saliendo del sistema solar y no regrese nunca más.

Aunque aún sigue dentro de nuestro sistema y podría pasar cerca de la tierra, no hay de que preocuparse ya que lo hará a una distancia que no provocará peligro, es un visitante amistoso, solo vino a darse una vueltica.

Para el equipo de CNEOS, el objeto A / 2017 U1 llegó desde la constelación de Lyra, navegando por el espacio interestelar a una velocidad de 25.5 kilómetros por segundo, ¡eso es moverse rápido!

Este es el asteroide 2016 WF9 y fue descubierto el año pasado. Foto: NASA
Este es el asteroide 2016 WF9 y fue descubierto el año pasado. Foto: NASA
Cometas y asteroides

Un cometa es un cuerpo celeste formado por hielo, rocas y polvo que giran alrededor del Sol en diferentes formas.

La diferencia es que los asteroides son sólidos, formados por materiales que se evaporan o disipan cuando se acercan al sol (como el hielo).

Este lejano "turista" podría ser de alguno de estos dos.

El asteroide Lutetia fue visto por primera vez en 1852 Foto: NASA
El asteroide Lutetia fue visto por primera vez en 1852 Foto: NASA
Rápido vino, rápido se va

Erick Sánchez, instructor y técnico especializado del Planetario de la Universidad de Costa Rica, explicó que en el mundo hay redes de observatorios que se dedican a buscar objetos que tengan potencial para poner en peligro al planeta. Por eso se descubrió al visitante de otra galaxia.

“Estos equipos toman fotografías de forma automática, las cuales son estudiadas por los científicos. Así se sabe cuando un objeto pasa cerca de la tierra” dijo.

También aseguró que es posible que vengan objetos más allá de la órbita de Plutón o de fuera del sistema solar, como se sospecha en este caso.

“No es frecuente pero es posible”, explicó.

Sánchez explica que el asteroide es “jalado“ por la gravedad solar, pero que esa misma atracción lo dispara en otra dirección, o sea, con la misma velocidad en la que se acerca al sol va a salir disparado de nuevo fuera de nuestro sistema.

Así es como funciona la gravedad, la misma fuerza que mantiene a la tierra en órbita en torno al sol.

“La tierra está cayendo al Sol, pero nunca llegaremos a tocarlo (porque la misma atracción la devuelve), eso es estar en órbita. Lo mismo pasa con la estación internacional que está como cayendo, pero no llega a la tierra, siempre está dando vuelta, eso es una órbita” explicó el técnico.