Nacional

Elev8 capacita en tecnología a desempleados y los ayuda a conseguir trabajo

Jerry Vindas y Karla Núñez comenzaron a trabajar hace una semana gracias a Elev8

Escuchar este artículo

Jerry Vindas tiene 35 años y durante año y medio, después que inició la pandemia, la vio fea para hacerle frente a sus responsabilidades porque se quedó sin trabajo.

Él trabajaba como profe en su propia academia desde el 2016 dando clases de baile, pero cuando se vino la pandemia debió cerrar las instalaciones y pese a que la pulseó para mantener sus clientes de forma virtual, no fue lo mismo y muchos dejaron las clases.

Eso disminuyó montones sus ingresos y con costos le alcanzaba para mantenerse a flote a miles costos, hasta que en setiembre se dio cuenta del programa de empleabilidad de Elev8 en el que se le abrió un panorama completamente nuevo.

“Algo que me ha dejado la pandemia es no depender solo de una opción en la vida porque uno no sabe qué puede pasar mañana, entonces al poder contar con esta oportunidad y probar una nueva área de conocimiento que era ajena a mí, me abrió muchas puertas laborales y despertar un interés por todo lo relacionado con tecnología”, explicó el vecino de Heredia.

Al final la capacitación recibida le gustó tanto que este 2022 inició sus estudios técnicos en soluciones informáticas y siente que es de lo más enriquecedor que le dejó el proceso.

Jerry es uno de los 50 desempleados a los que Elev8 ha capacitado y colocado en distintas empresas multinacionales dedicadas a la tecnología informática.

Luego de cuatro meses de entrenamiento en una área completamente desconocida para él, el bailarín se certificó como AWS Clud Practitioner y desde el 7 de febrero se incorporó a la empresa Tek Experts donde brinda soporte a clientes.

También se les brindan herramientas en habilidades blandas, cómo prepararse para una entrevista, cómo hacer un currículo y pulir el inglés.

“Antes de eso yo sabía lo básico de usar la compu, correos, el celular y había muchas cosas que no sabía ni hacer con ninguno de los dos, y ese desconocimiento de la tecnología fue lo interesante porque desde el primer minuto de clases todo era nuevo para mí. Al principio creí que no lo lograría”, explicó Vindas.

Pasó a la historia

Karla Núñez es otra de las becadas por la empresa. Ella era estudiante de Historia de la Universidad de Costa Rica y tuvo que poner en pausa sus estudios por cuestiones de cupo y de salud en el segundo semestre del 2020 y buscar un trabajo para poder aportar en la casa que comparte con su hermana, Maureen, y ayudarles a sus padres.

Núñez también empezó a trabajar hace una semanas como especialista de nube en Amazon Web Services.

“Tuve unos pequeños trabajos como asistente de investigación en proyectos específicos, pero no podía satisfacer completamente las necesidades básicas con lo que me pagan porque era por horas y empecé a buscar trabajo desde febrero hasta setiembre del 2021, cuando entré al programa. Fue muy difícil porque uno para estar pleno como persona necesita empleo para poder ser un adulto independiente”, narró Núñez.

La búsqueda fue difícil, pues no tenía muchas habilidades, pero es pulseadora y sacó cursos de manipulación de alimentos, Chrome y otros que le sirvieran para tener herramientas en el campo tecnológico.

“Busqué trabajo en todo, limpieza, restaurantes, tiendas, bodega, en lo que fuera, pero el mercado laboral en el país está muy difícil y para las mujeres más, máxime si no se tiene experiencia laboral, más allá de la recolección de café y un poco en oficina”, dijo la ramonense, quien actualmente vive en Guadalupe de Goicoechea.

Karla agregó que tuvo que aceptar que hay momentos en los que todos necesitan ayuda y mientras estuvo sin brete su hermana mayor fue la que le echó la mano.

“Tenía miedo de que no me eligieran por ser ‘mayor’ pero su grupo de estudio era muy variado”, compartió.

Su contacto previo con una computadora era muy básico, sabía editar documentos u hojas de cálculo y se sintió abrumada al principio, pero fue un proceso muy ameno que la ayudó a perder el miedo.

“Aprendí desde cero sobre programación, almacenamiento en la nube y cuando me gradué fue muy satisfactorio”, reconoció Karla.

Las habilidades técnicas y digitales son cada vez más demandadas en Costa Rica. La mano de obra en tecnología digital está creciendo a un ritmo del 7% anual, gracias, en gran medida, a la inversión extranjera directa en el país, según datos de la Coalición Costarricense de Iniciativas para el Desarrollo (CINDE).

“Nos sentimos muy contentos con los resultados que nos arroja esta primera generación. Que una tercera parte ya haya encontrado empleo a un mes de graduarse es un sólido indicador del éxito de la iniciativa. Estas personas no solo cuentan ahora con un ingreso económico si no que también están aportando valor a compañías multinacionales que desean ampliar sus operaciones y que precisamente requieren de las habilidades y competencias de estas personas para lograrlo. Seguimos comprometidos con formar a más profesionales en estas áreas y así contribuir con la reactivación económica del país”, aseguró Jeannie Bonilla, Global Head of Learning Experience de Elev8 education.

Becas

—  Si usted quiere pulsear una de estas becas tiene que estar sin brete o con un trabajo a medio tiempo, además debe tener el bachillerato, ser mayor de edad y jugársela con el ingles. Si cumple con eso métase a este link: www.elev8.education/becas
LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.