Franklin Arroyo.11 septiembre, 2018

Bloquear una calle o impedir el paso del tren, como ya ha sucedido en esta huelga, es una causa de despido sin responsabilidad patronal, según el experto en derecho laboral Marco Durante.

“Si un grupo de trabajadores con motivo de la huelga comete actos de coacción o violencia sobre las personas o las cosas, o ejecuta cualquier acto que promueva el desorden o le quite a la huelga su carácter pacífico, puede ser despedido sin responsabilidad patronal de conformidad con el artículo 369 inciso A del Código de Trabajo. El patrono de dichos trabajadores debe proceder a documentar la falta y abrir un procedimiento disciplinario interno o ante el Ministerio de Trabajo cuando así proceda, que podría terminar con el despido con justa causa sin tener que esperar la calificación de la huelga”, comentó Durante.

El movimiento sindical convocó a una gran manifestación nacional este miércoles en San José y podrían darse casos de cierres totales de calles, bloqueo al paso del tren, amenazas u ofensas contra otras personas, una lista de razones por las que un empleado puede ser despedido.

El especialista indicó que todas las personas tiene derecho a ir a huelga, pero dijo que se debe tener cuidado porque están confundiendo esa facultad con un permiso para hacer cierres.

Dijo que que en esos casos, el patrono debe recoger las pruebas e iniciar un proceso interno, pero cuando es un dirigente sindical quien realiza la obstrucción, el procedimiento debe hacerse directamente ante el Ministerio de Trabajo.

Este lunes, el dirigente sindical, Albino Vargas impidió el paso del tren cuando estaba encaramado en un carro de perifoneo.

Albino Vargas, trepado en un carro de perifoneo, bloqueó el paso del tren. El dirigente tiene permiso sin goce de salario del Ministerio de Justicia desde 1990. Foto: Shirley Sandí
Albino Vargas, trepado en un carro de perifoneo, bloqueó el paso del tren. El dirigente tiene permiso sin goce de salario del Ministerio de Justicia desde 1990. Foto: Shirley Sandí

El abogado insistió en que el derecho constitucional de hacer una huelga y apoyarla de forma pacífica no debe confundirse con el derecho de realizar actos vandálicos.

"La huelga tiene una connotación particular y es que los trabajadores, de distintos sectores del Estado que están apoyando el movimiento, no están luchando contra sus respectivos patronos, se están oponiendo a un proyecto de ley que está en discusión en el Poder Legislativo. Esta situación sin duda pesará mucho al momento en que los respectivos jueces de trabajo analicen la legalidad o ilegalidad de la huelga”.

Añadió que si una persona va para el trabajo y se topa un bloqueo, debe llamar de inmediato al jefe y demostrarle que no puede pasar. Si la huelga se declara ilegal, los sindicatos podrían asumir los costos económicos que causen según sean acusados.