Shirley Sandí.19 agosto, 2020

El confinamiento y distanciamiento social le está pasando la factura en el cabello de los ticos, especialmente en el de las mujeres.

Así luce el cepillo de más de uno después de peinarse.
Así luce el cepillo de más de uno después de peinarse.

El estrés y ansiedad provocados por el confinamiento, sumados a la falta de sueño, cambios de rutina y dinámica de alimentación promueven una alteración en la cantidad de hormonas del organismo cuya consecuencia es la caída del cabello e incluso, el adelgazamiento del nuevo que surge.

Así lo explicó el dermatólogo especialista en tricodermatología (rama de la dermatología que estudia el cabello y sus enfermedades) Mauricio Mora, quien asegura que con la pandemia han aumentado las consultas relacionadas a alopecias en sus diferentes formas: caídas difusas, exacerbaciones de alopecias hormonales o las que están relacionadas estrechamente con el estrés.

“Los seres humanos somos individuos diseñados para vivir en grupos sociales, y con la separación y el distanciamiento se producen altos grados de estrés y otras afectaciones psicológicas como la ansiedad y depresión; lo que desencadena un efecto en la función y el comportamiento del sistema inmunológico, afectando las cédulas madre productoras del pelo”, explicó el especialista.

Según el doctor Mora, lo habitual es que se pierdan unos 100 cabellos al día, sin embargo, como consecuencia de estos factores el número de cabellos perdidos se puede llegar a triplicar. Además, la recuperación de estos cabellos se vuelve más lenta.

Las mujeres son las que más sufren con este problema.
Las mujeres son las que más sufren con este problema.
Formas de evitarlo

El primer paso al empezar a notar un aumento acelerado en la pérdida de cabello es acudir a un especialista para determinar qué factores están relacionados con la caída y de esa forma encontrar el tratamiento adecuado y personalizado para cada caso.

Algunas recomendaciones para evitar la caída del cabello son:

Disminuya el estrés: Como medida preventiva el especialista insiste en la importancia de disminuir el estrés, por lo que recomendó practicar ejercicio físico y dedicar espacios para realizar actividades que levanten el estado de ánimo.

Lávese el cabello: la higiene es fundamental para cuidar la salud capilar y con el aislamiento se dan cambios en las conductas habituales y algunas personas olvidan o consideran poco necesario el lavado del cabello. El lavado se recomienda realizarlo mínimo 4 veces por semana en pelos normales y todos los días en pelos grasos.

Mantenga una buena alimentación: una dieta rica en proteínas y minerales mejora la salud del cabello. El zinc, por ejemplo, colabora con el metabolismo de las células madre.

Evite tratamientos químicos. “La mayoría de los casos no son graves y tienen solución. El tratamiento adecuado, tiempo de recuperación y resultados dependerán de cada paciente”, agregó el doctor.