Nacional

Escolares se llevaron un susto por tratamiento contra piojos

Salud investiga extraña reacción de escolares de sexto grado

Preste atención a sus hijos en este inicio de clases, porque es cuando los piojos hacen de las suyas, como ocurrió en la escuela Barrio Alemán, en Palmar Norte, donde el Ministerio de Salud investiga una extraña intoxicación en escolares de sexto grado.

A los chiquitos se les dio la ivermectina, una pastilla que se usa para el tratamiento de piojos, pero unas horas después 16 estudiantes tenían picazón de garganta y salpullido, que se atribuyó en primera instancia al medicamento aplicado por una funcionaria del centro de salud de Palmar Norte, en Osa, zona sur.

Sin embargo, el doctor Carlos Quirós, jefe del servicio de Emergencias del hospital Tomás Casas, expresó que están a la espera de los resultados de laboratorio, porque podrían haber otras causas.

Según Quirós, es extraño que 16 niños sean alérgicos a un medicamento y también es extraño que solo los alumnos de sexto grado salieran afectados, cuando la pastilla se le dio también a los estudiantes de cuarto y quinto grado, niveles donde ninguno fue afectado.

El doctor Carlos dijo que la funcionaria aplicó el protocolo correctamente, pues pesó a los pequeños para saber qué dosis aplicar. La mayoría pesaban entre 25 y 30 kilos, solo uno de 50 kilos y la doctora más bien bajó un poquito la dosis.

“Los niños llegaron con dolor de estómago, dolor de cabeza y un brote alérgico, pero ninguno tuvo complicación alguna o estuvo en peligro”, dijo Quirós, quien añadió que todos se presentaron el jueves a clases.

Franklin Porras, director del centro educativo, dijo que se aplicó el protocolo como es debido.

"Cuando estaban en clases los niños de sexto comenzaron a quejarse de picazón, náuseas y otras síntomas y llamé al 9-1-1 y se coordinó el trasladado de los niños al hospital. Después de una hora, todos regresaron a clases", afirmó el director.

Mucho piojo.

Según Daniel Salas, encargado del programa de Inmunizaciones del Ministerio de Salud, es normal que se presenten piojos al inicio del curso lectivo y se deben tomar algunas medidas para evitarlos.

Por ejemplo, cuando hay sospecha de contagio se debe avisar a la escuela y no mandar el niño a clases. En ese caso, las autoridades deben informar al Ministerio de Salud para hacer la evaluación respectiva. Eso se hizo tal cual en la escuela en cuestión.

Salas también recomendó lavar la ropa, las sábanas o las cobijas que el niño haya usado, preferiblemente con agua caliente y, si es posible, pasar la aspiradora.

“También es importante lavar el pelo con frecuencia, que no pase más de dos días sin lavarlo, con un champú adecuado y que no haya suciedad en el piso, en las paredes, ni en las cortinas”, comentó el funcionario.

Domingo Lázaro, director regional del MEP del Gran Térraba, invitó a los padres de familia a avisar cuando un estudiante tenga piojos y no enviarlo a la escuela.

CON CUIDADO
Según Daniel Salas, encargado del programa de Inmunizaciones del Ministerio de Salud los piojos pueden provocar, aparte de las molesta picazón, una infección bacteriana.  Esto sucede no por efecto directo del piojo, sino porque cuando el niño se rasca con fuerza y con frecuencia puede ocasionar pequeñas heridas en las cabecita. Hay bacterias que pueden entrar en esas heridas abiertas y generar una infección, que sería lo más peligroso. Dentro de las más graves, contó Salas, se encuentran las que producen meningitis y encefalitis.