Kimberly Ballestero Azofeifa tenía 36 años y trabajaba en el hospital San Juan de Dios

Por: Rocío Sandí 11 agosto
Kimberly y Juan José se casaron en enero del 2016. Foto: Cortesía de Melissa Flores.

Juan José Bustos perdió a su esposa, Kimberly Ballestero Azofeifa, debido al covid-19 y ni siquiera pudo despedirla porque él tiene una orden sanitaria que le impide salir de su casa por haber estado en contacto con ella.

La mujer, de 36 años, trabajaba en el hospital San Juan de Dios, lugar en el que parece se contagió.

Bustos está devastado por lo sucedido y le contó a La Teja que su relación con su gran amor empezó hace 13 años, período en el cual cosecharon momentos llenos de amor y alegría.

“Nos conocimos porque los dos estábamos trabajando en el San Juan de Dios en servicios generales, fuimos novios un año y después empezamos a vivir juntos. Cuando empezamos nuestra relación Kimberly tenía una hija pequeñita y luego tuvimos una chiquita, ahora ellas tienen 17 y 11 años.

Kimberly (frente) disfrutaba mucho de trabajar junto a sus amigas Andrea, Joselyn y su esposo Juan José. Foto: Cortesía de Melissa Flores.

“Desde que la vi me encantó su forma de ser, era extrovertida, alegre, divertida, muy espontánea, una gran amiga que se entregaba en cuerpo y alma a la gente que quería y una persona muy servicial”, recordó Juan José cuya voz entrecortada reflejaba el dolor que vive en este momento.

Melissa Flores, amiga de Kimberly, también la describió como una persona única y de gran corazón, por lo que su partida le duele muchísimo.

“Kim siempre se caracterizó por ser entregada a los demás, hace cuatro años yo tuve una trombosis y estuve internada. Ella me llevaba a escondidas emparedados de Merayo para que me los comiera porque no me gustaba la comida del hospital, así era ella, siempre estaba para todo el que la necesitara.

Mario Ruiz, gerente médico de la Caja, dijo este lunes que durante la emergencia se han incapacitado por motivos relacionados con el covid 8293 funcionarios de Salud de los cuales 194 continúan sin trabajar.
Viaje de despedida

Flores contó que el año pasado Kimberly pudo cumplir uno de sus sueños más grandes, ir con su familia a Disney.

“Ella me contó que quería llevar a las hijas a Estados Unidos, sus chiquitas y su esposo eran su mundo. El año pasado trabajó durísimo haciendo extras y pudo cumplir el sueño de ir con su familia a Disney, eso la tenía muy contenta”, contó.

La mujer se despidió de su familia por una video llamada. (Foto: Martin Bernetti /AFP.

Juan José y Kimberly decidieron casarse en el 2016, luego de varios años de convivir juntos al lado de sus hijas y según sus conocidos siempre se demostraron mucho amor.

El dolido esposo dice que desde que empezó la pandemia, él sintió temor de que Kim se contagiara porque ella era asmática y, además, tenía un poco de sobrepeso y ambos son factores de riesgo que pueden complicar la enfermedad.

“Ella se contagió en una semana que estuvo trabajando de ascensorista en el hospital, empezó como con un resfrío, una carraspera, dolor de cuerpo y ya luego vino la fiebre y el asma.

“Nosotros somos vecinos de Hatillo 5 y el jueves 30 de julio la llevé al la clínica, ahí le pusieron unas mascarillas para controlar el asma y la mandaron para la casa. Como siguió mal el día siguiente la volví a llevar y le dieron tratamiento y le hicieron la prueba de covid, nos dijeron que los resultados tardaban unos seis días.

“El sábado 1° de agosto su estado era aún peor, ya le faltaba el aire entonces la volví a llevar y vieron que no estaba oxigenando bien, entonces la mandaron para el hospital Calderón Guardia. Ahí le hicieron una prueba rápida de covid y el domingo al mediodía nos dieron el resultado y dio positivo”, recordó.

El amor de la pareja nació hace trece años en el San Juan de Dios. Foto: Rafael Pacheco.

Debido a eso a Juan José le dieron una orden sanitaria para que guardara aislamiento preventivo por haber estado en contacto con su esposa, por lo que desde que a ella la internaron no la pudo ver más.

Despedida por video llamada

Bustos contó que mientras Kim estuvo internada ellos se llamaban y se mandaban mensajes para estar en contacto y apoyarse.

“La última vez que mis hijas y yo tuvimos contacto con ella fue el sábado ocho de agosto como las 9:30 de la noche. Tuvimos una videollamada, ella ya estaba en cuidados intensivos y como tenía una mascarilla para el oxígeno no podía hablar, pero nosotros le dijimos que la queríamos y oramos por ella.

“Luego, el domingo en la mañana (9 de agosto) un doctor me llamó y me dijo que mi esposa había muerto. Como yo no puedo salir de mi casa una amiga me ayudó a hacer los trámites para cremarla, ni siquiera pude abrazar el ataúd de mi esposa para despedirla, es muy duro perder a un ser querido así”, dijo.

Juan José dice que no le desea ni a su peor enemigo pasar por una situación tan dura como la que él y sus hijas están viviendo y por eso hace un llamado a la gente para que se cuide y tome el coronavirus como algo serio.

Este lunes Salud reportó 586 casos nuevos de covid, por lo que el total de contagios ya llega a los 23.872. Además, se anunciaron nueve fallecidos más debido al virus. Se registran 7823 personas recuperadas en 80 cantones; 388 personas se encuentran hospitalizadas, 84 de ellas en cuidados intensivos con un rango de edad de los 28 a los 88 años.