Eduardo Vega.6 diciembre

El próximo 16 de diciembre se juega el gordo navideño 2018 y aunque entrega 1.600 millones de colones, parece que lo tienen a dieta porque a estas alturas no se ha vendido ni el 60% de los billeticos.

Aunque los chanceros le ponen bonito a gritar sus números para que la gente les compre, al 5 de diciembre había en manos de los vendedores el 56% de los 400 mil enteros, o sea, 222.168.

Y pese a que en el 2017 habían 1.744 vendedores de lotería y en este 2018 aumentaron a 1.763, esos 19 pares de manos más en la calle no han provocado más ventas.

Después de un recorrido por el centro de San José y de hablar con al menos 10 chanceros entre el parque La Merced, el parque Morazán y bulevares, logramos identificar siete razones del por qué el Gordo está tan flaquito:

Acumulado golpea duro
El pasado 9 de octubre se vino el acumulado más grande de la historia, 1.390 millones de colones. Se los ganó una sola persona de San Carlos, eso resfrió a los compradores que por ocho semanas se ilusionaron con alguito de ese pocotón de plata. Foto tomada de You Tube.
El pasado 9 de octubre se vino el acumulado más grande de la historia, 1.390 millones de colones. Se los ganó una sola persona de San Carlos, eso resfrió a los compradores que por ocho semanas se ilusionaron con alguito de ese pocotón de plata. Foto tomada de You Tube.

El martes 9 de octubre se fue el acumulado que tenía a todo el país jugando chances y lotería como locos.

El número 84 con la serie 770 se quedó completico en San Carlos y los 1.390 millones de colones se los pegó una sola persona.

Eso resfrió a la gente, que se agüevó toda porque la harina no quedó repartida y le echan la culpa la Junta de Protección Social, pese a que no tiene la culpa.

Explican los chanceros que fueron ocho semanas de un lluévale en ventas supersabrosas, que ellos comenzaban a vender sus 200 enteros diarios a las 7 de la mañana y una hora después ya no tenían nada.

No pagan aguinaldos
La mayoría de ticos todavía no tiene su aguinaldo depositado y eso tiene frenados sus gastos navideños. Foto Mayela López.
La mayoría de ticos todavía no tiene su aguinaldo depositado y eso tiene frenados sus gastos navideños. Foto Mayela López.

“La lotería se compra con plata y si no hay plata no se puede hacer nada”. Clarito, clarito, lo explica un chancero que le sigue pidiendo a Dios porque en el Gobierno le apure a pagar los aguinaldos.

“Algo pasa, no anda tanta plata en la calle como es la costumbre, por eso el asunto de la navideña no calienta”, nos dijo el vendedor de lotería.

También comentó que muchos de sus clientes que trabajan en empresa privada le han dicho que el año pasado en los primeros días de diciembre ya les habían soltado el aguinaldo, pero que este 2018 les advirtieron que se los van a pagar hasta por ahí del 20. “También la empresa privada está pagando tarde el aguinaldo, eso nos jode”, agregó.

Solo números bajos
A un número como el 97 la gente le hace la cruz porque es altísimo. Buscan del 31 para abajo. Foto Eduardo Vega Arguijo.
A un número como el 97 la gente le hace la cruz porque es altísimo. Buscan del 31 para abajo. Foto Eduardo Vega Arguijo.

La eterna pega de chorizo de los chanceros es que la gente solo busca números del 31 para abajo porque por lo general son fechas de nacimiento, entonces, como muchas veces no tiene el que la gente busca, o ya se le acabó, pues simplemente no le compran.

Incluso, los vendedores explican que ahora la gente se volvió más quisquillosa porque busca un número bajo, pero también con serie bajita, o sea, una serie que comience en 200, 300 o 400 le arrugan la cara.

De hecho, cuentan que muchas veces sí le cumplen con un número bajo al cliente, pero como es serie 700, 800 o 900, se los hacen reventados en la cara porque así no les gusta.

Mucho tiempo clandestino
Los puestos de tiempos clandestinos están por todos lados. Foto Graciela Solís.
Los puestos de tiempos clandestinos están por todos lados. Foto Graciela Solís.

Bien agüevados están los chanceros porque la Junta, aseguran, hace poco contra las tiempos clandestinos que se juegan a toda hora y en todos los barrios.

Añaden que por lo menos antes los clandestinos tenían algo de vergüenza, pero ahora ponen hasta rótulos bien grandes donde anuncian que venden tiempos que pagan 90 veces por cada colón que la gente apuesta y venden no solo con relación a los sorteos ticos, sino también a los sorteos de la lotería panameña y hasta dominicana.

Los chanceros están convencidos de que en estos momentos hay más puestos de tiempos clandestinos que de tiempos oficiales.

Demasiados productos al mismo tiempo
La Junta, dicen los chanceros, no se concentra en el Gordo, sigue con un montón de producto y eso les jode la venta de Navideña. Archivo
La Junta, dicen los chanceros, no se concentra en el Gordo, sigue con un montón de producto y eso les jode la venta de Navideña. Archivo

Los chanceros no entienden cómo la propia Junta de Protección no le da el campo que se merece al gordo y sigue y sigue vendiendo chances y lotería encima de la venta de la navideña, eso los tiene jodidos porque como afirman, son demasiados productos en la calle y la gente prefiere comprar esos otros productos porque son más baratos.

En medio del gordo está el Lotto, los tiempos normales, los tiempos electrónicos, los chances, la lotería de los domingos (incluso hay sorteo el próximo domingo 9 de diciembre, que es un gran golpe para la venta de navideña), las raspas, además, los condenados clandestinos.

Robo a chanceros
Les agüeva a los chanceros que si les roban la lotería la Junta no hace nada, por eso ahora sacan poquito. Cortesía.
Les agüeva a los chanceros que si les roban la lotería la Junta no hace nada, por eso ahora sacan poquito. Cortesía.

Hay un marcado temor por parte de los vendedores porque los están asaltando muy seguido, eso provoca que ahora anden más pellizcados y pidan menos enteros por si las moscas y eso pone lento el proceso de salida de enteros de la Junta a la calle.

Uno de los chanceros que entrevistamos nos dijo que en los últimos días hubo hasta cinco vendedores de lotería baleados para robarles toda la navideña, uno de ellos en la esquina del Mercado Central de San José.

“La Junta nos dice que salgamos a vender en parejas, eso es imposible, sería matarnos entre nosotros en la venta, además, el OIJ jamás agarró a un asaltante de lotería, eso nos resfría más”, comentó el vendedor.

La gente no anda plata en efectivo
Ante tanta tarjeta de crédito y débito, la gente casi no anda efectivo y así no compran la lotería al momento que el chancero les grita el número que andan buscando. Foto Jorge Arce.
Ante tanta tarjeta de crédito y débito, la gente casi no anda efectivo y así no compran la lotería al momento que el chancero les grita el número que andan buscando. Foto Jorge Arce.

Las campañas que se hacen para que la gente no ande efectivo dan buenos resultados contra el hampa, pero afectan la venta de lotería porque muchas personas escuchan al chancero cantando justo el número que andan buscando, pero no andan chochosca para comprarlo y aunque dicen que ya vuelven para ir al cajero automático, la realidad es que no regresan porque saben que pueden comprar en otro lado.