Eduardo Vega.11 junio

“Estuve defecando dos semanas en mi mano porque el inodoro de la celda estaba taqueado. Yo decía, informaba, pero nadie hacía nada”. Así comenzó a explicar parte de lo que vivió en la cárcel la periodista Lucía Pineda.

“Por favor, pásenme a otra celda que tenga el inodoro bueno, era lo que les pedía, pero nada, no me hacían caso. Fue por gestión de la Cruz Roja Internacional que me trasladan a la celda con el inodoro bueno.

Pineda recordó que la entrevistaban en prisión para tratar de ponerla en contra de sus compañeros periodistas. Captura de video.
Pineda recordó que la entrevistaban en prisión para tratar de ponerla en contra de sus compañeros periodistas. Captura de video.

“Me quitaron los anteojos que son fundamentales para que pueda ver bien. Me sacaron a más de 30 entrevistas a tratar de ponerme en contradicción con Miguel (Mora, director del noticiero nicaragüense 100% Noticias, compañero de Lucía), yo no sé, yo mira eso absurdo… ¿quién maneja la página web? ¿quién maneja el Facebook?, era lo que nos preguntaban, yo respondía, pues todos, era parte de nuestro trabajo. Nosotros hacemos de todo en 100% Noticias”, recordó la periodista.

Algo que una vez liberada le da mucha risa a Lucía es que siempre le preguntaban que “¿dónde están los ocho millones de dólares que les dio la CIA?” Tampoco entendió nunca Pineda por qué le preguntaban por sus bienes. “Me preguntaban por mi carro, que quién me ayudó a cancelarlo, preguntaban quién nos financiaba y yo les respondía que mi carro lo tengo pago hace dos años. ‘Y su casa? Mi casa la pagué hace cinco años, siempre les respondí porque es la verdad”, recordó Lucía, quien confirma que los policías encargados de entrevistarla “eran policías fanatizados”.

¿Se vendrá para Costa Rica? “Eso es algo que todavía no puedo responder, es algo que tengo que valorar con mi familia, es una decisión que se debe tomar en familia, no es el momento para responder porque falta esa reunión con mi gente”.

“Estoy agradecida con todo el pueblo de Nicaragua, con todos los instrumentos que usó Dios para que se diera la libertad. Le agradezco profundamente al nuncio apostólico (Stansilaw Waldemar Sommertag) porque estuvo enfocado en nuestra libertad, la gente no lo entiende, pero la visita del nuncio nos daba esperanza, fue muy importante; lo mismo que la Cruz Roja”, comentó la comunicadora.