.3 mayo, 2017

A doña Eugenia  Cartín le ha afectado tanto la filtración de un audio suyo reclamando por el servicio de Internet de Tigo, que hasta hay borrachos que la han vacilado al verla.

"Un domingo, después de misa, cuando iba por un parque en barrio Luján salieron unos borrachos, claro con el partido que había estaba la cantina llena, y empezaron a burlarse, a decir cosas y a reírse de mí", aseguró doña Eu, quien se gana la vida como traductora oficial.

Dice que después de tanto alboroto (desde el 18 de abril) ya se empieza a acostumbrar a la situación, pero eso no significa que le guste.

"Lo que pasa es que no me voy a meter en un pleito", dice.

Esas burlas, que en redes sociales se maximizan, son parte de los cambios que han ocurrido en su vida.

La señora amaba su anonimato, pero ahora se ha visto expuesta y vio afectada su privacidad.

Incluso, destaca que la nota se reprodujo en Nicaragua y mediante Internet ha llegado a muchas partes del mundo.

“Pero lo peor son las llamadas para recibir insultos o que cuelgan el teléfono. La semana antepasada llamaban a las 11 p. m. y cortaban”, destacó.

Mientras que los memes y las críticas en redes sociales a su fuerte reacción los manejará con demandas, sobre todo contra quienes los han publicado (vea aparte entrevista con su abogado).

"Estoy sorprendida con toda la reacción social. No lo esperaba, ha habido de todo, gente que me llama, que me escribe un e-mail, que me dice usted no me conoce pero yo la apoyo, otros llaman y dicen ‘ja ja ja’, otros preguntan como burlándose, ‘¿ya le resolvieron el problema?’, otros dicen cualquier indecencia".

22/4/2017. Zapote. Retrato de Eugenia Maria Cartin, señora que se volvio controversial en redes sociales al filtrace una conversacion que mantuvo con un agente de servicio al cliente de la empresa telefonica Tigo. foto jeffrey zamora
22/4/2017. Zapote. Retrato de Eugenia Maria Cartin, señora que se volvio controversial en redes sociales al filtrace una conversacion que mantuvo con un agente de servicio al cliente de la empresa telefonica Tigo. foto jeffrey zamora

Pero si el reclamo causó un efecto en la gente, ni qué decir de la frase tra-ba-jan-do, así, con esas pausas marcadas, como la dijo Cartín en la grabación y que hoy se refleja en tazas, camisetas y otros recuerdos.

“En cierto modo es como un orgullo, eso no es nada malo y es la verdad, estaba trabajando”, señala con toda razón.

De los memes, dice que algunos le han gustado, pero que muchos son feos y hasta vulgares.

“He visto montones pero la mayoría son insultantes, denigrantes y burlones”.

Hasta las piecillas musicales que han sacado en son de joda ha escuchado doña Eu.

“Como música es muy linda, sobre todo para la juventud que es a la que les gusta, pero lo que hay detrás de eso no es nada bonito. Se están burlando”, señala.

Nada de plata. @ Doña Eugenia aclara que no está lucrando, es decir, haciendo plata con ningún artículo que haga alusión a las frases que utilizó en la polémica llamada, o con su imagen o voz.

El abogado Rodolfo Alvarado destacó que han tenido conversaciones con una empresa que quiere sacar tazas y están analizando la propuesta que les hicieron.

“Han sacado frases mías que dije en esa conversación y que uno no sabe con qué fin las sacan.

“Unos lo hacen responsablemente, otros por lucrar y burlarse. Es parecido a cuando pierde el Real Madrid y la gente le tira a Keylor Navas y dicen que no sirvió.

“Yo no estoy ganando nada con lo que artículos que han salido”, enfatizó Cartín.

Pero ojo, no todo ha sido negativo en esta historia.

La “mala fama” le ha servido a doña Eugenia para tener contacto con excompañeros del colegio Saint Clare, de quienes tenía mucho tiempo de no saber nada.

“Hasta nombraron una vocera que me escribió dándome el apoyo incondicional de toda clase. No nos hemos reunido aún, todo ha sido por teléfono, pero estoy muy agradecida”, aclara.

También agradeció el gesto de familiares de los que tenía tiempo de no tener noticias, sobre todo de un tío que va a cumplir 90 años y está enfermo.

“Me llamó la esposa pero él personalmente quería saludarme y me hizo bien hablar con él”, dijo doña Eu, quien definitivamente es el personaje de este 2017 tan lleno de malas noticias.