Marcelo Poltronieri.24 febrero

Muchos van a caer en cruz cuando sepan que Fabricio Alvarado va a votar por el PAC, que apoya el matrimonio gay y que desea la instauración de un estado laico.

Pero no se vaya pollo, ya que no nos referimos al candidato presidencial del Partido Restauración Nacional, sino a un estudiante de derecho de 24 años que se llama igual y vive en Atenas.

Los dos Fabricios, además del nombre, comparten el primer apellido, pero el segundo si es diferente, ya que el candidato es Muñoz y el estudiante es García.

Al parecer ambos solo coinciden en eso, porque el muchacho es completamente diferente a su tocayo. La Teja lo contactó y conversó con él para saber qué significa llamarse Fabricio Alvarado en estos momentos.

Fabricio Alvarado es vecino de Atenas y estudia en San José. Fotografia: Graciela Solis
Fabricio Alvarado es vecino de Atenas y estudia en San José. Fotografia: Graciela Solis

–¿Qué significa para usted llamarse igual que el candidato de Restauración Nacional?

–En este momento lo he tomado como algo jocoso y específicamente en este proceso electoral vacilo mucho con mis amigos por las comparaciones que me hacen con el candidato presidencial.

–¿Se parece en algo al candidato?

–La única similitud es el nombre porque después de eso, yo soy, sin caer en politiquería, de un pensamiento más abierto, más liberal. No soy tan conservador como él se muestra y es por eso que no tenemos nada en común.

–¿Le han pasado pachos debido a su nombre?

–Sí, me dicen pandereta o pastor, incluso me dicen que soy el Fabricio bueno, porque el otro es el malo.

–¿Lo han confundido en redes sociales con el candidato?

–Sí, me ha pasado que comento alguna noticia, ya que algunos me dicen que se asustan por lo que pongo y otros que casi se agarran conmigo por el nombre.

–¿Ya decidió el voto?

–Sí, yo voy a votar por el PAC, desde que pasó la primera ronda lo decidí, porque me parece que darle un voto a Fabricio es dar un voto basado en el fundamentalismo, lo cual sería un retroceso en cuanto a los derechos humanos. El hecho de querer salirse de la Corte Interamericana de Justicia y el hecho de no tener un ejército nos dejaría expuestos ante cualquier conflicto y a lo interno ni me lo quiero imaginar.

–¿Es usted católico?

–Soy católico, pero no practicante.

–¿Ha hecho la romería?

–Nunca, ni la haría.

–¿Le pediría a Dios que Carlos Alvarado quede presidente?

–Tampoco le pediría a Dios que gane Carlos Alvarado porque la religión no se mete en la política.

–¿Cómo resolvería el problema del déficit fiscal?

–El déficit fiscal lo resolvería recaudando impuestos de una forma más efectiva y que castigue o penalice a los grandes evasores, empresarios que en cada cierre fiscal no reportan sus dividendos como debe ser, ese tipo de acciones generan un desbalance, porque el ciudadano raso es el que más sufre con los impuestos.

–¿Apoya el matrimonio entre personas del mismo sexo?

–Sí, lo apoyo.

-¿Se saldría de la corte?

–No, nunca.

–¿Conoce al tocayo en persona?

–No.

–¿Y a Carlos lo conoce?

–Tampoco.

–¿Por cuál partido votó en primera ronda?

–Por el Frente Amplio y es por eso que votar por Fabricio sería una contradicción ideológica de mi parte.

Definitivamente, lo único en común que tienen los dos Fabricios son sus nombres. Foto de: Diana Méndez.
Definitivamente, lo único en común que tienen los dos Fabricios son sus nombres. Foto de: Diana Méndez.

–¿Fabricio enaltece o rebaja su nombre?

–Yo siento que rebaja mi nombre, porque en ciertos sectores de la ciudadanía genera muchos anticuerpos y eso me da congoja.

–¿Apoyaría un estado laico?

–Sí, claro.

–¿Si usted llegara a ser presidente, que sería lo primero que haría?

–Me parece que hay sectores, principalmente agrícolas y zonas costeras, que se dedican a la agricultura y la pesca que la pasan muy mal, debido a empresas transnacionales que, por ejemplo, vienen acá con grandes barcos de pesca y solo les dan trabajo temporal. Lo peor es que cuando se van, se llevan todo y los dejan sin salario por varios meses.

–¿Está más preparado usted que su tocayo?

–Creo que yo sí estaría más preparado por todo lo que se dice en medios de que él no tiene ni el bachillerato de periodismo. Así que estoy en un nivel mucho mayor porque yo ya tengo bachillerato y estoy haciendo la licenciatura en derecho.

–¿Se le ha llenado el Facebook de invitaciones debido a su nombre?

–Sí, de hecho me ha pasado que me etiquetan en publicaciones donde se está hablando mal del candidato y me terminan cayendo a mí, así que cuando abro mi Facebook son notificaciones con puras ofensas, ya que hay mucha gente que me escribe al inbox sin saber a cuál Fabricio Alvarado están insultando.

–¿Cree que tiene algo en común con su tocayo?

Sí, en dos cosas, una porque él hizo el intento de ser periodista y yo espero estudiar periodismo en el futuro y, además, me veo llevando una carrera política a futuro, así que son los dos puntos en los que veo similitudes.

–¿Si el tocayo le diera un puesto en su gobierno, cuál le gustaría?

–Yo creo que sería Ministro de Cultura o de Juventud y Deportes, cualquiera de los dos.

–¿Si se topa a Carlos en la calle qué le diría?

–Que cuenta con todo mi apoyo, que es una persona muy preparada con la que Costa Rica estará en buenas manos.

–¿Y si se topa al tocayo en la calle?

–Estaría abierto a saludarlo, pero no sería la conversación más amena de mi vida.

–¿Quién cree que va a ganar las elecciones y por qué?

–Yo creo que las va a ganar Fabricio, porque Costa Rica sigue siendo muy conservadora, altamente religiosa y esa es un arma que Fabricio ha sabido agarrar muy bien. La sociedad tica es muy moralista, peca es muy hipócrita, porque piensa una cosa y hace otra.