Bryan Castillo.20 febrero, 2019
Profesores del colegio Rincón Grande consideran que los más afectados serán los estudiantes. Foto: Bryan Castillo.
Profesores del colegio Rincón Grande consideran que los más afectados serán los estudiantes. Foto: Bryan Castillo.

El nuevo método de evaluación que pondrá en práctica este año el Ministerio de Educación Pública llamado FARO, ha causado molestias y muchas preguntas entre docentes, directores y estudiantes.

La Teja visitó el colegio Rincón Grande de Pavas y los liceos de Pavas y Luis Dobles Segreda en La Sabana, donde la mayoría desconoce sobre los alcances del FARO.

Rolando Solano, director del primer centro educativo mencionado, dijo tener poca información sobre el tema y calificó la decisión como apresurada, pues no se tomó en cuenta la opinión de los docentes.

"Me parece que es prematuro porque el tiempo para asimilar un cambio como este es poco. Si me preguntan con cuál método me quedo, digo que con el viejo porque los estudiantes tienen más tiempo para prepararse”, comentó.

Guillermo Ramírez, profesor de Biología en esta institución dijo desconocer los objetivos del MEP con la propuesta.

“Evidentemente hay mucha desinformación porque ni nosotros mismos sabemos mucho del tema, es básicamente lo que se dice en las noticias y en las redes sociales”, aseguró Ramírez.

Al igual que Solano, el docente considera que los más afectados serán los colegiales.

“El MEP mandó una circular que no explicaba nada”. Guillermo Ramírez, docente.

“Con este método debemos hacer un trabajo extra en la parte mental porque los muchachos ahora se deben adaptar a que se les va a adelantar una prueba que no estaba contemplada”, añadió.

1 prueba se descartó, que la de lenguas extranjeras como inglés y francés.

Victoria Vega, profesora de Francés en este colegio, dijo que el MEP debe hacer un esfuerzo enorme para aclarar muchas dudas que ellos, los estudiantes y los padres tienen sobre el tema.

“Todo nos tomó por sorpresa, la impresión que me deja es que seremos nosotros los que debamos correr de más para tener a los estudiantes preparados”, destacó.

María Eugenia Jiménez, subdirectora del Liceo de Pavas, aseguró que este cambio lo único que ocasionará es desorden y discordia entre los profesores.

“Ellos están con la incertidumbre de cómo van trabajar este año y más porque aún hay temas sin resolver sobre la huelga como la materia atrasada que no se vio”, añadió.

El MEP informó que harán un plan para informar a los profesores, padres y docentes sobre el funcionamiento de este método, aunque todavía han definido cómo lo van a hacer.

Billy Barnes considera que este cambió debió hacerse el año pasado. Foto: Bryan Castillo.
Billy Barnes considera que este cambió debió hacerse el año pasado. Foto: Bryan Castillo.
¿Perjudicados o beneficiados?

Billy Barnes, estudiante de undécimo en el colegio Rincón Grande dijo que el cambio debió hacerse el próximo año y no este por la huelga.

“Siento que los que estamos en quinto somos los más perjudicados porque al final nosotros vamos a tener que hacer el Bachillerato normal sin haber recibido lecciones durante mucho tiempo en el 2018”, destacó.

Por otra parte, un estudiante de décimo año del colegio Luis Dobles Segreda en La Sabana quien prefirió no revelar su identidad, dijo no estar muy seguro de si esta iniciativa les ayudará a pasar el cole.

“Lo que nos han dicho es que el Bachillerato se parte en dos, que los de décimo empezamos este año y que nos tenemos que partir el alma para tratar de sacarnos las notas más altas que podamos para que cuando lleguemos a quinto estemos más relajados, pero no sé si eso sea bueno”, explicó.